The Rolling Stones al desnudo: Ronnie Wood contó cómo Keith Richards se burlaba de él



Para nadie es novedad que en el ranking de las bandas que más experimentaron con los excesos en el universo del rock y siguen en pie para contarlo, The Rolling Stones está destinada a ocupar el escalón más alto del podio.

Desde sus mismísimos comienzos, los chicos malos del rock se las arreglaron para instalar en el imaginario popular una imagen que más de cinco décadas después sigue teniendo a la tríada alcohol / drogas / sexo como tres elementos esenciales.

Una postal que ni siquiera el paso de los años, ni la condición de abuelos de los integrantes del grupo, ni los distintos episodios que sufrieron algunos de ellos en cuestiones de salud, ni tampoco las declaraciones salidas de sus propias bocas logran desdibujar.

Ronnie Wood, una vida de excesos, que desde hace una década se mantiene a salvo de las tentaciones. (Foto: AP Photo/Enric Mart)

Pero lo cierto es que hace rato que para Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood, los “excesos” pasaron a ser más parte de un riquísimo anecdotario que encuentra su punto cumbre en, LIfe, la autobiografía de Richards, que cuestiones que se conjuguen en presente.

Sin embargo, llegar a este punto no fue sólo una cuestión de tiempo, y el proceso no fue igual de simple para los cuatro. En ese sentido, quien peor parece haberla pasado es el bueno de Ron Wood, el benjamín del grupo, que acaba de revelar a la revista Mojo, según consignó el sitio Music-News, lo dificil que se le hizo abandonar algunos malos hábitos.

Pero lo llamativo es que, tal cual lo contó el guitarrista, de 72 años, las dificultades no sólo estuvieron relacionadas con sus propios demonios, empeñados en impedir que se mantuviera a resguardo de las tentaciones menos saludables, sino también con una suerte de bullying que Keith Richards se encargó de hacerle sufrir durante su primer intento de “limpieza”, en 2005.

Una dupla inoxidable. El tándem Wood/Richards sigue funcionando a la perfección, pero no todo fueron rosas a lo largo de su historia. (Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini)

“Recuerdo la primera vez que salí ‘limpio’ al escenario. Fue en un club en Canadá, en el comienzo del tour (el 10 de agosto, en el Phoenix Concert Theatre, ante una audiencia de 1.000 personas, a 10 dólares la entrada). Yo estaba así (aterrorizado), y Mick me susurraba: ‘Está todo bien, vos podés. No te preocupes”, detalló el guitarrista.

La contracara de la situación, según completó Wood, estuvo personalizada por el inefable Richards, que lo trató de “flojo”, por su intento de dejar atrás sus adicciones. “Keith venía y me decía: ‘¡La rehab es para los que no se la bancan!’, tratando de hacerme sentir que yo era débil”, recordó.

No obstante, Wood explicó que la cosa no es tan así como lo planteaba su compañero de banda: “Se necesita mucha fuerza para lograrlo, si querés hacerlo, porque no hay garantías”. Y detalló el mal momento que atravesó cuando durante una rehabilitación posterior, en 2009, le sacaron de su lado a quien era su “consejero”. “Fue como si me hubieran quitado el piso”, graficó.

Mirá también

Fue precisamente esa “decepción” la que ayudó a Wood a tomar la decisión de hacerlo por sí mismo, en vez de volver a recurrir a una nueva instancia de “rehab”. “A veces te preguntás si ellos no quieren que vuelvas a tomar… Es mucho dinero para ellos. ¿No será que quieren que te caigas de nuevo del vagón y tengas que regresar, pagándoles nuevamente un montón de plata”, disparó.

Y ante semejante interrogante, Ronnie decidió ir por las suyas. “Dejé la ‘rehab’ y lo hice por mis propios medios. Lo logré en 90 días, y no necesité del lugar de rehabilitación”, concluyó el músico, que días atrás anticipó que podría haber un nuevo álbum de The Rolling Stones en 2020.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *