Soda Stereo-Gracias Totales: la previa del primer show en Bogotá



Ayer, a las cinco de la tarde del viernes 28 de febrero, el inmenso estadio El Campín (Bogotá, Colombia) parece estar prácticamente vacío. Pero unas cien personas se movían arriba y alrededor de un gigantesco escenario armado contra una de las tribunas, donde retumban unas canciones muy conocidas por todos y que no sonaban en vivo desde 2007. Era el inicio del ensayo general de Charly Alberti y Zeta Bosio con la banda que armaron para una gigantesca gira por estadios de todo el continente, que arranca hoy y seguirá hasta el 14 de mayo, al menos por ahora, porque no descartan agregar más shows de este Soda Stereo-Gracias Totales.

El ensayo no sólo incluyó cuestiones de audio y del despliegue de luces e imágenes en las enormes pantallas de video, sino también la primera interacción en vivo con invitados especiales como Mon Laferte, Draco Rosa, Adrián Dárgelos, Andrea Echeverri, León Larregui, del popular grupo mexicano Zoé. Hay nervios, claro, pero mucho entusiasmo y excitación. No es para menos: el baterista y el bajista de Soda Stereo llevan más de un año soñando con este momento, y estuvieron ensayando intensamente desde septiembre.

Charly Alberti y Zeta Bosio homenajean la música de su banda, Soda Stereo Gracias Totales. 2020. Spot.

El resultado, contado en términos genéricos para no spoilear detalles que recién se develarán oficialmente esta noche, es impactante e impecable, con la calidad que Soda siempre mostró en sus recitales, tanto en sus comienzos como en la reunión de 13 años atrás. La banda que completan Richard Coleman, Fabián Quintiero, Roly Ureta y Simón Bosio (el hijo de 30 años de Zeta) es sencillamente perfecta y hasta consigue la difícil tarea de presentar los solos de guitarra que inmortalizó Gustavo Cerati. Las luces están a la altura de los mejores números internacionales y hay componentes móviles que deslumbran como los tres grandes anillos de la gira “Me verás volver”.

Mirá también

En cuanto a las pantallas gigantes, proyectan viejas filmaciones de entrecasa jamás vistas, amplifican lo que ocurre en el escenario y presentan a los invitados que no están presentes, convirtiendo al concierto en todo un espectáculo multimedia, con el grupo tocando mientras algunos cantantes aparecen en las pantallas. Los nombres no son ningún secreto (Chris Martin, Julieta Venegas, Gustavo Santaolalla, Juanes, Fernando Ruiz Díaz, Alvaro Henríquez, Walas y Benito Cerati), pero sí es toda una alegría descubrir cómo cantan temas tan emblemáticos como El rito, Signos, Zoom, Juego de seducción, Prófugos, Persiana americana, Cuando pase el temblor y De música ligera.

Como bien dijo el Zorrito Von Quintiero en una de sus habituales ocurrencias durante una charla en el bar del hotel Hyatt, “Esta no es una gira de rock donde se tiran televisores por las ventanas, como hacían Led Zeppelin y Charly García. Acá, si alguien agarra un televisor es para llevarlo al escenario y sumarlo a las pantallas y a toda la puesta”.

Richard Coleman, en Bogotá. Además de tocar la guitarra en la gira de Soda Stereo -Gracias Totales, canta una canción.

A su vez, unas horas antes, Coleman definió al grupo: “Esto es el Soda posible en el 2020. Son dos tercios de Soda Stereo, que es más de la mitad. No es un tributo ni habrá música nueva, pero hay un repertorio de 30 años en una hora y media”.

Los invitados que subieron al escenario de El Campín sumaron su impronta y carisma al show, que en la práctica será diferente en cada fecha, debido a la rotación de presencias y ausencias. Como dato particular, aquí prometen brillar especialmente Rubén Albarrán (de Café Tacvba), Draco Rosa, Dárgelos y Mon Laferte, que apenas bajó del escenario no podía ocultar su felicidad y comentó: “Nunca antes había hecho esta canción, pero estoy feliz. Una cosa fue preparar el video y otra es estar acá en vivo. Creo que hubo mucha conexión con toda la banda, así que me siento increíble”.

Richard Coleman, quien cumple la doble misión de integrar la banda estable y cantar un tema, no pudo evitar mencionar la presencia implícita de Cerati, que va más allá de aparecer tocando y cantando en las pantallas en algunos temas. “La mano de Gustavo -dijo- está en todo esto. Todos tocamos con él. Está el Zorrito, que fue parte de Soda en los años ’80, y yo fui un poco un satélite en distintas épocas. Incluso Roly hizo las partes de Gustavo en Fricción en 1986 y trabajaron mucho juntos, y eso que Gus trabajó con muy pocos guitarristas, así que cierra todo”.

Los músicos llegaron a Bogotá el miércoles, y según Richard hubo una pasada previa de los temas el jueves a la noche: “Esa fue la primera vez que salimos de la sala y fue interesante porque pasó un montón de tiempo desde que empezamos a ensayar. Fue vernos en el escenario, encontrar el contacto visual para los códigos de complicidad o de emergencia, de acuerdo a la necesidad de poner cara de susto o tirar buena onda. Repasamos todo el show y se hicieron unas observaciones pertinentes. Estuvo muy bien y terminamos muertos, porque se filmó todo y después lo miramos en un televisor. Ahí vi el trabajo de las pantallas y me produjo una agradable sorpresa: es más grande de lo que yo pensaba y me refuerza la idea que Soda Stéreo siempre puso la vara más alta, superándose a sí mismos. Esto es un gran espectáculo audiovisual donde lo que brilla es el concepto general”.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *