Sergio Verdinelli, el baterista que tocó y sigue tocando con todos



“La composición llegó de manera natural; siento una necesidad grande de escribir y una parte de este deseo está motivado por compartir con tantos músicos que escriben”, señala el baterista Sergio Verdinelli, en relación a su tercer disco como solista No me digas loco, que presentará este domingo 15, en Bebop. Un trabajo que refleja un tono conceptual a través de un clima anímico de una elocuente frescura. “Son temas que escribí en diferentes momentos, algunos tienen un tiempo y otros los terminé para este disco en el que me ayudó mi profesor de composición Diego Taranto. En algún punto soy un novato en esto al lado de los músicos con los que toco”, dice el baterista que pasó por los grupos de Luis Alberto Spinetta, de Fito Páez y en los primeros Illya Kuryaki.

“Soy un performer y eso hace que necesite que me llamen para tocar; entonces, hacer un disco y liderar un grupo es una manera de que esta vez sea yo quien lleve algo adelante y que sea algo distinto”, admite Verdinelli, un artista con más de 20 años en la escena del jazz y uno de los bateristas que mejor han desarrollado un lenguaje moderno en el instrumento. Un músico ubicuo, dúctil, con un lenguaje propio y una riqueza técnica que le permite desarrollar proyectos que van desde el rock, pasando por el jazz hasta la música experimental. Sus influencias son Jack DeJohnette, Paul Motian, Stewart Copeland, Philly Joe Jones Ringo Starr, entre otros y respecto de los locales menciona a Pepi Taveira y Carto Brandán.

Sergio Verdinelli tiene una amplia experiencia en el rock y en el jazz. Y va por su tercer disco como solista.

“Ya tengo en mi cabeza la sonoridad y la estética de la música para el trío con Ernesto Jodos en piano y Mauricio Dawid en contrabajo; hace mucho que tocamos juntos y eso simplifica bastante, tenemos una química muy fuerte que nos la fue dando los años de estar tocando juntos. Cuando estoy componiendo, intento que la música tenga dirección y sentirla genuina; cada día soy más consciente que estamos acá para decir algo y esto abarca mucho más que la música”, señala Verdinelli, que forma parte de la orquesta de Mariano Otero, tiene un dúo con el Mono Fontana, está en el septeto de Juan Pablo Navarro, en el trío del saxofonista alto Lucas Goicoechea, integra la banda de Chiara Parravicini y también toca en los combos de Luis Nacht y Patricio Carpossi, en el grupo Borocotopo, de Rodrigo Domínguez, en Trébol y en el proyecto PAN, que dirige Santiago Vázquez.

-Hace poco se cumplieron los diez años de las Bandas, de Spinetta, en Vélez. ¿Cómo fue para vos esa experiencia?

-Los años con Luis fueron una etapa que me tomó muy bien; fue una enorme felicidad que me llamase; estaba dentro de mis fantasías. Lo conocía desde los 15, cuando estaba con los Kuryaki, en 1991, y empecé a tocar con él en 2005. Debuté con la banda en el Teatro Alvear, en la apertura del Festival de Jazz, que lo programaba Rodolfo García. Estaba nervioso porque la banda ya tenía muy cocinados los temas del disco Pan y yo tenía que alcanzarlos, ponerme al día con las canciones, los arreglos… Además, teníamos varios compromisos para tocar en vivo. Me tuve que aprender los temas del disco y la lista de temas para el concierto.

Mirá también

-¿Y cuándo llega el momento de Las Bandas, cómo estabas?

-Tuve la suerte de entrar a la banda en un momento en que Luis quería tocar muy seguido y eso nos dio una enorme seguridad y un sonido muy bueno. muy afiatados. Entre las cosas que más me gustaron fue conocer a Black Amaya, también conocí a Pomo; todos eran mis ídolos. Un gran momento. Fue un flash y ahí me vi a grupos como Almendra, Pescado, Invisible, que no había escuchado en vivo; la primera banda que escuché fueron Los Socios del Desierto y el primer disco de él, fue Téster de violencia, era de ese momento. Una de las ventajas que tenía Spinetta es que tenía un disco para cada momento y para cada fan.

-¿Qué te pedía Spinetta como baterista?

Tuve la suerte de escuchar con los Kuryaki los ensayos de Luis y las cosas que le pedía a los músicos; las variantes en las que se fijaba, cuándo quería sonar como un power trío o algo más minimalista. Cuando entré, creo que sabía lo que quería y lo que no quería, tenía muy escuchadas las bandas de Luis en el momento en el que me llamó. Entreveía la sonoridad que buscaba. quería algo más o menos clásico, que hubiera influencias de rock y también de jazz en la batería; era una época en la que Luis ya no quería ir hacia la fusión. Buscaba un sonido clásico, con aire, simple y que yo no me metiese en embrollos.

Sergio Verdinelli fue parte del concierto de las Bandas Eternas, de Luis Alberto Spinetta, hace diez años.

Verdinelli sostiene que muchas veces se desdeña la actualidad en la música. “Mucha gente dice que lo que se hace ahora no sirve, que todo es una careteada en el jazz, en el rock… Y para mí cada momento tiene lo suyo; uno encuentra cosas buenas y malas en la actualidad, pero los jóvenes entran a la música a través de la actualidad; el poder de llegada que tiene la música que se hace en el momento para una persona joven es muy importante”, enfatiza Verdinelli.

Mirá también

Dónde y cuándo

Sergio Verdinelli Trío se presenta el domingo 15, a las 21, en Bebop, Moreno 364. Entrada $300.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2