Elecciones en Estados Unidos: 5 preguntas para entender qué está pasando



La elección presidencial en Estados Unidos no quedó manchada por un fraude electoral a gran escala o irregularidades en el conteo de sufragios, a pesar de los intentos del presidente Donald Trump de propalar ideas de lo contrario.

Al rehusarse a reconocer su derrota, Trump asegura que habría ganado de no ser por el conteo de votos “ilegales” en varios Estados en los que perdió, o en los que actualmente se encuentra debajo en los conteos.

Pero el presidente y sus aliados no han presentado evidencia alguna, y la mayoría de sus impugnaciones legales han sido ya rechazadas en las cortes.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dio una conferencia de prensa en la cual afirmó que se venía un segundo gobierno de Trump. Foto: AFP

Investigaciones independientes sobre elecciones previas han demostrado que el fraude electoral es sumamente raro. Funcionarios estatales de ambos partidos, así como observadores internacionales, también han dicho que los comicios 2020 se desarrollaron sin mayores contratiempos.

A continuación un vistazo, algunas preguntas para entender qué está pasando.

¿Cuántas personas votaron en 2020?

Más de 150 millones de personas votaron en las elecciones presidenciales. Hasta la mañana del martes, una semana después de los comicios, el candidato demócrata Joe Biden había recibido casi 5 millones de votos más que Trump.

Se proyecta que Biden cuenta actualmente con 290 votos del Colegio Electoral contra 214 de Trump, según el análisis de conteo de votos de The Associated Press en los 50 estados. La agencia AP aún no determinó un ganador en Alaska, Georgia o Carolina del Norte.

Los votos por correo están en el centro del reclamo que hace Trump sobre la validez de las elecciones. Foto: AFP

De los Estados en los que Trump ha centrado sus señalamientos de fraude, Biden goza de pequeñas pero significativas ventajas en todos ellos. El exvicepresidente va ganando en Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin.

¿Cómo se desarrolló la elección?

Varios Estados implementaron exitosamente medidas electorales durante la pandemia de coronavirus. Por ejemplo, California –un bastión demócrata– mejoró su sistema de votaciones por correo, y el resultado fue una votación que favoreció a Biden, tal como se preveía.

Pero Trump ganó fácilmente en Nebraska, Dakota del Norte y Montana, Estados históricamente republicanos y que también expandieron significativamente el voto por correo este año.

Dos décadas después de protagonizar un contencioso recuento, Florida ha implementado la votación anticipada, y les permitió a sus residentes votar en ausencia sin requerir un motivo. La agencia AP declaró a Trump como ganador en Florida a las 12:35 de la madrugada del miércoles.

Un centro de registro y recuento de votos por correo en Atlanta, Estados Unidos. Foto: EFE

El conteo de votos fue lento en tres estados de la región centro-norte que se inclinaron por Trump hace cuatro años pero favorecieron a Biden en esta ocasión: el llamado “muro azul” de Michigan, Pensilvania y Wisconsin.

Eso se debió al aumento de votos por correos, que la campaña de Biden promovió entre sus simpatizantes como una medida de seguridad en medio de la pandemia.

Trump argumentó sin fundamentos que las boletas por correo eran susceptibles a fraude y alentó a sus seguidores a votar de manera presencial durante la jornada electoral.

Como resultado, Trump tuvo más votos presenciales en esas tres entidades, pero sus ventajas se disiparon una vez que comenzó el cómputo de las boletas por correo.

Un puesto de votación en Washington. Foto: AFP

Los tres Estados ignoraron en gran medida las recomendaciones de observadores independientes de expandir el período para contar los votos por correo antes de la jornada electoral.

Michigan les otorgó a las autoridades electorales un día, mientras que Pensilvania y Wisconsin no permitieron conteos anticipados. Las tres entidades tienen legislaturas republicanas.

¿Qué es lo Trump está tratando de impugnar?

La campaña de Trump ha presentado más de una docena de demandas en por lo menos cinco Estados. La noche del martes, funcionarios de su campaña informaron que entablarían una nueva denuncia en Michigan, con el argumento de que sus observadores fueron acosados o rechazados.

A su vez, solicitaron al secretario de Estado que no certifique los resultados electorales. El abogado Mark Hearne prometió “evidencia abrumadora” y montones de declaraciones juradas.

El presidente de EE.UU., Donald Trump. Foto: EFE

Los observadores no participan en el conteo de votos.

En Pensilvania, la campaña impugnó una decisión de la Corte Suprema del Estado que permitió que los funcionarios electorales aceptaran boletas que fueron recibidas hasta tres días después del día de elección, siempre que tuvieran sello postal con fecha no posterior a la jornada electoral.

Trump también denunció que a los observadores de su campaña supuestamente se les impidió presenciar el conteo de votos en Pensilvania. Además impugnó la orden de la secretaria de Estado a los condados de que los votantes cuyas boletas en ausencia fueron rechazadas pudieran presentar una papeleta provisional.

Hasta el momento Trump sólo tiene una victoria: una corte estatal dictaminó que se les permitiera a sus observadores de campaña estar más cerca del conteo de votos. Ese fallo no tuvo impacto en el resultado de la contienda.

Otras cuatro demandas presentadas por su campaña ya fueron desestimadas. Otras se encuentran pendientes.

El presidente de la mayoría del Senado de EE.UU., Mitch McConnell, afirmó que Trump tiene “todo el derecho del mundo de investigar las denuncias de irregularidades”. Foto: AFP

El lunes, su campaña demandó para obligar a Pensilvania a no certificar los resultados de la elección. La denuncia de 85 páginas no incluía evidencia de fraude electoral, pero sí una serie de acusaciones, como la de que un trabajador electoral en el condado de Chester alteró boletas que habían sido marcadas en favor de Trump para favorecer a otro candidato.

La dirigencia demócrata en la entidad acusó a Trump de intentar privar a los votantes de su derecho al voto y de tratar de revertir una elección que ya perdió.

¿Qué dicen los aliados de Trump?

Los abogados y el personal de la campaña del mandatario aseguran que la elección no ha terminado y que investigan acusaciones en varios Estados, aunque siguen sin contar con evidencia de un fraude electoral a una escala suficiente para afectar el resultado de la contienda.

Líderes republicanos han apoyado las gestiones del presidente de impugnar los resultados electorales ante la corte.

El líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell dijo que Trump estaba “totalmente en su derecho de indagar las acusaciones de irregularidades y sopesar sus opciones legales”. El secretario de Justicia, William Barr, autorizó a su departamento a investigar las “denuncias claras y en apariencia creíbles de irregularidades”.

¿Qué sigue ahora?

Todas las disputas sobre conteos en cada Estado deben completarse antes del 8 de diciembre. Los miembros del Colegio Electoral votan el 14 de diciembre. El Congreso tiene una sesión plenaria el 6 de enero de 2021 para contar los votos electorales en cada Estado.

Y el 20 de enero asume el ganador.

Fuente: AP

ap

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *