Victoria Hidalgo revela en Noche trémula los universos sombríos de Antonin Artaud a través de la danza



Este domingo 25 de octubre, a partir de las 20, la Compañía Nacional de Danza Contemporánea subirá a su canal de Youtube Noche trémula, una obra concebida por Victoria Hidalgo –junto con un férreo equipo de colaboradores- con la Compañía Juvenil de Danza de la Municipalidad de San Martín que dirigen Marcela Jiménez y Matías Goldin.

Tomando como punto de partida, o mejor dicho, como inspiración, textos del poeta y dramaturgo francés Antonin Artaud, Noche trémula atraviesa con bellas imágenes un mundo que está en el límite entre el sueño y la vigilia, entre la realidad concreta de los lugares que muestra (un parque, una escalera, una habitación) y la extrañeza de las acciones que transcurren en esos lugares.

Victoria Hidalgo tiene una importante carrera como bailarina y esta es su primera incursión en la tarea de creación, tarea que afrontó con cierto temor por la peculiaridad –a esta altura ya por todos conocida- del medio Zoom.

-¿Podrías hacer un breve recorrido de tu formación y tu carrera?

-Nací en Mar del Plata y estudié por un lado en la Escuela Municipal de Danza y por otro con Rubén Chayán, que había sido bailarín del Teatro Colón. Muchos bailarines profesionales –colegas y amigos- se formaron allí, como yo. Al terminar la Escuela Municipal hicimos un viaje de egresados a Buenos Aires y visitamos el Taller de Danza del San Martín y el Instituto del Colón. Yo era sobre todo una bailarina clásica, pero cuando entré al Taller del San Martín y vi a Freddy Romero (nota: admirado maestro y bailarín del primer Ballet del San Martín) dando una clase de danza contemporánea pensé: “¡Esto es la danza, esto es arte!”. Di el examen en el Taller, me fui a vivir a Buenos Aires y al terminar el tercer año de la formación, Mauricio Wainrot me contrató para el Ballet del San Martín. En un momento dado renuncié a la compañía y me fui unos meses a Europa a estudiar; pero extrañaba demasiado y regresé. Cuando volví, Wainrot conservaba el lugar para mí pero un tiempo después, junto con un grupo de compañeros, presentamos un proyecto en el Ministerio de Cultura de la Nación para crear una compañía de danza contemporánea en ese marco.

“Noche trémula” nació a partir de un taller de montaje escénico que trascendió su dimensión para convertirse en una obra concebida en tiempos de aislamiento.

-¿Y fue entonces que nace lo que ahora es la Compañía Nacional de Danza Contemporánea?

-Sí, nos aceptaron el proyecto y de ahí fuimos llegando a constituir la compañía que ahora dirige Margarita Fernández.

-¿Cómo nació Noche trémula?

-Es mi primer proyecto coreográfico; después de un buen recorrido como intérprete empecé a interesarme más profundamente por la docencia de danza y fue Margarita Fernández la que me impulsó a comenzar el camino que me llevó a Noche trémula. Una parte de la actividad de la Compañía Nacional son los proyectos de intercambios con otras compañías y maestros de afuera. Fue así que Margarita me propuso hacer una experiencia de taller de montaje escénico con los intérpretes de la Compañía Juvenil de San Martín. Justo en ese momento empezó el confinamiento pero poco después apareció la posibilidad de hacer el proceso por zoom.

-¿En qué consistió ese proceso?

-Desde el principio hubo un vínculo hermoso con los bailarines, que son muy jóvenes y sin embargo abordaron de una manera muy adulta todas las propuestas: improvisaciones a partir de ciertas ideas. Los directores de la compañía me pidieron entonces que hiciera un registro de lo que estaba apareciendo. Sentí un vértigo, primero, porque vi que era un paso más allá; que ya no eran solamente experiencias de taller. Y además porque no conocía todas las herramientas del zoom, que por otra parte me parecen bastante pobres. Sin embargo acepté. En ese momento me llegaron a través de un amigo textos de Antonin Artaud que me impactaron mucho.

-¿Y a qué te llevaron?

-Artaud tiene un mundo oscuro y complejo y me di cuenta de que no podía hacer este proyecto sola. Entonces armé un equipo: Daniel Payero hizo la dirección de arte; Federico Spinelli, la edición de sonido; Magalí Del Hoyo puso su voz en off y colaboró artísticamente y Pablo Carrizo en el aspecto literario; las máscaras son de Ignacio Cervino Losa. En los encuentros semanales con los bailarines yo les proponía pautas que me interesaban y ellos se filmaban a sí mismos a partir de esas ideas. Su generosidad y su amor por el trabajo fueron increíbles: nos mandaron alrededor de doscientos registros. Después fuimos afinando, haciendo pedidos más específicos: filmar en lugares abiertos, dónde colocar de la cámara, detenerse en partes del cuerpo y en primeros planos.

-¿Por qué el título de Noche trémula?

-Creo que todos pasamos por universos sombríos y ahora aún más, lo queramos o no. Y creo que la oscuridad de la noche, al dejar paso al día, te permite sentir que todo puede empezar de nuevo.

Desde el domingo a las 20 (y queda ya subido) en el canal de Youtube Compañía Nacional de Danza Contemporánea.

Mirá también

E.S.​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *