Todas las perlitas de la saga de Rocky, que llega completa a Netflix



Rocky es una de las películas inolvidables e icónicas para toda una generación. Fue el origen de una franquicia que ya tiene ocho capítulos: seis películas de Rocky y dos derivadas, Creed y Creed II. Este viernes 23 de octubre, estarán todas disponibles en Netflix: una buena oportunidad para repasar su historia y sus perlitas.

El gigante del streaming incorpora a su catálogo Rocky (1976), Rocky II (1979), Rocky III (1982), Rocky IV (1985), Rocky V (1990) y Rocky Balboa (2006). También los spin-off Creed (2015) y Creed II (2018).

Nadie quería a Stallone

Stallone en “Rocky”.

Sylvester Stallone quería ser actor, pero no lograba entrar en la industria. Con una parálisis facial de nacimiento, había sido rechazado como extra en El Padrino y, aunque había tenido una pequeña escena en Bananas, de Woody Allen, no conseguía trabajos importantes.

Incluso tuvo que hacer un papel modesto en una película porno para ganar algo de dinero.

El boxeo era su deporte favorito y ahí encontró la inspiración. El 24 de marzo de 1975 vio la pelea entre Chuck Wepner y el ya mítico Muhammad Ali. El retador era casi un desconocido que perdió por nocaut técnico en el último round, pero logró tirar al gran Alí en el noveno.

El verdadero Rocky

La actuación de Wepner, que terminó con la cara bañada en sangre, encendió la lamparita para Stallone, que se puso a escribir y en tres días tuvo listo el guión de Rocky, la historia de un boxeador italoamericano de los suburbios de Filadelfia que enfrenta al campeón mundial de los pesados.

Un hombre de origen humilde que tiene la oportunidad de darle un vuelco triunfal a su vida si pelea por el título contra el temible Apollo Creed.

Stallone vio el combate en un cine de Los Ángeles. “Quería escribir algo sobre cómo me sentía, pero mi historia no era muy comercial. Fui a ver esa pelea y algo hizo click. Dije: ‘Ese soy yo, así me siento’”, contaría en 1988, en una de las tantas veces en que reconoció la influencia de Wepner al momento de crear el personaje que lo convertiría en una celebridad.

“¡Rocky soy yo! ¡Stallone robó toda mi vida!”, dice Chuck Wepner, quien hace 40 años casi le gana una pelea al gran Muhammad Alí. Foto Adriana Groisman

La amistad entre Stallone y el verdadero Rocky

Para Rocky II, Stallone invitó a Wepner a una prueba con la idea de que interpretara a un entrenador llamado Chink Weber. “Pero arruiné la audición porque había estado de juerga durante dos días”, admitió Wepner. El personaje fue eliminado del guión, pero el nombre fue usado por Stallone para el presidiario que Sonny Landham interpretó una década después en Condena Brutal.

Chuck Wepner junto a Sylvester Stallone.

La relación entre ambos continuó. Cuando Wepner estuvo detenido por tráfico de drogas en la Prisión Estatal del Norte, en Newark, recibió la visita de Stallone, que estaba rodando Condena Brutal en ese complejo penitenciario.

El juicio

Volvieron a encontrarse en 1997, cuando Wepner se acercó al lugar en el que Stallone estaba filmando Copland junto a Robert De Niro, Harvey Keitel y Ray Liotta. Según contó Wepner, el trato fue cordial, pero ese día algo terminó de acomodarse en su cabeza. “Me sentí mal y me dije: ‘Soy un verdadero imbécil, este tipo usó mi nombre durante 20 años para promocionar la franquicia de Rocky. Estoy harto’”.

Así que en noviembre de 2003 demandó a Stallone ante la Corte Superior de Nueva Jersey por 15 millones de dólares por violaciones a lo que en los Estados Unidos se conoce como derechos de publicidad. Tras casi tres años de litigio, los abogados de ambas partes informaron a la Corte en agosto de 2006 que habían alcanzado un acuerdo privado cuya suma no fue revelada.

Sylvester Stallone en “Rocky” con Talia Shire.

Tres Oscar

Para la primera Rocky, a Stallone le costó encontrar productores. Terminaron dándole tan poco presupuesto (un millón de dólares) que todas las tomas en exteriores tuvieron que filmarse con luz natural, no había baños para los actores ni los asistentes y Stallone tuvo que usar de extras a integrantes de su familia.

La película se estrenó el 21 de noviembre de 1976 en Nueva York y fue un éxito rotundo. En 1977 ganó tres premios Oscar: mejor película (superando, entre otras, a Taxi Driver de Martin Scorsese), mejor dirección (John Avildsen) y mejor montaje (Scott Conrad y Richard Halsey).

Una escena de la primera “Rocky”.

Una franquicia millonaria

Rocky recaudó 225 millones de dólares en todo el mundo. En total, las ocho películas de la franquicia costaron un total de 204 millones y recaudaron 1.657 millones.

Michael B. Jordan y Sylvester Stallone en “Creed”.

Lundgren y su trompada asesina

Hay más perlas que cobran mayor brillo a medida que pasan los años. Como cuando en Rocky IV, durante la filmación de la pelea entre Iván Drago (Dolph Lundgren) y Apollo Creed (Carl Weathers), los actores se pelearon en serio por una trompada fuera de lugar.

Ivan Drago, golpeando a Rocky en la cuarta película de la saga.

Weathers se bajó del ring y quiso renunciar a la película. Stallone tuvo que mediar entre ambos y la filmación continuó cuatro días después. El propio Stallone contó que, cuando grabó una pelea con Dolph Lundgren, pensó que iba a morir debido a los golpes que recibió.

El himno de Rocky

La canción Gonna Fly Now, de Bill Conti, que se volvió emblemática por acompañar la escena en la que Rocky sube los escalones del Museo de Arte Contemporáneo de Filadelfia, fue elegida después de que Stallone no pudiera juntar la plata para comprar los derechos de la famosa Another One Bites the Dust, de Queen.

Imán turístico

Esa escena del final del entrenamiento de Rocky subiendo a toda velocidad las escaleras del museo ya forma parte de la historia del cine y de la cultura popular. Cada día, cientos de turistas corren a repetirla: trepan por esos 72 escalones y festejan con los brazos en alto cuando llegan a la entrada del museo.

La estatua de Rocky, delante de las escalinatas del Museo de Arte Contemporáneo de Filadelfia.

El Rocky steps, tal como se denomina el ritual, cosecha miles de videos caseros en YouTube y el alcalde de Filadelfia dijo que era uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Un argentino fue el primer rival de Rocky

En la franquicia no podía faltar un argentino: se trata del boxeador Pedro Lovell, que hizo del primer rival de Rocky Balboa en Rocky. Era Spider Rico, que es derrotado por KO en la primera escena de la película. “Tuviste suerte esta noche”, le advierte segundos más tarde Spider al Semental Italiano en el vestuario. Luego, el argentino volvería a la franquicia en Rocky Balboa, la última película, como amigo del protagonista.

Pedro Lovell, el primer rival de Rocky, en el afiche promocional de la pelea.

El legendario boxeador panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán aparece en Rocky II (filmada en 1979). Durán hace de sparring de Rocky, mientras el viejo Mickey (Burgess Meredith) le pide a su pupilo que se mueva más rápido.

Cuál es la Rocky preferida de Stallone

“Rocky Balboa” (2006)

Para sorpresa de todos, Stallone dijo que su película preferida de la franquicia es la sexta, Rocky Balboa (2006). “Debo decir que mi mejor personaje, por supuesto, es Rocky, pero la película que más me gusta y enorgullece es Rocky Balboa, simplemente porque nadie quería hacerla. Estuve sentado durante seis años tratando de filmar esa película y cuando salió, estuve muy feliz y orgulloso de todo”.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1