Fitch confirma grado de inversión de Uruguay en BBB-, pero advierte sobre inflación, déficit y deuda pública

Sábado, 10 de octubre de 2020 – 08:55 UTC

Artículo completo 0 comentarios

 La perspectiva negativa refleja el deterioro en el crecimiento y las finanzas públicas que se ha agravado por el impacto del coronavirus y pone en riesgo los planes del gobierno [19659004] La Perspectiva Negativa refleja el deterioro en el crecimiento y las finanzas públicas que se ha visto agravado por el impacto del coronavirus y pone en riesgo los planes del gobierno </span>        </figure>
<p> Fitch Ratings, una de las agencias de calificación crediticia líder en el mundo, confirmó la Calificación de Incumplimiento de Emisores en Moneda Extranjera a Largo Plazo de Uruguay (IDR) en 'BBB-', sin embargo con una Perspectiva Negativa, a pesar de que al país le va mucho mejor que a sus vecinos. </p>
<p> La Perspectiva Negativa refleja el deterioro en el crecimiento y las finanzas públicas que se ha agravado por el impacto del coronavirus, y los riesgos para El gobierno planea detener estas tendencias. La gestión hábil de la pandemia ha subrayado las fortalezas institucionales de Uruguay y ha ayudado a que su economía salga mejor que sus pares. </p>
<p> Pero Uruguay ha enfrentado un crecimiento lento y una recesión que es anterior a la crisis, a pesar de la aceleración de un gran proyecto de planta de celulosa (UPM), reflejando problemas estructurales que probablemente persistan. Se prevé que la elevada relación entre la deuda pública y el PIB aumente bruscamente y se desvíe aún más de la mediana de sus homólogos en 2020 a pesar de una menor expansión fiscal, dado el alto punto de partida del déficit fiscal y una deuda dolarizada sensible a las fluctuaciones del tipo de cambio. [19659007] La nueva administración del presidente Luis Lacalle Pou apunta a una rápida consolidación fiscal después de 2020, pero esto podría ser difícil de lograr en ausencia de las altas tasas de crecimiento esperadas en su nuevo presupuesto quinquenal, dados los riesgos económicos internos y externos a la baja. </p>
<p> Las calificaciones también están respaldadas por una sólida liquidez externa, prácticas prudentes de gestión de la deuda y un crecimiento económico estable (aunque bajo). Estas fortalezas se ven contrarrestadas por la alta inflación y dolarización y la baja intermediación financiera que reducen el alcance de las políticas anticíclicas, aunque las autoridades han establecido planes para abordar estos problemas en los próximos años. </p>
<p> Fitch proyecta que la economía de Uruguay se contraerá un 4,6% en 2020, una disminución moderada en relación con sus pares que refleja su contención exitosa de la pandemia y un bloqueo menos severo, el aumento en el proyecto UPM y el peso descomunal de la actividad de telecomunicaciones en los datos del PIB (la contracción del 2T20 del 11% interanual fue del 16% neto de esto). </p>
<p> Las tasas de crecimiento podrían estar sujetas a cambios en los nuevos datos del PIB base de 2016 que se publicarán en diciembre, ya que es probable que vuelvan a ponderar las telecomunicaciones e incluyan nuevas actividades, lo que también resultará en un PIB nominal más alto . </p>
<p> Fitch proyecta que el crecimiento se recuperará 2.8% en 2021 y 2.0% en 2022, por debajo de la línea de base de las autoridades dado un mayor lastre de las pérdidas de salarios reales y la austeridad fiscal, los riesgos para las exportaciones y el turismo (el pande micro, tasa de cambio récord en relación con los vecinos y controles de capital argentinos), y una contribución menor de UPM (negativa en 2021-2022 a medida que disminuyen los desembolsos de proyectos y positiva en 2023-2024 cuando comienzan las exportaciones). </p>
<p> Proyectos de Fitch El déficit del gobierno central y la seguridad social (CG + BPS) aumentará a 7.3% del PIB en 2020 desde 4.3% en 2019 (neto de transferencias de pensiones de “cincuentones”), un aumento menor que en pares pero por encima de la proyección oficial de 6.6% . Esto refleja el impacto en los aumentos de ingresos y gastos relacionados con la pandemia, parcialmente compensados ​​por dividendos extraordinarios del banco comercial estatal (BROU). </p>
<p> El presupuesto quinquenal tiene como objetivo reducir el déficit de CG + BPS al 3,8% de PIB en 2021 y 2,7% para 2024 al contener el crecimiento del gasto por debajo del alto crecimiento esperado del PIB. El plan se centra en un recorte del 4,8% en el gasto primario real en 2021, principalmente en gastos operativos, inversiones y salarios, pero también refleja la eliminación de todas las transferencias pandémicas, seguido de aumentos que promedian el 2,3% en 2022-2024. </p>
<p> Proyectos de Fitch una caída más lenta del déficit hasta el 5,2% del PIB en 2021 y el 4,8% en 2022, ya que un menor crecimiento del PIB da como resultado una menor reducción del gasto / PIB. Fitch espera que las presiones sobre las pensiones se alivien en medio de una disminución real de los salarios (a los que se indexan los beneficios), pero que estos desembolsos superarán las estimaciones presupuestarias, como ya ocurrió en 2020. Presión para restituir los salarios reales públicos y privados, que el gobierno ha prometido después de 2021, y factores políticos podrían dificultar la austeridad más adelante en el período de cinco años. </p>
<div class=
Categorías: Economía, Inversiones, Uruguay.
Etiquetas: Fitch, grado de inversión, pandemia, finanzas públicas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1