Sharon Osbourne contó cómo fue el día que Ozzy la quiso estrangular



En 1989, inmerso en las drogas, Ozzy Osbourne intentó matar a su esposa Sharon.

En una entrevista con el diario The Sun, Sharon relató la escena del incidente en la que el padre del heavy metal casi termina con su vida.

Ella ya había acostado a los tres hijos de la pareja. Y se sentó a leer un poco. Ahí, Ozzy entró a la habitación y se ubicó frente a ella en un sillón.

Sharon recordó que su esposo “estaba en una etapa en la que tenía esa mirada en sus ojos…”. Luego, simplemente le dijo: “’Hemos llegado a una decisión: tenés que morir'”.

Llevan 38 años de casados.

Antes de que Sharon tuviera tiempo de defenderse, Ozzy se abalanzó sobre su silla y empezó con el intento de estrangularla. Ella lo describió como “muy tranquilo”, mientras la inmovilizaba en el suelo.

Luchando por su vida, Sharon logró apretar un botón de pánico. La Policía llegó rápidamente a la casa de los Osbourne.

Más allá de la violencia del ataque, Ozzy dijo que se sintió en calma.

“Me sentí más tranquilo que nunca en mi vida”, explicó. “Estaba en paz”, lamentó.

Ozzy y Sharon, como José y María, los padres de Cristo.

El ex líder de Black Sabbath se despertó en la cárcel de Amersham, Inglaterra, con un recuerdo limitado de lo que había ocurrido, y un policía le informó que había sido arrestado por intento de asesinato.

Luego, hizo un tratamiento de rehabilitación durante seis meses y la pareja logró superar el incidente. Ahora llevan 38 años de casados.

A principios de 2020, Osbourne publicó Ordinary Man, su duodécimo álbum de estudio y el primero en diez años.

Los recuerdos de sus épocas de cocainómano están presentes en el álbum. La canción It’s A Raid evoca un incidente de cuando tocaba en Black Sabbath.

“Estábamos trabajando en Vol. 4 y habíamos alquilado una casa en Bel Air. Estaba sentado a la mesa con un gran bowl lleno de cocaína. Tenía calor y apreté un botón de la pared pensando que era el aire acondicionado. Diez minutos más tarde, veo aparecer seis patrulleros. Había apretado el botón de alarma”.

La anécdota sigue: “Entonces grité: ‘¡Es una razzia!’. Agarré la droga y me encerré en un cuarto a tomármela toda. No sentía nada. Mi nariz estaba toda empolvada. Tenía los ojos así de grandes. Después me dijeron que estaba todo bien, que había sido una falsa alarma. Estaba durísimo. Tuve que tomarme un Valium para relajarme”.

En febrero de este año el cantante reveló que padece Mal de Parkinson, la enfermedad que lo llevó a cancelar una gira por los Estados Unidos. “No lo dije antes, pero desde hace 18 años que sé que tengo Parkinson. Me diagnosticaron en 2003 y seguí tocando. El problema que tengo ahora es esta molestia en el cuello desde que me caí y tuve que operarme. Todavía no puedo caminar bien”.

El disco tiene varias canciones con temática fúnebre, pero Ozzy dice que no tiene que ver con su edad y su salud: “Mis mejores canciones son siempre sobre la muerte”.

A los 71 años, más reflexivo, con una vida “menos tóxica” parece alejado de aquel hombre que, cuenta la leyenda, aspiró “una línea de hormigas” o arrancó de un mordisco la cabeza de una paloma viva que había llevado como ofrenda de paz a una discográfica.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *