We Are Family, el clásico de la música disco que la OMS quiere convertir en un himno universal contra el coronavirus



Poco podía imaginar el cuarteto estadounidense de soul y música disco Sister Sledge que la dimensión fraternal de su gran éxito We Are Family serviría algún día como canto de unidad global frente a la pandemia de una enfermedad nueva, el Covid-19, que 40 años más tarde enclaustraría a buena parte del planeta.

Al menos ese es el deseo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que esta misma semana inició una campaña para pedir a personas de todas partes que se graben cantando este clásico, incluidos algunos famosos, y que los beneficios obtenidos de su explotación se dediquen a luchar contra la enfermedad.

“Es la canción perfecta para que nos unamos como una familia”, argumentó en el anuncio de esta iniciativa la propia Kim Sledge. Junto a sus hermanas Debbie, Joni y Kathy, consiguió que este tema musical de finales de los años ’70 del siglo pasado fuera número 1 en la lista oficial de canciones R&B y 2 de la lista pop (no consiguieron el 1 por culpa del hit Hot Stuff de Donna Summer).

Lo curioso es que antes de obtener semejante repercusión, las hermanas se habían planteado abandonar la música y dedicarse a estudiar Derecho. Sin embargo, llegarían a publicar diez discos de estudio hasta su último lanzamiento, Style (2003).

Grabado en 1978 y lanzado en abril del año siguiente, We Are Family fue el primer tema que Nile Rodgers y Bernard Edwards componían por encargo, para expandir sus dotes de genios musicales más allá de su banda Chic.

Responsables ya entonces de éxitos como Le Freak o Good Times, la pareja decidió que prefería asumir este primer encargo al servicio de un artista que no eclipsara con su nombre la importancia de su aportación como compositores a un posible éxito.

Así se puso sobre la mesa el nombre de Sister Sledge, jovencísimo cuarteto integrado por cuatro hermanas de Filadelfia (Estados Unidos), que habían publicado los álbumes Circle of Love (1975) y Together (1977), con los cuales habían obtenido una atención muy moderada.

Las hermanas Sledge habían pensado dejar la música, antes de instalarse en lo alto de la Disco; terminaron publicando una decena de álbums. /Foto Captura

Su mayor acierto hasta entonces había sido el tema Love don’t you go through no changes on me (puesto 31 en la lista de canciones Hot R&B/Soul).

Según reveló Rodgers, el origen de We Are Family no pudo ser más sencillo, pues escribieron una letra muy básica utilizando lo que el entonces presidente de Atlantic Records, Jerry L. Greenberg, les había contado sobre el cuarteto destinatario del futuro tema: a grandes rasgos, eran cuatro hermanas dedicadas a la música disco.

Sobre esa letra compusieron una melodía que supo sobreponerse a las modas y, trascendiendo la filiación real que existía entre sus intérpretes originales, convertirse en un canto universal de exaltación de la hermandad entre los seres humanos.

Así, en 2001 ya fue regrabada por el propio Nile Rodgers tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos, dando lugar a una organización solidaria bautizada precisamente como We Are Family Foundation, que desde entonces se ha propuesto mitigar el hambre y promover la educación en el mundo para el fomento de la paz.

Solo un año después, el coautor de otros temas como Let’s Dance, de David Bowie, o Like a Virgin, de Madonna, produjo una nueva versión, en este caso interpretada por personajes infantiles como Bob Esponja para promover la diversidad y la tolerancia. Paradójicamente, esto despertó la ira de grupos religiosos que recriminaron el trasfondo “homosexual” de este personaje submarino.

Maleable con independencia del sentir ideológico de quien la entone, igual contribuyó al Óscar a la Mejor Banda Sonora de una comedia de trasfondo obrero y social como Full Monty (1997) que se empleó en 2006 como himno político en la campaña del partido democristiano del otrora canciller federal austríaco Wolfgang Schüssel, que hizo suya como eslogan electoral la frase “Somos familia”.

Puede que tras el fallecimiento en 2018 de Joni Sledge, una de las integrantes del grupo, para ellas no vuelva a cobrar todo el sentido ese verso que dice “somos una familia, tengo a todas mis hermanas conmigo”, pero resulta innegable a estas alturas que para el resto del mundo We Are Family no perderá nunca su carácter de fiesta colectiva y de llamada a la unidad.

Fuente: EFE – Javier Herrero

Mirá también

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *