Elecciones en Estados Unidos: la larga lista de pedidos que el mundo prepara para Joe Biden



Pensemos por un momento en lo que les espera a las personas que se encargarán de la agenda presidencial de Joe Biden.

Cuatro años de un liderazgo del presidente saliente Donald Trump que proponía mirar hacia adentro y colocar a “Estados Unidos primero” han generado una demanda mundial acumulada de un país más comprometido y dispuesto.

Es probable que los líderes de los gobiernos y las instituciones mundiales golpeen las puertas de la Casa Blanca y los buzones de correo electrónico con una larga lista de prioridades con las que quieren que Estados Unidos los ayude, cuestiones grandes o pequeñas, desde el cambio climático hasta los impuestos a las empresas de Internet, con las que la administración Trump a menudo se negó a colaborar.

Derrotar la pandemia de coronavirus y desacelerar el aumento de las temperaturas globales son las principales prioridades de los socios de Estados Unidos. Más allá de ellas, hay una vertiginosa serie de otros asuntos vitales para regiones y naciones específicas que ahora esperan ser escuchadas por el gobierno entrante.

“Hablar del cambio climático, el comercio, la seguridad internacional”, dijo el primer ministro británico Boris Johnson, enumerando el domingo en una entrevista con The Associated Press sólo algunas de las cosas de las que quiere hablar.

“Muchos, muchos, muchos, muchos, muchos otros temas”.

En general, hay amplias expectativas de una Casa Blanca con la que sea más fácil trabajar y de la que lleguen soluciones.

“La gran diferencia estará en la comunicación, que volvamos a tratarnos con pleno respeto como socios, como aliados”, dijo Peter Beyer, legislador alemán que coordina los contactos transatlánticos del gobierno de la canciller Angela Merkel, cuya relación con Trump nunca superó la frialdad.

“El presidente Donald Trump no siempre diferenció entre amigos y enemigos”.

Estos son algunos de los grandes temas para los que las capitales mundiales quieren la ayuda de Biden:

La pandemia

Las partes interesadas, desde los expertos de la Organización Mundial de la Salud a los médicos y las enfermeras que trabajan en el frente de batalla, sostienen que los países derrotarán al coronavirus más rápido si trabajan juntos.

Pero no fue fácil convencer de eso a Trump, cuya presidencia en parte se vio perjudicada por su negativa a seguir las recomendaciones científicas. Su gobierno le asestó un golpe a la coordinación mundial al anunciar el retiro de los EE.UU. de la OMS.

La elección de Biden de inmediato dio esperanzas de que el mundo ahora se beneficie más fácilmente con las inversiones estadounidenses en las iniciativas de tratamiento.

“No se puede tener un enfoque país por país. Se necesita un enfoque global”, le dijo a AP la Dra. Soumya Swaminathan, directora científica de la OMS.

Dijo tener la esperanza de que Estados Unidos se sume a un proyecto liderado por la OMS, el Mecanismo Covax, que apunta a entregar vacunas a las personas más necesitadas del mundo.

La canciller alemana Angela Merkel, de fría relación con Donald Trump. Foto EFE

El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África, John Nkengasong, también le dijo a AP que tiene más expectativas.

“El mundo siempre ha sido un mejor lugar en lo que hace a combatir las enfermedades cuando Estados Unidos tiene un papel de liderazgo”, expresó.

Un director médico que trabaja en un hospital que lucha en primera línea contra la explosión de casos de COVID-19 en París dijo que no prevé que las farmacéuticas estadounidenses compartan gratuitamente los avances médicos, pero que tiene esperanzas de que quienes viven fuera de los Estados Unidos ahora se vean beneficiados más fácilmente.

“Aunque Biden es demócrata, sigue siendo presidente (electo) de los EE.UU., de modo que no deberíamos esperar filantropía gratuita si las patentes y los derechos de autor de todos los medicamentos que surjan provienen de los Estados Unidos”, dijo el Dr. Philippe Montravers, jefe de cuidados críticos del Hospital Bichat de París.

Pero Montravers, que acaba de recuperarse de un grave caso de COVID-19, dijo prever que el gobierno de Biden será “menos agresivo”.

“Menos orientado a ‘Estados Unidos Primero’ y ‘Nada más que Estados Unidos’”, señaló.

Cambio climático

Licypriya Kangujam, de 9 años, está entre quienes esperan que Estados Unidos vuelva a participar en la lucha contra el calentamiento global.

“Estados Unidos e India pueden hacer más estando juntos”, dijo la pequeña activista india.

Ahora multiplicarán su voz innumerables personas de todo el mundo que esperan que Biden cumpla su promesa de volver a incorporar a Estados Unidos a los esfuerzos de protección del clima desde que ponga un pie en la Oficina Oval.

“Estados Unidos es líder. A donde va Estados Unidos, otros lo seguirán”, dijo Desmond Majekodunmi, ambientalista de Nigeria.

La joven activista climática de 16 años Greta Thunberg se burló de la derrota de Donald Trump. Foto EFE

El sur de Asia, donde vive casi un cuarto de la población del mundo, y otras regiones ya están viendo los efectos del cambio climático. Importantes ciudades son cada vez más propensas a sufrir inundaciones devastadoras. Veranos más largos de lo habitual generan olas de calor insoportables y trastornos en los patrones de precipitaciones que impactan en la agricultura. En el caso de las naciones insulares, la demora en actuar implica una creciente preocupación.

“Juntos, tenemos un planeta que salvar de una #EmergenciaClimática”, expresó el primer ministro de Fiyi, nación insular del Pacífico, al felicitar a Biden con un tuit.

“Ahora más que nunca, necesitamos a EE.UU. al mando de estos esfuerzos multilaterales”.

Alianzas

Después de la disruptiva diplomacia del “Estados Unidos Primero” de Trump, los líderes mundiales quieren que Biden recupere el papel de Washington como conductor de alianzas. Entre sus prioridades se cuenta la de contener las ambiciones estratégicas chinas y rusas y el programa nuclear de Corea del Norte.

“El liderazgo estadounidense es indispensable para hacer frente a estos desafíos”, dijo el primer ministro australiano Scott Morrison con referencia a los temores de avance chino en el mar de China Meridional.

Los gobiernos asiáticos inquietos por el creciente poderío militar chino invocaron sus “valores compartidos” con los Estados Unidos y expresaron esperanzas de que haya relaciones estrechas.

En Europa, Biden ha prometido fortalecer las alianzas estadounidenses y apoya a la OTAN, por la que Trump mostró desdén.

Pero no está claro si revertirá la orden de Trump de reducir la cantidad de tropas estadounidenses en Alemania de 36.000 a 24.000, algo que se considera un castigo de Trump por el hecho de que Alemania no aportó el 2% de su producción económica anual para la defensa.

Rusia espera que Biden extienda el último acuerdo de control de armas que queda entre ambos países. Ucrania espera recibir más ayuda militar y humanitaria y prevé que podría verse arrastrada una vez más al ballet de relaciones multifacético, delicado y frecuentemente complejo entre Washington y Moscú.

“El juego geopolítico de Biden incluye a Ucrania como actor significativo”, dijo Vladimir Fesenko del centro analítico Penta de Kiev. “Para Biden, será importante tener un as estratégico bajo la manga”.

Africa

Este continente de 54 países y 1.300 millones de habitantes, para empezar, busca más respeto.

“Volver a un presidente estadounidense que no insulte a los países africanos”, dijo el columnista sudafricano Barney Mthombothi, refiriéndose a las declaraciones de 2018 de Trump en las que comparó a los países africanos con baños sucios.

Los africanos también esperan que la dirigencia estadounidense promueva la democracia.

“En África, muchos reconocían a Trump como alguien que actuaba como un líder autoritario, como algunos de los líderes que tenemos aquí, en África”, señaló la autora y activista por los derechos humanos Elinor Sisulu. “Fue una influencia muy perniciosa”.

Livingstone Sewanyana, director de la agrupación cívica de Uganda Fundación por la Iniciativa de los Derechos Humanos, dijo tener la esperanza de que Biden “restaure el sentido de urbanidad entre los países, pero también entre los pueblos de los países”.

“Tiene experiencia”, señaló. “Ha mostrado empatía por la gente común”.

Oriente Medio

Esta región le ofrece a Biden la oportunidad de diferenciarse de Trump, pero pocas soluciones fáciles.

Entre las políticas de Trump que el equipo de Biden ha prometido revertir, una de las más importantes para muchos es la prohibición que limita los viajes desde cinco países de mayoría musulmana: Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen.

Las potencias mundiales esperan que Biden vuelva a trabajar con ellas para limitar el programa nuclear iraní, sin la riesgosa política que llevó adelante Trump hasta quedar casi al borde de la guerra en enero.

El estado de ánimo en las calles de Teherán tras la victoria de Biden fue de cauto optimismo.

“Nos ha dado esperanzas”, dijo el transeúnte Jaber Nejati. “Ahora depende de nosotros y de nuestros hombres de Estado ver cómo aprovechar esta oportunidad”.

Lo que hará el ex vicepresidente de Barack Obama en Irak y Siria sigue en duda.

“Vimos lo que Obama le hizo a Irak cuando fue presidente, su decisión de retirar las tropas estadounidenses de Irak es un ejemplo. Llevó a una mayor intervención de Irán en los asuntos iraquíes”, dijo Yousif Emad, un dentista de 26 años. “¡Biden nos llevará de nuevo a la era de Obama o algo peor!” En otro orden de cosas, Biden hereda la guerra más larga de los Estados Unidos, la de Afganistán. Si bien ha prometido “terminar con las guerras eternas”, Biden ha dicho que mantendrá allí un pequeño contingente de tropas estadounidenses. Las conversaciones de paz entre los talibanes y el gobierno afgano se han estancado en Catar.

Los talibanes calificaron la elección estadounidense de “cambios internos”.

John Leicester, Jill Lawless y Jamey Keaten. Agencia AP

PB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *