“Son los que tienen más protocolo”: cómo fue ir al cine el último día antes de que cierren las salas


Cuando a las cero horas de mañana entren en vigencia las medidas sanitarias anunciadas anoche por el presidente Alberto Fernández, quedarán suspendidas por dos semanas las “actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas en lugares cerrados” en los principales centros urbanos del país, por lo que hoy funcionarán por última vez este mes las salas de cine y los teatros.

Ese motivo llevó a que algunas personas se acercaran al Cinépolis Recoleta esta tarde para disfrutar de la pantalla grande. Tal fue el caso de Ludmila, que acompañó a su novio Matías a ver el gran estreno de esta semana, Mortal Kombat, para no desperdiciar las entradas que contempla su suscripción mensual. “Las teníamos que usar sí o sí hoy, así que aprovechamos que no trabajábamos”, le señaló a LA NACION la joven de 28 años, quien indicó que el cine es una de las pocas actividades en espacios cerrados que realizan ambos. En cada una de sus visitas desde que reabrieron las salas en febrero pasado, Ludmila constató que el protocolo sanitario estaba siendo aplicado de forma correcta: “No es que estaba todo lleno, además venían a controlar que la gente se dejara puesto el tapabocas”. Por otro lado, expresó su preocupación por los empleados del rubro: “Me da pena porque detrás de todo esto hay gente que precisa trabajar”.

Ludmila y Matías asistieron esta tarde a una función de Mortal Kombat en el Cinépolis RecoletaFabian Marelli – La Nacion

Ayelén, quien trabaja en el complejo desde hace dos años, es una de ellas. Durante el primer período de aislamiento, comenzó un pequeño emprendimiento gastronómico para mantenerse activa y hoy siente “preocupación” ante la posibilidad de que las nuevas restricciones se extiendan más allá del período previsto actualmente. “Es una incógnita enorme qué va a suceder”, declaró al respecto el gerente comercial de la cadena, Diego Bachiller. Si bien dijo que el mes pasado se vendieron un 25% de entradas en comparación con marzo de 2020, sostuvo que ese desempeño fue “mejor de lo esperado”, sobre todo tomando en cuenta lo que ocurrió en otros países. Luego, expresó su frustración por las medidas: “Es inentendible que no tomemos en cuenta el aprendizaje que hicimos durante el encierro. Acá es muy baja la posibilidad de contagio y la gente se va a seguir juntando en sus casas sin ningún tipo de control”.

El público aprovechó el último día de cines abiertos en el AMBAFabian Marelli – La Nacion

Entre los espectadores, había descontento pero también resignación y rechazo total. “Es un bajón, pero hay que cuidarse”, dijo una joven que prefirió no dar su nombre, quien se declaró “fanática del cine”. “Estoy indingada -sentenció, en cambio, Beatriz-. Los cines y los teatros son los que tienen más protocolo”, justificó esta última, mientras ingresaba a ver En guerra con mi abuelo, otro de los estrenos del día. Celeste, quien asistió a la misma función en compañía de sus hijos y los de su pareja, corroboró esa apreciación : “No hay casi nadie [en las salas] y está todo súpercuidado”.

Celeste presenció el estreno de En guerra con mi abuelo junto a sus hijos e hijastrosFabian Marelli – La NacionConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *