Soledad Silveyra y Claudia Fontán vuelven a la TV sin personaje ni guión



Se las puede ver actuando, claro. En Monzón o Quiero llenarme de ti a una, y en Vientos de agua a la otra, entre muchas producciones que el streaming ofrece en estos tiempos de pandemia. Con la actividad frenada, los actores están obligados a dejar la máscara -mas no la mascarilla- a un costado. No son los únicos, pero el suyo es uno de los sectores más afectados en esta crisis sanitaria. Y económica. En medio de la reinvención, Soledad Silveyra y Claudia Fontán, dos de las mejores a la hora de contar historias, cambian ficción por realidad.

Desde este lunes 24, integrarán el quinteto de las Mujeres de Eltrece -junto a Teté Coustarot, Roxy Vázquez y Jimena Grandinetti-, que debutará a las 14.30, por El Trece, en un magazine producido por Marcelo Tinelli.

Sin guión ni personajes, saldrán a la cancha con su nombre verdadero en la espalda. Y este puntapié temático se sostiene en que cada una, a cuento de preguntas diferentes, se refugiaron en el fútbol para pincelar una situación: Solita está devorando la serie de Flow sobre Marcelo Bielsa (el DT argentino que ahora dirige al Leeds United, de Inglaterra) y estudiando sus mejores frases para comprender el concepto de “jugar en equipo”, y la Gunda entiende que “si tenés un (Lionel) Messi al lado todo sale mejor”.

Dadas las restricciones y los cuidados, las entrevistas se hicieron por teléfono, pero las dos se las ingeniaron para acortar las distancias y hacer de las charlas un punto de encuentro.

No será este magazine de actualidad el primer programa que las reúna en los carteles: en 2005 trabajaron juntas en Amor en custodia, la tira de Silveyra y Osvaldo Laport que emitió Telefe, y en la que Fontán tuvo un paso corto. Pero inolvidable para ambas.

La segunda baldosa de ese camino no será precisamente una ficción, pero la versatilidad que comparten y varias postales del pasado en distintos formatos (Gran hermano y Utilísima para Solita e Infómanas y Trocca alla Fontán para Claudia) las llevan ahora a reencontrarse en la conducción.

En principio, el ciclo propone que cada una de las cinco lleve las riendas una vez por semana, pero con las otras cuatro, siempre, en diferentes espacios de esa casa virtual, con living, cocina, rincones para el juego, la entrevistas, la tertulia.

Durante la primera semana, Roxy Vázquez participará vía Zoom desde su hogar, dado que tiene coronavirus. Apenas su test dio positivo de Covid-19, Silveyra se hisopó, por la cercanía física que habían tenido en una reunión. Dio negativo.

De los miedos, de los desafíos, del fútbol, las reinvenciones y de la vida, toda, hablan Solita y la Gunda, con más cercanía conceptual que física, en un viaje de diez paradas.

Silveyra está estudiando el estilo de Marcelo Bielsa. Tiene un cuaderno con sus mejores frases. Foto Jorge Luengo

1) La cuarentena & los hijos

Silveyra: Tuve le privilegio de pasar los primeros 77 días de aislamiento social en la casa de mi hijo mayor, Baltazar. El 18 de marzo me dijo ‘Vieja venite para acá, porque se va a declarar la cuarentena, seguramente’. Así que el jueves agarré mi auto y me fui para allá, para estar también en el cumple de 12 de mi nieta mayor, Inés. Viví una experiencia gloriosa, con una familia con cinco componentes: mi hijo, mi nuera, mis dos nietas y la hermana mayor de mis nietas, Justina. Organizamos las tareas de la casa, fue un trabajo de todos, porque se trataba de una energía nueva que entraba al hogar.

-¿Y qué rol cumpliste, el de la visita?

-Silveyra: No, para nada. Me arremangué a lo Silveyra. Volví a hacer las tareas de la casa, volví a cocinar, a barrer, a ordenar. Yo me ocupaba de la planta alta. Mi nuera hizo un organigrama con lo que tenía que hacer cada uno. Yo tomo esos días como un gran gesto de cuidado de Balta que me hizo muy bien. Venía estudiando la pandemia, fijándome lo que pasaba en el mundo, tratando de ver cómo íbamos a sobrellevar esto en esta patria con tanta pobreza. Así que me fui para allá sabiendo que venía para largo, tal vez no tan largo. Pude ver crecer a mis nietas, dormía con Clarita, la menor, siempre estuve muy contenida. Lo mejor de esa etapa fue que mi hijo me descubrió en una situación de emergencia. Y fue muy hermoso lo que pasó con ese vínculo.

-¿Tenías tu espacio?

Silveyra: Agarré el cuarto de Verito, que es la señora que cuida a las chicas, y lo tomé tipo de estudio y de camarín, me compré auriculares para no jorobar… Estaba todo el tiempo estudiando lo que pasaba con el coronavirus en los otros países. Me hizo mucho bien ver que no me mandaba ninguna macana, que el grupo familiar decía ‘Qué bien Tatita, qué bien mamá, que bien la suegra’… Siempre estuve acostumbrada a vivir sola, a manejar mis tiempos. Y me fui de esa casa llorando de emoción y todos despidiéndome con mucho amor.

-¿Y por qué te fuiste?

Silveyra: Porque llegó un momento en el que sentí que ya era tiempo de irse, por ellos y por mí, de volver a mi cuarto, a mis cosas. Y quería dejar a esa hermosa familia tranquila, que me contuvo tanto.

-Cuando llegaste a tu casa, ¿qué fue lo primero que hiciste?

Silveyra: Intentar adelgazar. Porque mi nuera es una cocinera maravillosa. Romina es una de las mujeres más completas que he conocido en mi vida. Es la hija que no tuve.

Claudia Fontán ya condujo varios programas. En este regreso sumará sus dotes para la cocina. Foto Jorge Luengo

-¿Y cómo va tu cuarentena?

Fontán: La llevo bastante bien, yéndome de casa sólo para ir a la radio (conduce No está todo dicho, junto a Guido Kaczka en La 100, de 9 a 13). Soy una persona que, en general, sale muy poco, tengo una nena de 15 años. Bueno, nena… ‘Mamá, no soy un bebé’, me dice Antonia, pero yo la veo chiquita. Estos años antes de los 18 los quiero disfrutar. Con el tema del aislamiento social compartimos mucho tiempo y la pasamos súper bien. No tengo una vida muy distinta la anterior.

-¿Qué planes tenías para agosto de 2020?

Fontán: Es que casi no llegué a tener planes, porque las cosas que se venían hablando para hacer durante el año quedaron stand by desde el verano y ahora los procesos de producción son aleatorios, no es que hay temporada alta en marzo… Yo siempre estoy esperando que venga un nuevo trabajo, en cualquier época del año.

2) La actriz & la conductora

Fontán: A mí me encanta trabajar y trabajo de lo que me gusta, y en general es con gente que quiero. Me llamaron para esto y no lo dudé, dije que sí al toque. Canal 13 es donde más trabajé toda mi vida… Es mi canal, de alguna manera. Me siento muy cómoda, les tengo mucho cariño a Adrián (Suar) y a (Pablo) Codevilla. Tenemos mucha historia juntos, muchos amigos en común.

-Y acá apostaron al rescate de la conductora…

Fontán: Pensá que con La Negra (Elizabeth Vernaci) empezamos a hacer Infómanas, en el ’97, en el Canal de la mujer. Me acuerdo que parodiábamos con onda a Utilísima porque veíamos mucho esos programas. Me fascinan los proyectos de mujeres para mujeres, me lo vi casi todos, de Buenas tardes, mucho gusto para acá…

-¿Entonces debés haber visto a Solita conduciendo en Utilísima?

Fontán: Pero por supuesto, y a Teté en Siglo XX Cambalache. Me gustan los femeninos, fui fan de 20 mujeres, por ejemplo.

-Para vos, Solita, la conducción es un terreno más transitado. ¿no?

Silveyra: Sí, pero una cosa es conducir Gran hermano y otra cosa es estar en el jurado del Bailando, con un conductor que lleva todo, el ritmo, el contenido, no se le escapa nada. Cuando el Chato (Prada) me ofreció este proyecto le pedí 24 ó 48 horas, porque me estoy cuidando como loca. A medida que pasaba el día, mi cabeza empezaba ya a pensar historias. Y una cosa que me quedó muy claro, y que también me probó en mi ego, es que nunca peleé la conducción. Esto tiene que ser entre todas, tenemos que ser un equipo. Eso no hay que perderlo y me gustó eso de mí, de comprobar que mi ego está domado.

3) Lo que la cuarentena me enseñó

Silveyra: Esta pandemia me sirvió muchísimo para meterme dentro de mí misma, fue un gran ejercicio. Los actores, de alguna manera, siempre vivimos con miedo y miedo es una palabra que quiero desterrar de mi vocabulario. Que si nos llaman, que si no nos llaman, que si estamos bien, que si no estamos bien. Yo soy bastante autogestionadora. Siempre hay una incertidumbre… Imaginate que todavía no se sabe cuándo arranca Broadway.

-Gunda, ¿vos aprendiste o descubriste algo en este tiempo?

Fontán: Yo aprendí a abrir mi cocina en un medio que usaba sólo para agradecimiento o para compartir una foto. Ésa era mi relación con Instagram. Y ahora aprendí a cocinar por las redes y estoy fascinada. Interactuás permanentemente con la gente, yo contesto todo, te juro, todo. Qué cuanto de horno, que sus hijos, que el batido, hay un idea y vuelta muy interesante, de mucha cercanía.

Claudia Fontán en su casa, desde donde comparte sus recetas por Instagram.

4) Locas por el fútbol

Fontán: Desde que hicimos las cuatro temporadas de Trocca alla Fontán, en Elgourmet, la cocina es un lugar en el que me siento cómoda. Pero no hubiera podido hacerlo sin Fernando (Trocca es uno de los mejores chefs argentinos). Siempre me apoyo en los compañeros… Infómanas sin La Negra no hubiera sido posible para mí, o Buenos muchachos sin Jorge Guinzburg. Siempre trato de trabajar con el otro. Ésa es mi premisa.

-Como lo hiciste en “Signos”, que te tocó tu primer protagónico de televisión con Julio Chávez.

Fontán: Si vos tenés un Messi en el equipo todo sale mejor.

-Y en esa cancha hipotética, ¿vos qué jugador serías?

Fontán: Yo soy el Caniggia de Maradona… y de paso me luzco un poco con el pelito. Y acá tenemos que trabajar las cinco para un fin común y para el publico. A mí me encanta el juego compartido.

Silveyra también ha demostrado que rinde bien en el juego colectivo. Pero va por más: “¿Sabés a quién estoy estudiando? A Marcelo Bielsa. Salió una serie por Flow (Llévanos a casa), me puse mirar el primer capítulo y llamé a un periodista deportivo para que me ayude a conocer más del personaje. Tiene buena cabeza el loco, es un personaje fascinante”.

Solita cuenta que “en el primer capítulo hay muchas frases piolas, las grabé y las estoy pasando en limpio. Mientras veía el documental iba repitiendo sus textos como notas de voz”.

Los planes de Silveyra se alteraron para este año. Y cambió teatro por TV y ficción por realidad. Foto: Fernando de la Orden

5) Volver a jugar en el equipo de Tinelli

Las dos, en algún momento de sus carreras, integraron las huestes de las productoras de Marcelo Tinelli, tanto Ideas del Sur como LaFlia.

Silveyra: Reconozco que en el Bailando me costó un poco jugar en equipo (integraba el jurado). Y repasando esos tiempos confieso que me mandé una sola macana, que fue empezar a jorobar con Marcelo y el negroni, hasta que un día llego a la casa de mis nietas y la mayor me dice ‘Tatita, ¿en serio te tomás tres negroni por noche?’. ‘No, mi amor, es un juego que hago con Marcelo’. En mis trabajos me mandé algunas macanas que pienso abordarlas en público cuando hagamos algún revival. No tengo problemas en hablar de eso. El Bailando era en vivo y con Marcelo tenés que estar siempre atenta.

-De acuerdo a tus trabajos, vos sos más chica Suar que chica Tinelli, ¿no?

Fontán: Trabajé más en Polka, sí, y ésta en mi primera cosa con LaFlia, pero con la productora anterior de Marcelo hice Buenos vecinos, historia de la que tengo recuerdos divinos. A mí me gusta mucho la televisión, más allá de quién lo produzca. Si me atraen la idea y quiénes están voy siempre para adelante.

6) El estado de la previa

Fontán: Yo estoy con ansiedad, un poco de nervios, con un estado muy similar a la previa de una función. Pero eso me pasa siempre hasta que me pongo los zapatos y salgo. Una vez que estoy ahí desaparece todo y se impone el disfrute.

Silveyra: Estoy enfocada en que nos articulemos las cinco. Nuestra obligación como mujeres es que seamos un equipo. Sería un papelón total que pasara algo entre nosotras. Nos creamos muchas consignas y estoy absolutamente segura de que las vamos a cumplir.

7) El estado del alma

Silveyra: Estoy inquieta por mucha gente. Yo me puedo bancar en esta pandemia con mis ahorros, pero no nado en la abundancia. Es mi plata para la vejez. Mi mayor preocupación son los actores que no tienen laburo. SAGAI se portó muy bien y varios de nosotros, que venimos laburando hace mucho y bien, les dijimos ‘Ocúpense de los que menos tienen’. Por lo demás, estoy con incertidumbre y atención.

Fontán: Cuando me invade el miedo trato de hacerlo a un costado, porque el miedo paraliza. Trato de estar informada y hacer lo que se va diciendo que hay que hacer: el barbijo, los lavados de manos, la distancia social. Sólo salgo de casa para ir a la radio. En ese sentido estoy tranquila. Pero veo que estamos todos medio desorientados, porque todo es nuevo y cada día aparece algo distinto. Hay que hacer lo que se puede con lo que se tiene.

El jueves 3 de septiembre, a las 22, Cine.ar estrenará “Karakol”, película de Saula Benavente protagonizada por Solita. Foto @karakolpelicula

8) Juego de roles en el programa

Si bien la idea es que la conducción principal (manejo de los tiempos, mandar a tanda, ordenar el vivo) sea rotativa, el boceto indica que, además, cada una tendrá alguna tarea más dedicada.

Fontán: Es un programa muy coral, y todas vamos a estar, en mayor o menor medida, en todos los espacios. Yo voy a cocinar mucho y eso me tiene muy contenta. Me gusta darle de comer al otro, dar algo lindo desde ahí, entregar sabores, pensar en el otro.

Silveyra: Yo estoy proponiendo muchas historias de vida, me interesa escuchar al otro, conocer su pasado, sus sueños. Me atrapan las historias de la resiliencia, de la gente que se reinventó. Y en esta época dura hay mucho de eso. Me considero una mujer informada y puedo hablar de varios temas. También estoy abierta al aprendizaje.

Las cinco mujeres de las nuevas tardes de la TV: Vázquez, Fontán, Silveyra, Coustarot y Grandinetti.

9) Chicas tecno

Silveyra: Casi todas las reuniones de preproducción las hicimos por Zoom y ya pedí perdón dos veces. Con las ganas de construir y la ansiedad capaz me pasé, y viste que en estos sistemas de comunicación hay que ordenarse. La tecnología se aprende, con más o menos facilidad, pero el respeto viene o no con uno. Yo trabajo permanentemente con la autocrítica. Y, en cuanto a las redes, tengo a Erica, que es una chica uruguaya divina, que me ayuda, y más adelante voy a tomar clases. Igual, si me das a elegir, prefiero el teléfono de línea.

Fontán: Yo tuve que ponerme al día para los ciclos de cocina de Instagram. Preparo los ingredientes, enciendo la cámara, pongo la luz, pongo la tabla, hago el video en el que que termino hablando sola con la cámara, un delirio, lo edito, le corto algunas partes, subo las recetas, me maquillo, me peino, me cambio la ropa, lavo el delantal, después del otro lado de la cámara tengo un quilombo que me lleva mucho tiempo limpiar… Soy mi propia productora. Pero estoy feliz. Encontré un espacio hermoso y el día que no llego a subir la receta me da como culpa (@gundaok).

10) Final abierto

Las charlas, más allá de lo coyuntural, transitaron sus propios carriles. Aquí, una perlita suelta para el final de cada una, que terminan pincelando su generosidad.

En @gundaok, fontán comparte su pasión por la cocina. Pregunten, que contesta todo sobre tips y recetas.

Fontán: Me doy cuenta de que me siento bien en toda mi casa. Pero si tuviera que elegir un lugar de encierro te diría la cocina. Y la cocina con Antonia. Ése es mi mundo.

-¿Tu hit gastronómico de la la cuarentena?

Fontán: En estos días aprendí mucho de pastelería. Salió una carrot cake, de zanahorias, que fue furor. Y también una torta de chocolate y batata. Hace bien cocinar. Y cocinarle a alguien. Puede ser un acto de amor.

Para el final Solita decidió canalizar la generosidad hacia una compañera de oficio: “Nosotros entramos en el lugar de Corte y confección (terminó el viernes). Quiero decir que admiro a la Politti, que me parece una conductora brillante y me encuentro con que muchacha gente me dice ‘Qué lástima que van en ese lugar’. Quiero hacer público mi cariño hacia ella. Con el padre (el gran Luis Politti) vivimos épocas muy difíciles. Y Andreita me parece una genia como actriz. Es una persona extraordinaria, con una risa genuina que hace bien”.

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2