Thelma Fardin, sobre la decisión de la justicia brasileña: “Me da fuerzas para lo que sigue”


El colectivo de Actrices Argentinas anunció el miércoles que el Ministerio Público fiscal de Brasil decidió investigar a Juan Darthés por abuso sexual agravado contra Thelma Fardin, tras la denuncia penal radicada por la actriz en Nicaragua y luego de haber evaluado las pruebas contra el actor. Este sábado, la actriz brindó una entrevista en la que explicó el recorrido de la causa y aseguró que esta nueva decisión le “da fuerzas para lo que sigue”.

En diálogo con Catalina Dlugi, en su ciclo radial Agarrate Catalina, la actriz expresó: “Es muy fuerte el recorrido que estamos haciendo a nivel legal con esta causa, más allá de todo lo que sabemos que pasó a nivel social. Para mí es muy contundente tener tanto apoyo de diferentes instituciones”.

A su vez, indicó que a pesar de ser considerado un caso testigo, no todas las denuncias por abuso y violación corren con la misma suerte. “Cuando uno mira las estadísticas, lamentablemente solo el 1% de las denuncias llega a un juicio con condena y sentencia firme. Entonces, es muy complejo, en ese panorama, pensar que una va a hacer un recorrido como el que está haciendo esta causa. Comenzamos con la organización colectiva con Actrices Argentinas como reflejo de lo que estaba ocurriendo con el movimiento de mujeres. Y, de pronto, sentir que eso se escuchó y Amnistía Internacional toma este caso como un caso testigo, es fuerte, contundente, y da mucha fuerzas para lo que sigue”, explicó.

Con respecto al alcance que tuvo y tiene su caso en la sociedad, indicó: “Algo sucedió esa noche, al vernos a todas arriba del escenario y al escucharme contar mi historia. Más allá de lo que todos sabemos que provocó a nivel social -a mí me llegaron muchos mensajes y fue un tema de conversación en esos meses-, en 24 horas aumentaron un 1200% las llamadas al 144 contando historias. Ese es un ejemplo muy claro de que desde la organización social prendió hacia arriba y las instituciones tuvieron que hacerse cargo”.

Cuando Dlugi le pidió que hiciera un repaso sobre las distintas instancias que atravesó la causa, Fardin recordó: “Lo primero que hice fue tomarme un avión y hacer la denuncia penal en Nicaragua, porque las denuncias se hacen en el territorio en el que se cometió el delito. Después, hicimos la visibilización, porque para mí era muy importante comenzar antes el recorrido legal. Yo podía hacerlo, pero hay muchas mujeres que no pueden porque sus causas están prescriptas. Al yo tener la posibilidad, para mí era importante hacer uso de esa herramienta, con todo lo que significó para mí tomarme un avión y hacer una denuncia de esa índole, someterme a pericias, tan lejos de mi casa, de mi familia, de mis amigos”.

“Después, el Ministerio Público Fiscal de la Argentina colaboró en la producción de pruebas, a través de tratados internacionales porque consideraron que había un caso contundente. Brasil es el tercer país que toma cartas en el asunto por motu proprio. Lo acusa sin que yo me presente, porque considera que cuando llega la información de que se está haciendo el pedido de extradición, como eso puede demorar porque es un proceso largo a través de cancillería, no quieren que prescriba la causa, y evaluando toda la prueba producida, consideran que no pueden tener a una persona acusada, con un pedido de captura de Interpol, prófugo de la justicia, y no hacer nada. Entonces, toman la decisión ellos de acusarlo”, continuó.

La actriz rememoró, también, como vivió el tiempo transcurrido entre el hecho y el momento en el que decidió hacer la denuncia. “Mi vida era gris. Más allá de que yo intentaba continuar con mi vida y seguir adelante, detrás de mi carrera y de mis deseos, incluso desde mi terapia no llegábamos a comprender qué era eso que estaba roto y que era tan difícil rearmar para salir adelante. Había todo el tiempo como un peso, una mochila, una tristeza”, señaló.

“Cuando el movimiento de mujeres en Argentina empieza a organizarse y a decir ‘Ni una menos’, ‘No nos callamos más’, me despertó y me hizo tomar consciencia de lo que había vivido, del nivel de violencia al que había sido sometida, porque tu cerebro tiene ese mecanismo para preservarte, que es como un bloqueo, pero eso sale en otras áreas de la vida y una no puede terminar de comprender qué sucede. Y cuando lo ponés en su lugar y le ponés nombre a la violencia y contexto al hecho, y más todavía cuando lográs sentir la contención de tus compañeras, de tus amistades, hay algo ahí que se rearma y las cosas empiezan a estar en su lugar. A pesar de que es agotador el proceso, ya no sentís que hay algo que se está alimentando de vos por dentro. Al estar afuera, dejás de cargar ese peso vos sola. Se hace mucho más llevadero, más allá de que eso sigue siendo parte de tu historia. Más allá de todos los costos que tiene haber hablado, sigue siendo mucho menor que el costo de callar“, continuó.

La denuncia presentada por la actriz contra Darthés, por haberla violado en una gira de Patito Feo por Nicaragua, cuando ella tenía 16 años, se produjo tiempo después de que sus colegas Calu Rivero, Natalia Juncos y Anita Co acusaran mediáticamente al actor de acoso y abuso sexual. El contraataque del protagonista de Simona fue llevar a Rivero y a Co a la Justicia. Esa decisión del actor fue determinante para que Fardin decidiera hablar. “Para mí fue muy fuerte ver a Calu siendo llevada a la Justicia, sabiendo yo que esta persona era capaz de cualquier cosa. Y también a Anita Co. Fue terrible para mí ver como la bastardeaban a Calu, escuchar lo que decían de ella”, contó este sábado.

Y recordó: “Calu todavía tiene que pagar abogados para defenderse a nivel civil, a pesar de que él tiene un pedido de captura internacional. Es una cosa que desde el sentido común cuesta mucho comprender: la causa sigue y es ella la que está sentada en el banquillo de los acusados. Una situación violenta y de revictimización que no se puede creer”.

LA NACIONMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *