Volver a John Lennon: su hijo Sean confesó que revisar la obra de su padre fue una experiencia aterradora



La primera experiencia del hijo menor de John Lennon trabajando con el catálogo beatle fue aterradora e intimidante. Pero Sean Ono Lennon tenía dos metas principales en mente para no salirse de su ruta: preservar el mensaje de su padre en las canciones y ayudar a que el ícono musical llegue a un público más joven.

El pasado viernes 9 de octubre, en el que habría sido el cumpleaños 80 de John, salió a la luz Gimme Some Truth. The Ultimate Mixes, una recopilación de 36 canciones elegidas cuidadosamente por Yoko Ono y Sean Ono Lennon, quien fue productor ejecutivo del proyecto. Madre e hijo trabajaron estrechamente con el ingeniero y mezclador Paul Hicks para mantener la esencia de las canciones, que fueron remasterizadas completamente.

Ono Lennon, quien cumple años el mismo día que su padre y llegó a los 45 el viernes, admite haber salido más fuerte del proceso, que reconoce que por momentos fue muy duro.

“Sabía que iba a ser de alguna manera introspectivo para mí, obviamente. Estaba asustado al comienzo, para ser honestos. Temía echar a perderlo todo o no ser útil o ser que fuera demasiado difícil emocionalmente escuchar la voz de mi papá una y otra vez”, dijo Ono Lennon. “Especialmente Double Fantasy desata todo un periodo de mi infancia que fue difícil, porque fue cuando él murió. De hecho, me resistí mucho a trabajar en ese disco”.

Yoko Ono y su hijo Sean Lennon trabajaron juntos en la actualización de muchos de los grandes clásicos de John /Foto Jordan Strauss/Invision/AP

“Después de todo, fue muy sanador. Fue como terapia. Fue muy terapéutico, al final. Estoy muy contento de haber podido hacerlo. No habría revisitado esas canciones de Double Fantasy si no hubiera sido por este proyecto. Resultó ser catártico”, confesó.

Gimme Some Truth, The Ultimate Mixes incluye muchas de las canciones más representativas de la trayectoria de Lennon después de los Beatles, desde Imagine hasta Woman, pasando por Whatever Gets You Thru the Night y Cold Turkey, entre otras, y fue publicado en formato digital, CD y vinilo.

“Para mí, la verdadera motivación es que esta música no puede ser olvidada. Especialmente Gimme Some Truth, por ejemplo. Nunca sentí que la música de mi papá fuera más necesaria en términos de mensaje que esta semana, justo ahora”, dijo Ono Lennon sobre la canción de protesta.

“Creo que mucha gente que es cínica asume que, ‘todo mundo conoce esas canciones’. No, no las conocen. Hay muchos chicos que no saben la diferencia entre Ringo y Paul. Hay muchos chicos que no saben la diferencia entre Mick Jagger y mi papá”.

Mick Jagger y John Lennon, junto a Yoko. Sean dice que muchos chicos no saben distinguir entre el Rolling Stone y el Beatle. /Foto Archivo

Estas y otras consideraciones desarrolló el hijo del beatle a lo largo de una extensa entrevista brindada a The Associated Press, en la que además se explayó sobre la experiencia de encontrar su voz en el proceso.

-¿Qué tal fue trabajar en este proyecto?

-Fue muy profundo, pesado y hermoso. Nunca había escuchado las cintas originales de múltiples pistas. Simplemente oír la voz de mi papá o incluso silenciar la voz, simplemente escuchar lo que están haciendo los instrumentos, fue algo increíble para mí. Fue realmente divertido, un poquito abrumador. Todavía estoy nervioso porque cuando le metes mano a música que es tan querida, tan clásica, tan inmortal, hay algo de presión.

-¿Por qué decidieron ese título? Da casi miedo lo mucho que Gimme Some Truth resuena hoy. 

-No había opción para nosotros en este momento. Gimme Some Truth significa algo ahora. Creo que es un mensaje con el que todos se pueden conectar. Cualquier persona buena de cualquier ciudad en la que estés. Si eres una buena persona, lo que quieres ahora más que cualquier cosa es un poco de realidad. Simplemente parece que vivimos en una dimensión alternativa de locos. Creo que todos se sienten así. Creo que es un mensaje muy importante.

-¿Cómo fue trabajar con su madre?

-Yo estaba en el estudio cuando era joven, así que aprendí cosas como cómo funciona la compresión, cómo funcionan los ecos, cómo funciona la reverberación, cómo ecualizar voces, de ella. De hecho, conozco muy bien cuál es su filosofía. Su principal prioridad con toda la mezcla es asegurarse que la voz sea clara. Ella dijo que era sabido que a mi papá no le gustaba su voz. Solía bajarla mucho.

Cuando ella estaba produciendo Imagine, el álbum, él iba al baño y ella le subía, y él regresaba y le bajaba… Ella realmente cree que dejar sola a la voz es lo peor que puedes hacer. Realmente quiere que la gente escuche las letras y cree que la música debe servir a la voz. Cuando se trata de mezclar cosas de mi papá, esa es su prioridad. Creo que tiene razón. Mi mamá es la jefa.

-Tu padre escribió Beautiful Boy (Darling Boy) refiriéndose a vos. ¿Qué tal fue volver a trabajar esa canción?

-Honestamente, fue mi experiencia menos favorita. Simplemente fue raro. Esa canción me hace sentir infantilizado o algo así. La gente siempre toca esa canción y me mira con una sonrisa como diciendo: “¿No es adorable?”. Yo digo, “Oh Dios, ya soy un viejo, no un bebé sonriendo en un comercial de comida”. Esa canción es conmovedora para mí, pero como músico, compositor y productor, es una de las canciones que menos me gustan porque es muy empalagosa. Es genial, me encanta. Quizá me resulta imposible ser objetivo.

Así es la tapa de la flamante recopilación, “Gimme Some Truth”, que reúne 36 temas de la etapa solista del beatle. /Foto Yoko Ono Lennon and UMe via AP

Beautiful Boy tiene un sonido muy orientado a la familia. No es mi estética. Pero fuera de eso fue un privilegio ayudar a mezclar una canción sobre mí que es muy conmovedora. Y sí, me conmovió mucho escuchar a mi papá decir mi nombre. Al final dice “buenas noches, Sean”. Eso siempre me recuerda cuando me llevaba a dormir. Tenía una especie de ritual, la forma que me acostaba. Apagaba las luces al ritmo de su voz, así que parecía que su voz estaba controlando las luces. Después se iba. 

-¿Te inspiró para tu propia música haber trabajado en las canciones de tu padre?

-Es interesante porque, primero que nada las canciones que más fácil se me da interpretar son las de mi papá, especialmente la voz. Cuando trato de cantar sus canciones, siento que las puedo cantar genial. Compartimos muchos de los acordes. Mi voz no es tan dura como la suya, pero es más fácil cantar sus canciones que las de cualquier otra persona. Me enseñan cómo cantar genial.

Creo que toda la vida me ha costado trabajo encontrar mi propia voz. Me ha costado encontrar mi voz todo este tiempo porque cada vez que trato de cantar maravillosamente, suena más y más como mi papá. De hecho, odio mis primeros discos porque siempre trataba de cantar distinto a mi papá, y eso me llevaba mucho esfuerzo. Terminaba cantando como en un suspiro chillón que no me gusta. Eso era de hecho artificial para mí.

John Lennon y Sean, cuando su hijo era su “Beautiful Boy”. /Foto Archivo

Escuchar este disco, todas sus grabaciones, la compilación que hicimos, me ha ayudado a darme cuenta de que necesitaba dejar de evitar cantar de esa manera, que sencillamente suena mejor. Creo que me va a ayudar para el álbum en el que estoy trabajando. No quedarme nada, sólo cantar. Tengo este temor de que cuando suelto mi voz sueno mucho como él. Pero, ¿qué caso tiene cantar si no voy a sonar bien?

Mirá también Mirá también

AP/Por MESFIN FEKADU

E.S.​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1