una vida de sufrimientos rematada por la droga

El 11 de febrero de 2012, el guardaespaldas de Whitney Houston encontró su cuerpo sin vida ahogado en la bañera de una habitación del hotel Beverly Hilton, donde se hospedaba para asistir a una fiesta previa a la gala de los Grammy, escenario en el que iba a actuar.

La inesperada muerte de Whitney Houston llenó las portadas de todos aquellos periódicos que tantas veces se ensañaron con sus brillos de divismo y excesos habituales.

Para entender los motivos que llevaron a la reina del soul pop de los ochenta y noventa a un desenlace fatal -muy similar al de otras estrellas como Amy Winehouse o Kurt Cobain– hay que hablar sobre abusos sexuales en su infancia, una presión familiar desmesurada, dudas sobre su orientación sexual, problemas de alcohol y una aireada drogadicción.

Whitney Houston, una cantante maravillosa, con una vida llena de sufrimientos. Foto AP

Whitney Houston, una cantante maravillosa, con una vida llena de sufrimientos. Foto AP

Un documental revelador

En 2018 se estrenó un documental exhaustivo dirigido por Kevin Macdonald llamado Whitney, que contó con la participación de la madre y los hermanos de la cantante y con un amplio material de archivo que permite leer con detención cualquier letra pequeña oculta en la historia.

En la biopic se aborda el relato cronológico del ascenso y decadencia de una estrella mediática ciertamente desnaturalizada de la cultura afroamericana, hecha para el perfecto consumo del público blanco -como solían decir los críticos negros en los ochenta, llamándola “Whitey” (blanquita) por considerarla una vendida-.

El documental guardó para el final una bomba que estalló en un punto perfectamente trazado del relato. En una de las entrevistas, la cuñada de Whitney, Tina Brown, confesó que la célebre cantante le contó entre lágrimas que “siendo una niña se encontró a su madre en la cama con el pastor de la iglesia” y que “Cissy habría obligado a Whitney a participar de esas relaciones”.

Whitney Houston y su esposo Bobby Brown en 1998. Fue una relación marcada por la violencia. Foto AP

Whitney Houston y su esposo Bobby Brown en 1998. Fue una relación marcada por la violencia. Foto AP

Cissy Houston era una figura reconocida del gospel, conocida por ser corista de estrellas como Aretha Franklin o Elvis Presley, y Houston nunca le perdonó que mantuviera relaciones con el pastor, razón por la cual pasó gran parte de su infancia en la casa de otros familiares.

“Era como si estuviésemos de acogida”, dijo su hermano, Gary Garldand-Houston. Durante ese periodo fue cuando una mujer llamada Dee Dee Warwick, hermana de Dionne Warwick, abusó de ella.

Su sexualidad y Bobby Brown

Cuando alcanzó la mayoría de edad, Houston se fue a vivir con su asistente y mejor amiga, Robyn Crawford. En sus círculos más íntimos se sabía que mantenían un romance en secreto, pero que a la cantante le causaba pavor que se filtrase su bisexualidad.

Estos datos no se corroboraron hasta que, en 2019, Crawford publicó sus memorias en un libro titulado A song for you. My life with Whitney Houston. “Creía que si la gente se enteraba de lo nuestro, lo usaría en nuestra contra, así era como se vivía en los ’80”, relata. Houston acabó casándose con el rapero Bobby Brown y los celos de este terminaron por romper la relación entre ambas.

Los abusos y su matrimonio con Brown convirtieron su vida en una auténtica calamidad. Las drogas, las peleas y las mentiras hundieron a Whitney en un pozo del que nunca pudo salir. “Algo le pasa a un hombre cuando su mujer alcanza una fama mayor que él”, dijo la cantante durante una entrevista con Oprah Winfrey.

Whitney Houston y Kevin Costner, en el filme "El Guardaespaldas".
ile

Whitney Houston y Kevin Costner, en el filme “El Guardaespaldas”.
ile

No se divorció de Brown hasta pasados muchos años por temor a no encajar en la sociedad americana. Durante aquella etapa turbulenta se llevaba a su hija Bobbi Kristina Brown de gira para que así nadie la tocara, aunque esa vida con adultos drogadictos desencadenaría otro desenlace fatal.

Para entonces Houston consumía cocaína, heroína, crack y marihuana, que combinaba con bebidas alcohólicas. Poco a poco, la estrella que llegó a lo más alto con siete números uno consecutivos en la lista de los más vendidos en Estados Unidos y seis Grammy, se fue apagando sin que nada ni nadie pudiera evitarlo.

El trágico final de Bobbi Kristina Brown

Bobbi Kristina Brown y Nick Gordon. La hija de Whitney Houston murió trágicamente también. Foto AP

Bobbi Kristina Brown y Nick Gordon. La hija de Whitney Houston murió trágicamente también. Foto AP

Una historia trágica de la que este viernes 11 de febrero se cumplen diez años y que no solo acabó con Houston, sino también con su hija Kristina.

La joven, que quedó huérfana a los 18 años, ya coqueteaba con las drogas y a los 15 años fue ingresada en un psiquiátrico tras agredir a su madre e intentar suicidarse. En enero de 2015, tres años después de la muerte de su progenitora, fue encontrada inconsciente sumergida en una bañera y, tras permanecer cinco meses en coma inducido, falleció el 26 de julio de ese año.

Fuente: La Vanguardia/Sandra Arbat

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *