Donald Trump cambió su look, tras la derrota: adiós al amarillo y hola al platinado



La aparición pública del presidente Donald Trump en el encuentro con la prensa para hablar sobre la respuesta de su gobierno al coronavirus tras la derrota ante el demócrata Joe Biden causó sorpresa en todos los ámbitos: no solo porque no habló de la elección que perdió, algo que era previsible, sino porque se mostró con el pelo gris en lugar del amarillo canario de los últimos cuatro años.

Hasta el momento no hubo explicaciones oficiales sobre el repentino cambio de look del mandatario. Sin embargo, el platinado de Trump se volvió tendencia rápidamente en las redes sociales, con diversos memes y comentarios, en muchos casos vinculados a su derrota ante Biden.

Una persona tuiteó: “¿Trump tiene canas ahora?”. Otro escribió: “¿Soy el único que se da cuenta de repente de que Trump tiene canas ahora?”. Más de un usuario en redes habrá pensado que había algo mal con sus pantallas al no ver el característico color de pelo del presidente de los Estados Unidos.

Algunos usuarios atribuyeron los cambios del presidente al estrés vivido durante las elecciones, mientras que otros plantearon que Trump pudo haber despedido al peluquero presidencial.

El 13 de noviembre el presidente Donald Trump habló en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca con un llamativo cambio de look. Foto: AP

El pelo amarillo de Donald Trump, su marca registrada, en 2019 durante un acto en Florida. Foto AP.

“O bien el encargado de colorear del cabello de Trump ha abandonado el barco o está tratando de transformarse gradualmente en Joe Biden y espera que no nos demos cuenta”, escribieron en Twitter.

Algunos se atrevieron a escribirle al mismísimo Trump (sin recibir respuestas, claro) preguntándole cómo en tan solo una semana, desde su aparición el 5 de noviembre hasta el viernes, cambió tan rápidamente su color de pelo.

El 5 de noviembre Donald Trump dio una conferencia frente a los periodistas en la Casa Blanca, aún con su característico pelo amarillo, Foto: AFP

Trump en 2018 en el Salón Oval de la Casa Blanca. (Photo by SAUL LOEB / AFP) eeuu Donald Trump

De hecho, los días posteriores se mostró públicamente usando una gorra que le cubría por completo el pelo e impedía ver qué color tenía.

En realidad, esta no es la primera vez que el cabello de Trump está unos tonos más claros. En julio, en una conferencia desde la Casa Blanca se lo pudo ver con un color más cercano al gris que al amarillo, pero no había llamado tanto la atención como ahora.

El mandatario hizo la primera declaración desde que se confirmó a Joe Biden como presidente electo el sábado pasado. Hizo mención a la vacuna y la pandemia del coronavirus, y aunque se especuló con la idea de que se saliera del guión e hiciera referencia al proceso electoral, que considera un fraude, solo hubo una mención en la que dejó entrever que puede haber un cambio de Gobierno.

“Esta Administración no irá a un confinamiento. Esperamos que, pase lo que pase, quién sabe qué Gobierno habrá…el tiempo lo dirá, pero puedo decir que este Gobierno no irá a un confinamiento”, aseguró Trump mientras los flashes de las cámaras rebotaban sobre su ahora platinada cabellera. 

Luego destacó la operación lanzada por su Gobierno para la fabricación y distribución de vacunas y tratamientos para el coronavirus, la llamada Operation Warp Speed (Operación Velocidad de la Luz), es “inigualable en ninguna parte del mundo”.

Sin embargo, lo que más llamó la atención en redes fue su cabello. Un detalle: no es la primera vez que la capilaridad presidencial se convierte en tema de debate.

En 2015, cuando Trump era un candidato con pocas expectativas de llegar al poder hacía que le tiraran el pelo en los actos de campaña. Foto AP

Durante la campaña presidencial de 2016 su particular cabellera fue uno de íconos del trumpismo, al punto que se llegó a debatir si era real. Más allá del color amarillo, en diferentes medios se empezó a discutir el peinado del hombre que podía llegar a ser Presidente.

Por esa razón, cuando visitó a Jimmy Fallon, uno de los presentadores de Late Night Shows más importantes de EE.UU., se dejó despeinar.

Lo hizo para demostrar que todo ese pelo era suyo y no una suerte de peluca o comb-over, peinado que usar algunas personas calvas que se dejan mechones largos con los que cubren las zonas sin pelo.

Ahora, transitando sus últimos días en el Salón Oval, en la reaparición pública de Trump muchos dejaron de preguntarse cuando admitirá su derrota con Biden, solo quieren saber qué pasó con su rubio platinado, marca registrada del 45° presidente de Estados Unidos.

PJB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *