teatro y una serie para Disney

Después de dos años sin hacer televisión y con una obra teatral interrumpida por la pandemia, Emilia Mazer está de nuevo en el ruedo, con dos proyectos. Todos los fines de semana, forma parte de Quince días para hablar de amor, en el teatro Regina y, además, graba una serie para Disney+.

Entusiasmada, cuenta que Quince días… es una historia de amor, aunque no se trate exactamente de una comedia romántica. En la obra, escrita por Víctor Winer y dirigida por Mariano Dossena, ella es Agustina, la esposa de un autor de libros de autoayuda que, al atravesar una crisis existencial, relega en su esposa la tarea de escribir.

“En realidad, ella es una mujer que, hasta ese momento, está como a un costado, pero, empujada por las circunstancias, decide hacerse cargo y pasa al frente”, cuenta la actriz. En el escenario comparte elenco con Fabio Di Tomaso, Gonzalo Urtizberea, Esteban Prol y Edda Bustamante.

Emilia Mazer junto a Gonzalo Urtizberea, Fabio DI Tomaso, Esteban Prol y Edda Bustamante.

Emilia Mazer junto a Gonzalo Urtizberea, Fabio DI Tomaso, Esteban Prol y Edda Bustamante.

“Con esta situación, todos los personajes terminan interpelados por el amor, igual que el público”, dice. Ambientada en la década del ’70, la obra aprovecha esa época para retratar cierta ingenuidad ya perdida. “Hoy pasan otras cosas, sin embargo es interesante esa vuelta de tuerca que propone la obra para rescatar lo más genuino y cercano del sentimiento”, asegura Mazer.

Luego de estos últimos dos años donde todavía, las consecuencias de la pandemia están a flor de piel, Quince días… trae una mirada muy directa sobre algo tan fundamental para la supervivencia. “La obra explica, con sencillez, qué pasa cuando nos alejamos de los sentimientos y ponemos todo en la cabeza. Por eso es tan importante poder hablar de amor ahora, es lo que nos sostiene”.

Entre los hisopados semanales que imponen los protocolos de cada trabajo, las funciones y las grabaciones de la serie para el streaming de Disney+ de la que, por ahora no puede adelantar detalles, Mazer intenta recuperar cierta rutina. “Las cosas se normalizan por un lado, pero, por otro lado, salís al mundo con nuevas reglas y es un poco estresante”, asegura.

Emilia Mazer sigue dando clases de actuación su escuela, El Aleph.

Emilia Mazer sigue dando clases de actuación su escuela, El Aleph.

Lejos de quejarse por la situación, la actriz reflexiona. “Está bueno tener laburo, aunque todo lo de alrededor se complique. El año pasado, cuando no se podía hacer nada, pensé: ‘¿Y ahora qué va a pasar?‘. Pero entonces lo más importante era no contagiarse para no morirte”, cuenta.

La vida en pandemia

Emilia habla de cómo se reordenaron sus prioridades en esta etapa de su vida. “El mundo siguió andando, pero sin urgencias. Uno debería poder volver a lo de antes, pero sin tanto estrés”, asegura. Durante las restricciones, la actriz siguió dando clases, como lo viene haciendo hace muchos años, en su propia escuela, El Aleph. 

“Me parece importante acotar el espacio y el tiempo para uno mismo y darles lugar a los imprevistos”, dice. Así vivió el encierro el año pasado, brindándole espacio a los imprevistos.”Me gustaría recuperar cierto margen de tolerancia que se achicó para volver, por ejemplo, a las charlas, aunque sea a la distancia”.

Con respecto a su actividad de docente teatral, que alterna con sus otros proyectos, Mazer asegura que aprendió a separar el trabajo, propiamente dicho, de la necesidad. Y para eso sumó, además de la actuación, otras herramientas, como la meditación y el yoga que, según explica, “son tan importantes para el oficio de actuar como para la vida misma”. 

Quince días para hablar de amor se presenta en el Regina, Av. Santa Fe 1235 con funciones: viernes, sábados y domingos, a las 19.30 y a las 21.30.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *