Taylor Swift confesó su lucha contra los trastornos alimenticios



Después de lanzarse como actriz en la película Cats, Taylor Swift estrenó un documental donde habla de temas sumamente personales y que siempre había preferido mantener en secreto. En Taylor Swift: Miss Americana confiesa que sufrió severos problemas de alimentación.

El filme de 85 minutos debutó en el Festival de Cine de Sundance el 23 de enero y el 31 de este mes se podrá ver en Netflix.

La artista de 30 años dijo que su conflicto comenzó con los paparazzis: “Se publicaban fotos mías en la que parecía que mi panza era demasiado grande, la gente comentaba que me veía embarazada… y eso desencadenó que dejara de comer”, explicó la intérprete.

La situación le provocó grandes problemas de salud y afectó a sus shows. “Me moría de hambre hasta el punto de sentir que podría desmayarme durante las presentaciones en vivo”, dijo la cantante y agregó: “Ahora, me doy cuenta, de que si como tengo energía, me hago más fuerte, puedo hacer todos estos conciertos y no me siento nerviosa”.

Taylor Swift habló su desorden alimenticio. Foto: Valerie Macon / AFP.

Además, confesó que evita mirar fotos en las que aparece y ahora combate el impulso de ser crítica con su cuerpo, porque le parece mejor parecer gorda a enfermarse. 

“Siempre hay algún estándar de belleza que no estás cumpliendo. Porque si eres lo suficientemente delgado, entonces no tienes ese trasero que todos quieren, pero si tienes suficiente peso como para tener un trasero, entonces tu estómago no es lo suficientemente plano. Todo es jodidamente imposible “, dijo Swift en la película dirigida por Lana Wilson.

En una entrevista con Variety dijo que no estaba segura de tocar este tema en el documental: “No sabía si me iba a sentir cómoda hablando de mi cuerpo y hablando de las cosas por las que he pasado en términos de lo poco saludable que fueron”.

Taylor Swift confesó que comía tan poco que sentía que podía desmayarse durante sus shows.Foto: Johannes Eisele / AFP.

Pero la intérprete de The Man no dudó a la hora de profundizar sobre su trastorno alimenticio. “Mi relación con la comida era exactamente la misma psicología que aplicaba a todo lo demás en mi vida. Si me dieron una palmada en la cabeza, lo registré como bueno. Si me dieron un castigo, lo registré como malo “.

Mirá también

Recordó recibir elogios por encajar en los tamaños deseados en sesiones de fotos: “Y lo vi como una palmada en la cabeza. Lo registrás suficientes veces, y comienzas a acomodar todo hacia la alabanza y el castigo, incluido tu propio cuerpo ”.

Mirá también

Swift citó a la activista y actriz Jameela Jamil como una influencia en su recuperación: “juro que en la forma que ella habla es como una letra, y se me atasca en la cabeza y me tranquiliza”.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *