Brasil va a las urnas el domingo en elecciones municipales y los partidos de derecha se consolidan como favoritos



Las elecciones municipales que Brasil celebra el domingo seguramente favorecerán una agenda conservadora y consolidarán el giro a la derecha dado en 2018, cuando el país eligió a Jair Bolsonaro como presidente, opinan analistas.

La primera vuelta para que los brasileños elijan a los alcaldes y concejales de los más de 5.500 municipios del país estará marcada además por la pandemia de coronavirus, que ha provocado más de 162.000 muertes, una profunda crisis económica y podría afectar la comparecencia a las urnas.

Candidatos con influencia religiosa y con énfasis en un discurso de seguridad pública -muchos de ellos expolicías o ex militares- deben imponerse en estos comicios, que “profundizarán un poco lo que vimos en 2018: el avance de los partidos de derecha y centroderecha”, dijo a la AFP Oswaldo Amaral, politólogo de la Universidad de Campinas. “Ya vimos eso en el lanzamiento de las candidaturas”, añadió.

La consolidación de un mapa político más hacia la derecha, sin embargo, no puede ser leído como un anticipo de la elección presidencial de 2022 ni como una victoria de Bolsonaro, apuntan los entrevistados.

Los candidatos respaldados por Bolsonaro en los grandes colegios electorales de San Pablo y Rio de Janeiro, por ejemplo, se ubican segundos en las encuestas, en empate técnico con los terceros y muy por debajo de los líderes: el alcalde paulista Bruno Covas (PSDB, centro) y el ex alcalde Eduardo Paes (DEM, derecha) en Rio.

Bruno Covas, alcalde de San Pablo. Foto AFP

“Bolsonaro es el primer presidente desde la redemocratización de Brasil que va a unas elecciones municipales sin partido, por lo que será difícil contabilizar si tiene una victoria o una derrota”, explicó Felipe Nunes, politólogo de la Universidad Federal de Minas Gerais.

El presidente de ultraderecha venció al izquierdista Partido dos Trabalhadores (PT) en 2018 y se hizo con la presidencia inscrito en el Partido Social Liberal (PSL), su noveno partido en 30 años de carrera política, el cual abandonó durante su primer año de gobierno. Anunció en seguida la creación de la Alianza por Brasil, que aún no fue oficializada.

El Movimiento Democrático Brasileño (MDB, centroderecha), tradicionalmente fuerte en los reductos regionales, es el partido con más candidatos inscritos.

Y los que más crecieron en postulaciones en comparación con 2016 son el Partido Social Democrático (PSD), el Partido Progresista (PP) y Demócratas, todos entre centroderecha y derecha.

Brasil, país de 212 millones de habitantes, tiene unos 147,9 millones de electores.

Con una campaña más fría que los años anteriores debido a la pandemia y con la crisis económica como telón de fondo, los analistas prevén una participación baja. Aunque el voto es obligatorio, este año los electores podrán justificar su ausencia por internet y la multa por no comparecer sin justificativo es inferior al precio de un boleto de autobús.

Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro. Foto AFP

Un sondeo reciente del Instituto de la Democracia reveló que el 53% de los brasileños estaba “poco interesado” en la votación y un 27% dijo que tenía miedo de ir a las urnas por la propagación del covid-19, explicó Oswaldo Amaral, uno de los investigadores de la encuesta.

“Esto no significa una pérdida del apoyo al régimen democrático, está relacionado con las circunstancias”, agregó.

La politóloga Déborah Thomé, de la Universidad Federal Fluminense (UFF), pondera que Brasil vivió en 2018 una elección marcada por el sentimiento antipolítica, algo que podría cambiar con la pandemia.

“Hay una comprensión de la vuelta del papel del Estado, con la pandemia necesitamos dirigentes que pudiesen conducir las políticas. Lo que hemos escuchado es que hay más interés por los políticos tradicionales”, afirmó.

Al mismo tiempo que el PSL, que era de Bolsonaro, parece no haberse consolidado como fuerza política, la izquierda del Partido de los Trabajadores (PT), del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, sigue provocando altos índices de rechazo y, en general sin alianzas con otros partidos progresistas, tampoco despunta en las campañas, señaló Thomé.

Salpicado por los escándalos de corrupción y el impeachment de la expresidenta Dilma Rousseff, el PT vivió en las elecciones municipales de 2016 la peor derrota electoral de su historia al perder 60,2% de las alcaldías conquistadas cuatro años antes.

“A la izquierda le fue muy mal en 2016 y en 2018, y debe continuar mal. No espero un cambio significativo en esa correlación de fuerzas. Por otro lado, las fuerzas alrededor de Bolsonaro están debilitadas. Él no creó un partido porque no quiso, porque es más cómodo [no tener partido] para no exponerse”, opinó George Avelino, profesor de la Fundación Getúlio Vargas.

Fuente: AFP

PB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *