Shakespeare y Charly García se hubieran llevado bomba



El sueño de Rob Dickinson era ser estrella de rock. Durante toda su vida se formó para lograrlo. Mientras estaba en la búsqueda del hit que lo iba a lanzar a la fama, conoció a Shakespeare (su obra, claro) y su carrera musical cambió de rumbo. En su show Sonnet Rock, mezcla música, actuación y baile con cultura.

Si bien hoy Dickinson es casi un experto sobre la vida del escritor inglés, no siempre fue así. “Soy el último que hubiera agarrado un libro de Shakespeare”, cuenta el músico.

Su primer encuentro con el autor de Romeo y Julieta fue en los ’80, gracias a que una mujer le regaló un libro de sonetos. “Yo estaba en el living de casa tratando de componer el hit que me llevaría a las estrellas. Cuando alguien ya estaba harto de que le dé sin parar a la guitarra, se presenta frente a mí con un libro de Shakespeare de poemas”, dice Dickinson, argentino e hijo de ingleses.

Y agrega: “Tenía dos opciones: tirárselo por la cabeza o tomarlo como desafío. Yo tenía una casetera donde estaba grabando mis ideas. Miré el soneto y empecé a improvisar”.

El sueño de Rob Dickinson era ser estrella de rock.

Meses más tarde, en su estudio, estaba buscando unos papeles y se encontró con el casete. Después de escucharlo se sorprendió de lo que había logrado. “Me pareció súper interesante, pero no era lo que me iba a llevar a ser una estrella de rock”.

Dickinson siguió con su carrera musical. Creó una banda y cuenta que el tecladista fue Andrés Calamaro. Viajaron a Los Ángeles a grabar canciones. Después él se instaló en Nueva York.

Años más tarde y ya en Buenos Aires, recibió un llamado de un músico amigo contándole que un “busca talentos” de la discográfica, EMI, sello de Los Beatles, estaba en Buenos Aires. Atento a todas posibilidades para ser una estrella de rock, Dickinson consiguió una entrevista.

“Yo tenía el útlimo tema que había grabado. Había invertido hasta el último patacón en ese tema. Estaba súper producido. Este hombre muy educado me escuchaba y no le parecía muy interesante. Después vi que estaba mirando el reloj y dije: ‘soné, esto no viene bien’, y se empieza a levantar del sillón”.

Rob Dickinson tuvo una banda con Andrés Calamaro.

Antes de que el señor de la discográfica se pudiera ir, Dickinson le enseñó su casete de los sonetos de Shakespeare. “Le cambió la expresión de la cara, se sentó nuevamente y el tiempo ya no tenía importancia para él”, recuerda el músico.

El cantante fue invitado a Inglaterra a continuar con su carrera, pero por problemas personales no pudo viajar. A partir de ese momento se metió de lleno en combinar rock con literatura clásica.

Mirá también

“Shakespeare se hubiera llevado bomba con Charly García. Shakespeare es un Adrián Suar recargado. Adrián escribe obras para la tele, populares. Shakespeare volaba más alto, tenía una profundidad en sus pensamientos tipo Borges, pero él era popular. No sé si se puede decir que Borges es popular, no lo lee todo el mundo”, afirma Dickinson.

Y agrega: “Después de cada obra que él interpretaba, la gente se ponía a bailar. Y si te fijás, las danzas eran populares. Shakespeare se relaciona mucho con el rock”.

Rob Dickinson lleva su show SonnetsRock a colegios.

A pesar de que hoy la mayoría de las personas considera al autor de Hamlet para ciertos grupos intelectuales, no siempre fue así. “A Shakespeare lo leía la mucama y el rey, estaban todos esperando su próximo hit. Está tan bien escrito que caés dentro, te absorbe, estás en una fuente de riqueza”, explica Dickinson.

Mirá también

Después de instalarse en Stratford Upon Avon, lugar donde nació el autor, empezó a gestar su espectáculo Sonnet Rock, que cuenta con el apoyo del British Council y lo lleva a diferentes colegios.

“Es un unipersonal donde recito los sonetos en inglés antiguo, después en el actual y los canto”. El show es interactivo. Los chicos participan, son invitados a cantar y actuar. Si bien es para colegios bilingües, tiene adaptaciones para instituciones educativas sin el idioma, y otra para el público adulto. 

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *