un viaje a la intimidad de sus días de gira

En la madrugada del lunes, en el lobby del Hilton Garden Inn de la ciudad de Neuquén reinaba el asombro. La sensación era que nadie esperaba lo sucedido con Tini Stoessel. Absorbidos por la euforia, miembros de un equipo de alrededor de 40 personas chequeaban en las pantallas de sus teléfonos celulares lo vivido. “¿Cuántas personas había? ¿Sabemos?”. “Dicen que fueron unas 200 o 300 mil”.

“No… los medios locales hablan de más, de unas 350 mil”. El grupo funciona como satélite vital de una estrella que descansa post concierto en el sillón de una de las habitaciones del piso 9. Con los ojos algo cansados pero un maquillaje intacto, repasa lo que experimentó durante las 48 horas previas a ese momento en un microsegundo y se yergue para decir, con total naturalidad: “Esto no es nada”.

Martina “Tini” Stoessel fue la encargada de la presentación que este año cerró el festival Fiesta de la Confluencia, un evento que en su versión 2022 duró 5 días y atrajo, según sus organizadores, a más de un millón de personas.

Organizada por el municipio de Neuquén y la gobernación de esa misma provincia, la fiesta de entrada libre y gratuita acaba de cumplir 9 años de historia y contuvo en su lineup a artistas variopintos como Lit Killah, Coti y Luciano Pereyra.

Tini Stoessel brilló en sus presentaciones del comienzo del 2022.

Tini Stoessel brilló en sus presentaciones del comienzo del 2022.

Pero quien convocó en el paseo costero de la capital neuquina a un público de dimensiones históricas fue, justamente, la ex Disney. La noche anterior, el sábado 12 de febrero, la artista se había presentado en el mítico Festival de Peñas de Villa María, en Córdoba, por segunda vez en su carrera.

Avión privado

La seguidilla fue inédita. Como nunca antes, la figura del pop y su ejército de colaboradores contrataron un jet privado y se subieron 3 veces en dos días a un avión cuyos únicos tripulantes eran las personas a cargo del vuelo y la mencionada tropa. De Buenos Aires a Villa María, de Villa María a Neuquén y de Neuquén otra vez a Buenos Aires.

“¿Cuántas horas pasaron desde que terminé el show de Villa María para levantarme? Yo creo que fueron cuatro horitas, por ahí. Bueno, tres horas. No dormimos tanto, porque terminó súper tarde. Después tuve un par de entrevistas, y después para bajar la adrenalina de un show necesitás un poquito de tiempo“.

“Por suerte viajé con mis dos mejores amigas, que me acompañaron. Siempre que se da la posibilidad de que me puedan acompañar, para mí es re lindo que puedan estar y que vivan estas cosas conmigo. Que entiendan y que me acompañen en mi vida, y yo también acompañarlos a ellas. También viajó mi tío, estuvo mi papá. Y bueno, después todo el equipo. Somos como, literalmente, una familia.”

Tini Stoessel junto a sus fans en Villa María, Córdoba.

Tini Stoessel junto a sus fans en Villa María, Córdoba.

Aunque lo del vínculo sanguíneo es un hecho verídico casi únicamente en el caso de su relación con Alejandro Stoessel, su padre, la sinergia con la que trabaja el equipo que construye en conjunto los recitales de Tini sorprende por su naturalidad. Desde su tour manager hasta el encargado de sonido de la mayoría de sus presentaciones, una buena parte del grupo que la asiste trabaja con la cantante casi desde el lanzamiento de su primer disco en 2016.

Algunos de ellos vieron como la ex protagonista de Violetta se separaba del rol que le había otorgado fama internacional para presentarse como solista en venues más reducidos que los que agotaba la producción de Disney.

Esos profesionales, que hoy trabajan con otros músicos de renombre como Mau y Ricky (Montaner) o Lali, son testigos del crecimiento de Stoessel. Y no se trata, en este caso, del relacionado a la cada vez mayor distancia entre la fecha actual y la de su nacimiento.

“Si viajamos todos juntos, cuando estamos de gira por lo general nos levantamos bastante temprano, para que el equipo técnico pueda armar previo a que yo llegue para probar sonido, y que los músicos lleguen y que las bailarinas puedan probar el escenario. Entonces viajamos bastante temprano. Tipo 7 a.m. arriba, u 8, por ahí. Y después llegamos al lugar”, cuenta Tini.

Tini Stoessel busca la perfección en escena. Y si no se logra, aprende de los errores.

Tini Stoessel busca la perfección en escena. Y si no se logra, aprende de los errores.

Y sigue: “A veces viajamos el día previo, dormimos y al día siguiente es el show, pero a veces viajamos el mismo día, como estos días que nos acompañaron. Tenemos prueba de sonido; por lo general prueba de vestuario, porque estos dos vestuarios fue la primera vez que los usé; hay ensayos…”, repasaen diálogo con Clarín, vestida todavía con la brillante monoprenda lila que lució frente al público.

Un equipo familiar, con una cabeza visible

Al seguir sus pasos durante dos días, la sensación es en un primer momento engañosa. El equipo al que llama familia la rodea en todo sentido: emocional y profesionalmente hablando. La joven parece por momentos inalcanzable, “coacheada” por perfiles expertos en maquillaje, vestuario, coreografía, puesta en escena, sonido, imagen y más etcéteras.

Sin embargo, cualquier simple contacto con esa suerte de cascarón de personas que recubre a la artista deja al descubierto el funcionamiento de su sistema: “Tini tiene ideas claras, que baja y nosotros ejecutamos. Ella decide todo”. Eso dicen, casi en sinfonía, una variedad de miembros de su crew.

Tini Stoessel se presentó el pasado sábado 12 de febrero en el Festival de Peñas de Villa María, en Córdoba.

Tini Stoessel se presentó el pasado sábado 12 de febrero en el Festival de Peñas de Villa María, en Córdoba.

Stoessel lo confirma. Dice que estar en cada detalle de su carrera la apasiona. Eso incluye, en sus palabras, desde cómo se pinta las uñas a cada cosa que la gente ve cuando presencia uno de sus conciertos.

“Todo pasa por mí. Obviamente, tengo un equipo hermoso; pero estoy en cada detalle. Y eso creo que es una cosa recontra importante a la hora de tener tu proyecto. Se nota; a mí me gusta cuando voy a ver shows de artistas y eso. Como que lo re siento y digo qué lindo, qué lindo poder conectar con ese lado. Que el artista esté ahí se nota”, asegura.

Recital multitudinario

Lo que acaba de protagonizar la estrella de 24 años no es menor. La cifra de 300 mil personas que los realizadores del festival patagónico aseguran que se presentaron para ver cantar a la intérprete del hit Bar equipara al tamaño de dicho recital con el de otros brindados por íconos de la música local como “El Indio” Solari.

La diferencia: frente al recorrido de referentes de esa talla, Tini está por cumplir, en algunas semanas, tan solo 5 años desde el lanzamiento de su primer disco.

Tini Stoessel retoca su maquillaje al finalizar una prueba de sonido.

Tini Stoessel retoca su maquillaje al finalizar una prueba de sonido.

El festejo de semejante experiencia podría tener lugar dentro de casi un mes, el 21 de marzo, cuando la cantante celebre sus 25 en el Hipódromo de Palermo, en lo que será el comienzo de una serie de 5 shows -con 3 fechas agotadas hasta este momento- con una puesta inédita. Se trata del puntapié de lo que será, según el equipo que acompaña a la coautora del éxito Miénteme, un atareado 2022.

Dos años atrás, sin embargo, cuando en el 2020 la pandemia de coronavirus recién daba los primeros indicios de lo que sería una catástrofe, Tini se encontraba en la recta final de su “Quiero Volver Tour”. El inconveniente sanitario la obligó a cancelar así una presentación en Bélgica y otra en España.

Pero sería en Madrid, la última ciudad de la que se vio obligada a despedirse pre colapso global, donde en septiembre del año pasado presentaría como parte del Coca-Cola Music Experience la puesta que acaba de ver la luz por última vez en Córdoba y Neuquén.

Tini Stoessel se encontró con sus fans en el aeropuerto de Villa María, Córdoba.

Tini Stoessel se encontró con sus fans en el aeropuerto de Villa María, Córdoba.

Con la participación de artistas como Agustín Bernasconi y Maxi Espíndola, del dúo MYA, esos conciertos repasaron canciones incluidas en el último álbum de la cantante, TINI TINI TINI. En esa lista hay hits como Fresa, 22, Un beso en Madrid y Ella dice, a los que la propuesta agregaba lanzamientos más recientes, como 2:50 Remix y Maldita foto.

De todas maneras, ya superado el trauma pandémico, otros inconvenientes menos extraordinarios amenazan cada tanto el esmero consistente de Stoessel y su equipo.

Aprendiendo de los errores

“Siempre algo sucede. Porque claro, estás ahí en vivo y es imposible que todo salga perfectamente perfecto. Hay cosas que pueden salir mal. Y yo creo que esas cosas también te enseñan un montón, te hacen aprender mucho y crecer mucho, volverte cada vez más fuerte y también cada vez más profesional para saber resolver en el momento”.

“Han pasado cositas, por ejemplo en Villa María, y lo solucionamos ahí, como se pudo en el momento. La gente acompañó, el equipo acompañó recontra profesionalmente. Y obviamente que a veces uno cuando no salieron las cosas exactamente como las esperabas, hay un poco de angustia“.

Tini Stoessel junto a las bailarinas y los músicos que la acompañan en el escenario, justo antes de comenzar uno de sus conciertos.

Tini Stoessel junto a las bailarinas y los músicos que la acompañan en el escenario, justo antes de comenzar uno de sus conciertos.

“Pero en el total, cuando dejás todo como siempre hacemos y le damos tanto amor al show, yo creo que la gente siempre se queda con eso. Pero obviamente soy muy autoexigente y me encanta que las cosas salgan bien.”

Cómo sigue su periplo

Además de sus próximas fechas en el hipódromo porteño, Tini planea continuar dando conciertos en giras por Argentina, Latinoamérica y Europa. Todo será parte de su Tini Tour 2022, si la situación epidemiológica se lo permite.

En torno a esa meta, reconoce que a veces se vuelve complicado encontrar inspiración. “Son muchas visuales, son muchos cambios de vestuario, son distintas coreografías, son muchas canciones y algunas tienen beats parecidos, otras no. Hay que generar dinámicas, porque son muchas transiciones. Hay muchas cosas, entonces pensar en algo distinto o novedoso es complejo, pero es desafiante”.

Tini Stoessel se divierte hasta en su prueba de sonido previa al show que daría en el Festival de Peñas de Villa María.

Tini Stoessel se divierte hasta en su prueba de sonido previa al show que daría en el Festival de Peñas de Villa María.

“Y siento que a partir de que voy creciendo cada vez un poco más y voy entendiendo cada vez un poco más y voy haciendo cada vez un poco más, me voy nutriendo. Obviamente voy encontrando gente en el camino que me va nutriendo también de su talento y aprendizaje. Me encanta encontrar a personas con la que puedo conectar para hacer música y shows.”

Sumado a esas colaboraciones, la artista se alimenta a su vez de estímulos más mundanos. “Me pasan cosas locas. Justo tuve 40 minutos de descanso. Fui a almorzar a un lugar, escuché una reversión de una canción y dije ‘listo, yo quiero hacer un bloque así para mi show’. No te voy a decir hacia dónde lo llevé musicalmente, pero yo creo que la gente va a flashear. Y fue por estar en un restaurante”.

“Empecé a cantar, quedó la idea grabada en un audio y hoy es una locura cómo quedó. A veces me pasan esas cosas. De repente estoy en un boliche y escucho una mezcla que hicieron para un enganche de dos canciones. Y son las cuatro o cinco de la mañana, pero se me acaba de ocurrir una idea para la intro del show y grabo algo”.

Tini Stoessel se presentó frente a cerca de 300 mil personas el pasado 13 de febrero en la Fiesta de la Confluencia, en Neuquén.

Tini Stoessel se presentó frente a cerca de 300 mil personas el pasado 13 de febrero en la Fiesta de la Confluencia, en Neuquén.

“O viene una amiga y me dice ‘¿viste este videoclip?’. Y de repente digo ‘qué cool eso que está atrás de lo que está atrás de lo que está atrás’. Me inspiro mucho del día a día y consumo mucho show, muchos documentales de artistas que me inspiran. Y tengo grandes referentes también, la gente lo sabe.”

Con más o menos similitudes, el objetivo final siempre concluye en una foto recurrente: la de Tini Stoessel tomada de la mano de sus músicos y bailarinas antes de salir al escenario, pidiéndole a su dios que los cuide y que la gente disfrute, para luego salir a la cancha.

Así encaraba su prueba de sonido del último 12 de febrero, antes de presentarse frente a más de 10 mil personas, que al día siguiente se multiplicarían por 30.

 “Como me subo hace tanto tiempo ahí arriba, creo que en algún punto el escenario se siente como casa. Es como una sensación literalmente de hogar, no sé cómo explicarlo, pero sucede. Haya la gente que haya, no importa, hay una conexión. Estar ahí arriba y conectarme se siente como casa.”

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *