Brasil reanuda los ensayos con la vacuna china contra el coronavirus en medio de una lucha política



Las autoridades sanitarias brasileñas autorizaron este miércoles la reanudación de los experimentos que se realizan en el país con una vacuna china contra el coronavirus, que habían sido suspendidos el lunes tras la muerte de un voluntario.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) informó en un comunicado que autorizó que se retomen las pruebas y señaló que la suspensión temporal, que causó un enorme revuelo político en el país, fue levantada tras analizar nuevos datos “técnicos” remitidos por el Instituto Butantan, responsable en Brasil por los experimentos.

“La suspensión y la retomada de los estudios clínicos son eventos comunes en una pesquisa clínica y todos los estudios destinados al registro de medicamentos que están autorizados en el país se evalúan previamente con el objetivo de preservar la seguridad de todos los voluntarios del estudio”, indicó la nota.

El lunes a la noche, la agencia había informado la suspensión de las pruebas y vitó un “evento adverso y grave” que ocurrió el 29 de octubre como la razón.

Pero este miércoles aclaró que “tiene elementos suficientes para permitir que se reanude la vacunación”.

La posible vacuna CoronaVac está siendo desarrollada por la firma biofarmacéutica china Sinovac y en Brasil sería producida principalmente por el Instituto Butantan de San Pablo, un organismo estatal.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, había celebrado el martes la suspensión de los ensayos de la vacuna que promueve su rival político, el gobernador de San Pablo. Foto: AFP

La suspensión fue decidida tras la muerte de un voluntario, que según la prensa se suicidó por razones no aclaradas, y la decisión fue recibida casi con indignación por el Instituto Butantan, que una y otra vez declaró que ese deceso no se relacionaba con la vacuna, que es desarrollada por el laboratorio chino Sinovac.

La polémica fue alimentada por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, líder de una ultraderecha negacionista, quien siempre minimizó el virus. Al saber de la suspensión la llevó al plano político y a sus diferencias con el gobernador de San Pablo, Joao Doria, que patrocina el experimento y le disputa el liderazgo en el conservadurismo.

Tensión política

“Una más que Jair Bolsonaro gana”, escribió el mandatario en su cuenta en Facebook, el martes en respuesta a un seguidor que le preguntaba si el gobierno compraría la vacuna de Sinovac, si se comprobase su eficacia.

“Muerte, invalidez, anomalía. Esa es la vacuna que Doria quería obligar a los paulistanos a tomar”, agregó su publicación en Facebook, en la cual reiteró que la inmunización “jamás podría ser obligatoria” en el país, como defiende el gobernador paulista.

El mes pasado, Bolsonaro había afirmado que “el pueblo brasileño no será conejillo de indias de nadie” y que “no se justifica un billonario aporte financiero en una medicina que ni siquiera superó la fase de pruebas”, en alusión a lo que ya calificaba de “vacuna de Doria” y sobre la cual avisó que “no será comprada” por su gobierno.

Una voluntaria recibe una dosis de la vacuna de origen chino contra el coronavirus, en un hospital de Porto Alegre, en Brasil, en agosto. Foto: AFP

La reacción de Bolsonaro fue objeto de críticas tanto en medios científicos como políticos y llegó a ser calificada como una muestra de su “insensibilidad” frente a la pandemia, que en Brasil ya deja casi 163.000 muertos y 5,7 millones de contagios.

La Anvisa es un organismo del Estado brasileño cuya dirección es nombrada por el gobierno, lo que alimentó aún más las suspicacias en relación a la posible relación entre el negacionismo de Bolsonaro y la suspensión del experimento con la que el mandatario califica en forma despectiva de “vacuna de Doria” o “vacuna china”.

El organismo, sin embargo, insistió este miércoles en el carácter técnico de la decisión que causó la interrupción temporal, adoptada, según el comunicado, por la falta de datos sobre el fallecimiento del voluntario.

“La medida, de carácter exclusivamente técnico, consideró los datos que eran del conocimiento de Anvisa en ese momento y los preceptos científicos y legales, especialmente el principio de la precaución, que prevé la prudencia y la cautela de las decisiones”, indicó la nota.

Las interrupciones temporales de los ensayos de medicamentos y vacunas son relativamente comunes; en investigaciones que involucran a miles de participantes, es probable que algunos se enfermen.

Pausar un estudio permite a los expertos investigar si un padecimiento es un efecto secundario o una coincidencia. El mes pasado, dos fabricantes de medicamentos reanudaron las pruebas de sus posibles vacunas contra el coronavirus en Estados Unidos, tras una suspensión.

Fuente: EFE y AP

CB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *