Nueva York vuelve a apagarse ante el nuevo azote del coronavirus pero las escuelas siguen abiertas



Nueva York, la ciudad más grande de Estados Unidos, obliga a sus bares y restaurantes a cerrar a las 10 de la noche desde este viernes para enfrentar la segunda ola de coronavirus, que azota con una fuerza inesperada al país y continúa causando estragos también en Europa.

El número de enfermos de Covid-19 hospitalizados en Estados Unidos es el más alto desde el inicio de la pandemia, con más de 65.000 personas, según el Covid Tracking Project.

El virus ha provocado ya más de 243.000 muertes en el país, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins.

En las últimas 24 horas, el estado de Nueva York registró más de cinco mil casos de Covid-19, algo que no ocurría desde abril pasado, según anunció el gobernador Andrew Cuomo en su cuenta de Twitter.

Today’s update on the numbers:

Of the 203,721 tests reported yesterday, 5,401 were positive (2.65% of total).

Total hospitalizations are at 1,737.

Sadly, there were 24 COVID fatalities yesterday. pic.twitter.com/7cw62Mk8qN

— Andrew Cuomo (@NYGovCuomo) November 13, 2020

Ante la ausencia de consignas nacionales del gobierno federal de Donald Trump, las autoridades locales comienzan a imponer restricciones en sus territorios.

En el estado de Nueva York, el gobernador Cuomo anunció que todos los establecimientos autorizados a vender alcohol, incluyendo bares y restaurantes, tendrán que cerrar a las 22.

Pero el alcalde de la “Gran Manzana”, Bill de Blasio, pidió “reevaluar” el cierre de esos locales.

“A pesar de que el estado toma las decisiones finales aquí (en la ciudad) en los asuntos de la industria, soy muy consciente del hecho de que tenemos que tener los medios de vida de las personas en mente”, señaló en una entrevista radiofónica.

De Blasio puso el foco en que el cierre de este tipo de instalaciones no puede hacer pensar a la ciudadanía que es “la solución mágica” al problema que representa la pandemia, y subrayó que el rastreo de los casos que realizan las autoridades sanitarias neoyorquinas no señalan el impacto de estos locales en las cifras de contagios.

Micros escolares frente a un colegio en el barrio de Brooklyn, en Nueva York. Por ahora, el gobernador no quiere que cierren. Foto: REUTERS

En su lugar, el alcalde de Nueva York, que advirtió durante esta semana de que una segunda ola es “inminente” en la ciudad, sugirió que otras medidas, como prohibir los viajes, tendrían un impacto mucho más significativo en la respuesta futura a la pandemia.

“Hablamos sobre restaurantes o gimnasios, pero sería mucho más decisivo si pudiéramos limitar de forma exitosa los viajes y las reuniones en interiores”, dijo, según informó la cadena CNN.

De Blasio también pidió a los padres de Nueva York “prepararse” para que los colegios cierren las clases presenciales en una fecha tan cercana como el lunes. “Los padres deberían tener un plan para el resto del mes de noviembre”, ha avisado.

Así, detalló que las puertas de los colegios se cerrarán cuando la tasa de pruebas diagnósticas de Covid alcance el 3%. El promedio ha subido en siete días hasta el 2,83%, desde un porcentaje menor al 2% a principios de mes. “Se ha acercado bastante”, ha manifestado.

¿Cerrar colegios?

Los colegios de Nueva York comenzaron a reabrir en septiembre con un modelo híbrido entre educación a distancia y presencial. La mayoría de los padres, según informa la agencia de noticias Bloomberg, optaron por mantener a sus hijos en casa.

El gobernador del estado, sin embargo, no es partidario del cierre de escuelas. 

“Si se cerraran los colegios, yo animo a que las autoridades locales, los padres y los maestros se pongan de acuerdo en nuevos parámetros para abrir los colegios lo antes posible”, señaló Cuomo.

En su opinión, el problema “no está en las escuelas, sino en los bares, los restaurantes, los gimnasios y las salas de estar, lo que se llama ahora el contagio familiar”.

Además del cierre de bares, restaurantes y gimnasios a las 22, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció que, desde este viernes, las reuniones sociales privadas, incluyendo las que se llevan a cabo en domicilios, se limitarán hasta un máximo de diez personas.

Un paciente de coronavirus llega a un hospital en Nueva York, este viernes. Se multiplican los casos y rigen nuevas restricciones. Foto: AFP

El estado de Nueva York fue el epicentro de la pandemia de coronavirus durante la primera ola de contagios. Actualmente, es el cuarto estado más afectado y cuenta con más de 545.000 infecciones, incluidas cerca de 34.000 fallecidos.

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia de Covid-19 del mundo, tanto en número de contagios como en número de fallecidos a causa de la enfermedad.

El país ha registrado en los últimos días los peores datos de casos de toda la pandemia y marca en este balance su nuevo récord diario, con 153.496 contagios en 24 horas, con lo que contabiliza 10,5 millones en términos globales.

Cuomo se reunirá este fin de semana con los gobernadores de seis estados contiguos del noreste del país para coordinar medidas y evitar la extensión de la segunda ola de la pandemia este invierno.

“Nueva York está rodeado de un mar de covid-19”, aseguró Cuomo.

Algunos estados y ciudades comenzaron además a incitar a sus habitantes a que se queden en casa.

Es el caso de Chicago -la tercera ciudad más poblada de Estados Unidos-, que pidió a sus 2,7 millones de habitantes que no salgan de sus hogares, excepto para ir al trabajo, la escuela o algunas actividades esenciales, una medida recomendada pero no coercitiva.

“Cada uno de nosotros debe dar un paso adelante y ‘Proteger a Chicago’ ahora mismo, o el 2020 podría ir de mal en peor”, indica una nota del sitio web de la ciudad.

Fuente: AFP, ANSA y DPA

CB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *