Serena y Venus Williams, la fórmula ganadora de King Richard

El discurso fue emotivo. El hecho de estar recibiendo el premio a mejor actor por King Richard delante de Venus y Serena Williams, las campeonas de tenis cuyo padre él interpreta en la película, era muy importante para Will Smith.

Un rato antes, Will Smith había ganado también el premio BAFTA, el Oscar inglés, pero la presencia de las atletas en la sala del Fairmont Century Plaza Hotel de Santa Mónica donde se entregaban los Critics’ Choice Awards, le permitió homenajearlas a lo grande. Un domingo donde todo le salió redondo.

“Lo que ustedes han sido capaces de hacer, y lo que su familia logró nos inspira a todos en esta sala, en el país y en el mundo entero”, les dedicó. “Ustedes definen al sueño americano”. Sonrieron Venus y Serena, acompañadas por su hermana Isha Price, todas en su carácter de fans de Will Smith, pero también de productoras ejecutivas del filme, encargadas de custodiar el espíritu de su historia.

Venus y Serena Williams con su hermana Isha Price,  productoras ejecutivas de "King Richard"., con Will Smith en los Critic's Choice Awards, EFE

Venus y Serena Williams con su hermana Isha Price, productoras ejecutivas de “King Richard”., con Will Smith en los Critic’s Choice Awards, EFE

Qué pasará en los Oscar

En la temporada de premios que se cierra el próximo fin de semana con los Oscar, donde la película compite por seis estatuillas, incluyendo la de mejor actor para Smith (su tercera después de Ali y La búsqueda de la felicidad) y también la de mejor película; Venus y Serena, impactantes esta vez con sus vestidos de Versace, se han terminado de foguear en un ambiente distinto al deportivo.

Hollywood las abraza. Los actores se quieren fotografiar con ellas. Ahora las revistas de moda siguen sus tendencias.

La historia de esta rara unión que está teniendo buenos resultados empezó hace muchos años, pero se materializo en febrero de 2020, casi junto con el comienzo de la pandemia.

Las hermanas Richards, en los Critic's Choice Awards, EFE

Las hermanas Richards, en los Critic’s Choice Awards, EFE

Un productor quería hacer desde hacia tiempo una película sobre el papá de las hermanas Williams, un hombre visionario, controvertido y muy obstinado, que diseñó el éxito mundial de sus hijas, destinadas por él a ser campeonas de tenis antes de que nacieran, una historia que reflejan las memorias de Richard Williams y lo que se tradujo en la pantalla.

La condición que puso Will Smith para filmar la película fue que la familia Williams estuviera de acuerdo.

Una vez que todos aceptaron la idea, la familia puso a la abogada Isha Price, otra de las hermanas de las tenistas, como productora ejecutiva, yendo todos los días al set para asegurarse que la historia fuera contada bien, transmitiendo a las actrices que interpretarían a las tenistas todos los secretos, lo único que faltaba era la estampa de aprobación de Venus y Serena Williams.

Dos horas de suspenso, como nunca antes en su vida, recuerda Will, esperando el veredicto.

La emoción de las hermanas

Ambas lloraron y Serena salió directo a agradecerle al actor que haya sido tan respetuoso de del carácter de su padre. En noviembre 2021 estrenó en los cines y en HBO Max y empezó su itinerario por las premiaciones.

King Richard, como le decían al padre de las chicas prodigio, venía de una infancia de persecución del Ku Klux Klan y supo criarlas fuera de las violentas calles del barrio de Compton, en Los Angeles.

Will Smith en los Critic's Choice Awards, junto a Jada Pinkett Smith. Foto EFE

Will Smith en los Critic’s Choice Awards, junto a Jada Pinkett Smith. Foto EFE

En noviembre, Will Smith publicó también su biografía, Will, contando la historia de su propio padre, un militar que maltrató a su madre. Y de como la infelicidad de su infancia se fue transformando en una necesidad de trasformación interior y de ayudar a los demás.

Cuenta que él vio en esta historia a un hombre que defiende valores, donde el tenis es apenas un instrumento, porque lo que importaba era el tipo de vida que Richard quería que sus hijas vivieran.

Parece que la conexión con el personaje que debía componer le vino por el lado de la relación con su hija, así pudo entender mejor a este soñador, que tampoco era perfecto.

“Lo que hizo Richard Williams es extraordinario”, repite Will. “Les contagió sus ganas y después trató de avivar esa llama, sin empujarlas”. El castigo que tenían cuando se portaban mal era impedirles jugar tenis, se asombra el actor. Venus y Serena Williams garantizan que por muy extraordinaria que parezca, la historia es real. En este caso, hay que ver para creer.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *