una ovación para la consigna feminista de Nicki Nicole

“¡Buenas noches, Buenos Aires! Perdón: ¡Buenas tardes!”. De entrada, tras la intro de su concierto y el inicio formal con Colocao, los nervios le jugaron una mala pasada a Nicki Nicole, ya que el sol del atardecer desmentía por completo la buena onda de su saludo inicial, en el arranque de su presentación en el Día 2 del Lollapalooza 2022.

Pero su profesionalidad hizo que se repusiera de ese temor inicial a todo oficio. La prueba contundente vino de inmediato con Verte, donde le pidió al público ayuda para las partes que en la canción interpreta Dread Mar I, “que no pudo venir” (lo mismo ocurrió con Bizarrap). 

La sensación que dio fue que hubo una falla en la sincronización con las pantallas y la pista con la voz del cantante, en esa práctica ya común desde que U2 sumaba a Lou Reed para interpretar Satellite Of Love en el Zoo TV Tour. Pero, a pura actitud, Nicki se sobrepuso al “inconveniente” (así se percibió desde el predio), y pudo surfear la situación.

Carisma  y actitud

Nicki Nicole junto a los uruguayos de No Te Va Gustar. Trap, rock y feminismo. Foto Martín Bonetto

Nicki Nicole junto a los uruguayos de No Te Va Gustar. Trap, rock y feminismo. Foto Martín Bonetto

A partir de ahí lo de la rosarina, entonces, fue puro carisma y actitud. Venganza, junto a No Te Va Gustar, puso en el tapete la violencia de género con su mix entre rock y hip hop orgánico, para nada forzado. Los uruguayos se limitaron, con mucho estilo, sólo a acompañar a Nicki, sabedores con su perfil bajo tenían todo el suceso asegurado.

Un cuerpo de baile acompañó con coreografías bien ensayadas cada movimiento de una Nicki con un outfit blanco y negro, con gafas (“No veo bien”, afirmó en un instante) y un gorro Piluso al tono. Hubo, incluso, cambios de vestuario, con todos luciendo remeras con el nombre de la artista.

Y la banda de apoyo de Miss Nicole alternó su sonido entre lo rockero y lo mal llamado, para simplificar, “urbano” (un conjunto de género que incluye al reggae, la cumbia y el hip hop y todos sus subgéneros). Quizás, a ese grupo, le haga falta un poco más de sutileza a la hora de atacar con el costado más funk de esas canciones, pero no es nada que opaque su rendimiento. Ni tampoco que le importe a sus fans, a decir verdad.

Tengo To, No toque mi Naik (el tema que interpretó en el late night show de Johnny Fallon), y el hitazo Mamichula (“Porque yo soy así, me quiere a mí, ja. Dejó a su novio porque era un wannabe. Si no te contestaba es que estaba por Madrid. Yo soy así, llegué, me fui, me fui”, y con las pantallas con su novio Trueno ya arregladas) dejaron en claro esos pro y esas contras.

Nicki Nicole hizo delirar al público del Lollapalooza. Foto Martín Bonetto

Nicki Nicole hizo delirar al público del Lollapalooza. Foto Martín Bonetto

La que no podía faltar

Hacia el final, en medio de Wapo, Nicki se acercó al público a saludar. Y entre selfie y selfie, alguien le manoteó su Piluso. Mucho no le importó: la tipa volvió con una cap, y junto a Duki terminó su set con Ya me fui. “A ver si nos sacamos una foto todos”, dijo, con un Duki en el mismo segundo plano que ocupó antes No Te Va Gustar, consciente de que la estrella del crepúsculo era Nicki Nicole.

Mientras LP arrancaba suspiros por doquier en el Escenario Alternative, faltan Machine Gun Kelly, The Strokes, Doja Cat y Alan Walker antes que el Día 2 del Lollapalooza 2022 de las hurras y de paso al Día 3. Allí vamos.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *