Toda una experiencia con clásicos de Disney en el Teatro Colón

Una experiencia integradora es Magia y sinfonía, que trae música y canciones de clásicos de Disney al Teatro Colón, en esta nueva coproducción entre ambos. Sin tanto despliegue como el Disney en concierto de febrero de 2019, pero con temas imbatibles y una Orquesta Estable del Teatro Colón vibrante, con la dirección musical de Thiago Tiberio, y la dirección de escena de Peter Macfarlane.

Todo arranca en el foyer, donde los chicos, muchos seguramente entrando por primera vez al Colón, se sacan fotos con muñecos gigantes de Hulk o Woody, por lo que se recomienda a los afortunados que ya sacaron sus entradas -están todas las funciones agotadas- llegar con tiempo al teatro.

Tras la apertura con Fantasmic! con Mickey y Minnie saludando, más La Cenicienta -se ve que la dejaron salir del castillo de Magic Kingdom- la Bella durmiente y Blancanieves, el show arranca con Nuestro huésped sea usted, de La Bella y la Bestia, que ya se había hecho en Disney en concierto  en 2019. No hay mucho espacio en el escenario para que los actores y cantantes se desplacen mientras se proyectan imágenes de la primera película animada de Disney candidata al Oscar principal.

La música de John Williams, compuesta para "Star Wars", suena con toda la bravura de la Orquesta Estable del Colón. Fotos Teatro Colón/ Disney

La música de John Williams, compuesta para “Star Wars”, suena con toda la bravura de la Orquesta Estable del Colón. Fotos Teatro Colón/ Disney

Sí hay tiempo suficiente para que los intérpretes cambien de vestuario y ataquen con Saber volver y Cuán lejos voy, ambas canciones de Moana y de Lin-Manuel Miranda (Hamilton).

El programa indica que la música de Piratas del Caribe es de Lin-Manuel Miranda, un error que seguro se subsanará en breve, porque la composición de Hans Zimmer, inclusive, se había escuchado en el Colón hace más de una década, cuando fue aquel memorable show con música de películas no solo de Disney.

"Moana", uno de los puntos altos del show.

“Moana”, uno de los puntos altos del show.

Por algún motivo a develar, nunca se verá el rostro de ningún actor de carne y hueso en la pantalla. Si no aparece Johnny Depp, en Avengers Endgame si vemos a Iron Man será en versión claramente animada. Lo mismo a la Capitana Marvel (no es de las bandas de sonido más populares de Marvel), que solo se la ve de espaldas, ni a Han Solo, Luke Skywalker ni la princesa Leia.

Entre Piratas del Caribe y el “combo” Marvel” están los dos temas elegidos de Frozen -un clásico que tiene un hit detrás de otro-, Finalmente y como nunca y el infaltable Libre soy.

A todo mapping. Hay dos temas de "Frozen" y uno de "Frozen 2".

A todo mapping. Hay dos temas de “Frozen” y uno de “Frozen 2”.

Y tras Marvel, y antes del intervalo, es el momento National Geographic, con un segmento de la Sinfonía para nuestro planeta mientras se proyectan imágenes de animales en estado natural, no en cautiverio. Un acierto: se mantiene, en bajo volumen, el sonido “ambiente” de la serie y se pueden escuchar a los animales.

Y se viene lo mejor

El arranque  de la segunda parte, con "Yo soy tu amigo fiel".

El arranque de la segunda parte, con “Yo soy tu amigo fiel”.

Pero el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas se desmiente ni bien no se levanta el telón, porque los instrumentos siempre estuvieron a la vista del público, sino cuando suena el primer acorde de Yo soy tu amigo fiel, y aparecen sobre el escenario Woody y Buzz Lightyear.

Es cierto que para arrancar tal vez hubiera sido más acorde hacerlo, ya que contaban con la orquesta, la fanfarria de Star Wars, de John Williams, lo que sucederá de inmediato cuando termine el “bloque Pixar”.

En total son 25 los que integran el reparto del espectáculo.

En total son 25 los que integran el reparto del espectáculo.

Pero volviendo al momento Pixar, al tema nominado al Oscar de Randy Newman le sigue el leitmotiv de Los Increíbles, sin nadie sobre el escenario que no sea la orquesta. Y luego, sí el momento más emotivo de toda la función.

Serán tres los temas de Coco, la joyita de Disney Pixar, y los dos primeros, interpretados por un niño cuyo nombre no se sabe porque en el programa que se escanea de una postal, cuidando el medio ambiente, no se especifica quién canta qué. Se escucha Un poco loco y El latido de mi corazón, la canción con que cerraba la película ganadora de dos Oscar, a mejor filme de animación y a mejor canción.

Cada tema o música tiene su proyección correspondiente en la pantalla montada en el escenario.

Cada tema o música tiene su proyección correspondiente en la pantalla montada en el escenario.

Y, claro, cómo como no iba a estar en el show Recuérdame, ese tema premiado por la Academia de Hollywood. Pero aquí se pierde una gran oportunidad, porque no se queda el niño a entonarla. La versión que toca la Orquesta no es la que en el filme canta Miguel, el niño, junto a Coco, su abuela, sino la de Ernesto de la Cruz. Nada, que hubiera sido un eclipse certero al corazón ver y escucharlo al niño del nombre desconocido, y no porque quien la canta haya estado mal. Para nada.

Y llega, como decíamos, el momento Star Wars. Y es aquí donde, sin distracciones, la magia del cine estalla a pleno en el Teatro Colón. Sobre la pantalla se proyectan imágenes de distintos momentos de la saga creada por George Lucas, la orquesta ataca con bravura la partitura del Tema principal y la gente que colma la sala explota, detona.

Emotividad. Un niño entona dos de los temas de "Coco".

Emotividad. Un niño entona dos de los temas de “Coco”.

Lo sigue The Mandalorian, la serie spin-off de Star Wars, con el tema compuesto por el sueco Ludwig Göransson (Oscar por la música de Pantera negra, compositor también de la de Tenet, de Christopher Nolan), y es otro punto alto de la velada.

El recurso del intempestivo ingreso de Darth Vader por el pasillo central de la platea y los stormtroopers irrumpiendo en tres palcos ya lo habíamos visto hace dos años cuando se presentó Star Wars. Una nueva esperanza – En concierto en el mismo teatro. Pero la pregunta es por qué en ese instante se escuchá la música grabada en vez de tocada por la Orquesta, que luego sí ejecutará la Marcha Imperial.

De "Enredados" se ven y escuchan dos temas.

De “Enredados” se ven y escuchan dos temas.

Para el cierre se vuelve a tres filmes de animación de Disney, con actores y cantantes y mapping en escena. Son dos temas de Enredados (Veo en ti la luz y Un sueño ideal), uno de la película animada más taquillera de la historia (Mucho más allá, de Frozen 2) y el gran final llega con Ciclo sin fin, de El Rey León.

Aquí pusieron toda la carne al asador, con el Coro de Niños del Teatro Colón incluido, pero el efecto no es tan ampuloso como tres años atrás, cuando se contaba con la presencia de “animales” sobre el escenario. Nadie puede pedir ni pretender que se acerque al esplendor del musical de Broadway sobre El Rey León, que las sucesivas crisis económicas impidieron que llegara a la Argentina. El recuerdo de febrero de 2019 está.

El gran final es con "Ciclo sin fin", de "El Rey León".

El gran final es con “Ciclo sin fin”, de “El Rey León”.

El tema lo canta Patricio Witis, figura del musical argentino que ya estuvo en el show de 2019, y es uno de los 25 actores y cantantes del reparto que incluye a Josefina Achaval, Paula Chohuy y Diego Bros.

Hay un bis, que no vamos a adelantar, poco antes de que todos, chicos y grandes, se marchen del Colón entonando la música de alguno de los clásicos que llegaron a escuchar.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *