Un billete de lotería o una carta bomba: cómo era atender a Diego Maradona, según un médico que lo operó


En medio del misterio alrededor de la muerte de Diego Maradona, el traumatólogo Diego Eyharchet contó que lo llamó la Justicia para declarar. “Calculo que es normal y que van a llamar a declarar a cualquier persona que lo haya atendido alguna vez en la vida o en los últimos 10 años”, dijo quitándole peso a la citación. Más adelante añadió: “A mí no me consta que no haya estado atendido. Eso lo va a determinar la Justicia. Pienso que no podés tener un sanatorio en una casa, pero yo no fui a la casa, no vi lo que tenía ni vi el estado de salud”.

Sentado en el estudio de TV Nostra, el programa que conduce Jorge Rial por América, el médico recordó cómo comenzó todo. Según señaló, lo habían contactado -aproximadamente en junio de 2019- desde el entorno de Morla para que fuera a ver a Diego porque tenía una molestia en la rodilla y porque él ya había atendido a otras personas de su círculo. Así, llegó a operar al Diez y, sobre ello, declaró: “La cirugía de rodilla tendría que haberse hecho mucho antes”.

Eyharchet explicó que el suele hacer un seguimiento con sus pacientes, pero que, en el caso de Diego, tres meses después de la operación venía bien y no lo llamaron más. De esta manera, según aclaró, él no fue quien se encargó de la rehabilitación del futbolista, aunque no pudo precisar de quién fue esa decisión: “¿Por qué no me llamaron más? No lo sé”.

Entonces, el doctor dio su visión de cómo fue tratarlo. Coincidió con quienes dicen que es “como agarrar un fierro caliente” y justificó ese pensamiento al resaltar que “a Maradona no le podías decir que no”.

Para él, había dos Diegos: el que “transmitía luz” y el más oscuro. “Elijo quedarme con el de la luz, 100%”, dijo e, inmediatamente, destacó lo que significaba en su vida al decir que él se llama Diego en honor al futbolista. “Tenés que operarlo a Maradona con todo lo que representa: era un billete de lotería o una carta bomba para mí”.

Además, el especialista contó que en ninguna de las ocasiones en que lo vio sintió que no estaba lúcido y destacó que fue el propio Diego quien decidió operarse. “Me dijo que si lo sacaba caminando a los 15 días me daba un premio y, después, me regaló una camiseta firmada por él”.

El traumatólogo explicó que lo volvieron a contactar al año de la operación y que, cuando se reencontró, observó que Diego tenía movimientos más “robotizados”, cuestión que alertó. Para él, ese deterioro podría ser un efecto del aislamiento por el coronavirus.

En ese contexto, contó que Maradona manifestó que “no tenía ganas de ser atendido”, que lo echó dos veces de la casa y que, ante eso, Eyharchet le expresó que así no podía trabajar con él. “Le dije: ‘Cuando tengas ganas, me llamás”, recordó. Sobre este punto, destacó que él no puede precisar cómo estaba su salud mental porque esa no es su área, y fue más allá: “No viví con él el día a día. Apenas lo vi un año y en consultas médicas: 15 minutos”.

En esa época, conoció a Leopoldo Luque, a quien atribuyó una amistad con Diego. “Si era el médico de cabecera o no, yo no le pongo el mote. Eso lo va a determinar la Justicia”, dijo.

En relación con la muerte del Diez, al comienzo del programa, Rial mostró las más de 8000 fojas del expediente, que incluyen todas las declaraciones y donde -dijo- se especifica que padeció entre 7 y 10 horas de agonía. Además, el periodista contó que no se puede localizar a una de los once peritos del caso, por lo que podría demorarse el proceso del peritaje.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *