The Good Karma Hospital, un drama médico diferente que se ocupa de las urgencias de la India

Integra el pelotón temático, bien podría estar en un ránking de los diez más exitosos, pero no es un drama médico más. Tampoco el mejor. Mucho menos, el peor. The Good Karma Hospital habla de lo que se habla en Grey’s Anatomy, en The Good Doctor o en Chicago Med, pero lo hace desde otro lugar. Y ese otro lugar es tanto conceptual como geográfico.

Y ahí radica parte de la diferencia. Producción de ITV, una de las mejoras usinas británicas a la hora de construir ficción, la serie ya tiene sus cuatro temporadas disponibles en Acorn TV. Si bien en la Argentina ya se la ha podido ver alguna vez por señales como TNT, ahora está completa en esa plataforma de streaming.

Más allá de que la producción y gran parte de su elenco pertenecen a Inglaterra y países vecinos, la historia transcurre en el un pueblito costero del sur de la India. Y el lugar, en este relato creado por Dan Sefton, que además de guionista es médico (y entonces corre con ventaja a la hora de escribir la receta narrativa), tiene un rol protagónico.

La reconocida actriz Amanda Redman compone a la jefa del hospital, la doctora Lydia Fonseca.

La reconocida actriz Amanda Redman compone a la jefa del hospital, la doctora Lydia Fonseca.

La trama arranca con un disparador emocional: la necesidad de reinventarse, personal y profesionalmente, de la doctora Rubi Walker, que tras una crisis de pareja decide dejar Inglaterra para probarse en el centro de salud Good Karma, en medio de una supuesta nada. Allá va, con su estetoscopio, sus ganas de correr límites y sanar. Sabe adónde va, pero de todos modos está empecinada en imaginar un paraíso.

Rápidamente toma noción del punto del mapa elegido, con sus calores, sus carencias, sus dificultades, su precariedad, pero, al mismo tiempo, descubre que todo eso puede formar parte del desafío de poder crecer lejos de la vieja comodidad conocida.

En su llegada al hospital en el que faltan cosas pero sobra voluntad médica, Rubi se topa con la doctora Lydia Fonseca, jefa del lugar, una mujer de las que no callan. Su lema es que no hay tiempo y hay que evitar los espacios de tibieza. No es traumatóloga, pero es de las que van al hueso. Y recibe a la joven doctora Walker con un baño de realidad.

En ese delicioso contrapunto de personajes, las actuaciones de Amanda Redman, en la piel de la médica experimentada, y de la nepalí Amrita Acharya (fue Irri en el arranque de Game of Thrones) toman la delantera entre los puntos más fuertes de esta serie médica de 24 episodios, estrenada en Europa en 2017.

Cada episodio, condimentado por los bonitos paisajes de la India, la tierra colorada, los remolinos de polvo y la sorpresiva aparición de animales por todos los rincones, pone la mira en los pacientes (muchos turistas) que llegan al Karma pidiendo auxilio. Y los casos de cada episodio toman las riendas del relato, en medio de lo que le va sucediendo a los personajes puertas afueras del hospital.

De "Game of Thrones" a "The Good Karma Hospital", el camino de la nepalí Amrita Acharya.

De “Game of Thrones” a “The Good Karma Hospital”, el camino de la nepalí Amrita Acharya.

La diferencia con el resto series médicas está puesta en la dificultad operativa (las atenciones domiciliarias reflejan la complejidad de los traslados a zonas inhóspitas) y en el ingenio y el oficio por dar respuestas. En las dos primeras temporadas, eso se convierte en un imán. Hacia la tercera y la cuarta, la repetición de la fórmula amenaza con volverse un mal crónico.

Ficha

Calificación: Buena

Drama médico Protagonistas: Amanda Redman y Amrita Acharya Creador: Dan Sefton Director: Bill Eagles Emisión: Cuatro temporadas, completas, en Acorn TV.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *