Semana musical Llao Llao: actuaciones parejas en un lugar ideal



La Semana Musical Llao Llao, que se realizó durante veintiún temporadas desde 1993, retomó su actividad después de un paréntesis de seis años. En su reapertura, el director artístico del festival Martín Nijensohn, dio una cálida bienvenida al público que colmó la sala del clásico salón Bustillo del Hotel Llao Llao. De estilo canadiense con troncos de ciprés a la vista y techo de tejuelas de alerce, el salón Bustillo ofrece una acústica que siempre resultó ideal para las propuestas del festival.

Y la XXII edición no es la excepción: el repertorio de cámara sigue definiendo los lineamientos generales de la programación, con la participación de los músicos más destacados de las orquestas argentinas.

El Opus Trío, integrado por la pianista Paula Peluso, el violinista Freddy Varela Montero y el violonchelista Stanimir Todorov, abrió la noche del miércoles con el Trío Nº1, Op. 8, de Brahms, con un sonido robusto y expresivo. Los tres artistas trabajaron muy bien la coreografía de cada movimiento. El lirismo exacerbado del primero -se lucieron especialmente Montero y Todorov-, la agitación del segundo y la oscura solemnidad del tercero, muy bien interpretada por Peluso, o el ardiente último movimiento. Hay un punto de equilibrio y entendimiento entre los músicos que, sin embargo, no neutraliza la energía ni el caudal expresivo de cada uno.

Lo mismo puede decirse de la versión inteligentemente balanceada del célebre Trío Nº7, Op. 97, de Beethoven, más conocido como Archiduque, oportunamente programado para celebrar los 250 años del nacimiento del compositor. Ofrecieron, de una de las obras cumbres de Beethoven, un conjunto animado y unificado en términos de sonido e intención interpretativa, en particular en el reflexivo Andante, con un logrado equilibrio entre lirismo y dinamismo. Tal vez le faltó al Scherzo el vértigo que consiguió el trío en el Presto del movimiento final.

Mirá también

El vértigo no faltó en el ciclo “Jóvenes Maravillosos”, que tuvo lugar el jueves al mediodía, donde se lucieron Paula Gelpi (piano), Eric Hasenclever (violín) y Lucas Brass (violonchelo). Frescos y potentes, Gelpi y Brass tuvieron un comienzo tímido e inseguro en la Sonata de César Franck -versión para violonchelo y piano-, pero se afianzaron a partir del demandante segundo movimiento hasta el final de la pieza. Con Gelpi, que sabe guiar los diálogos, Brass demostró su potencial expresivo, con un caudal y control sonoro muy prometedor. Por su parte, Hasenclever, demostró su talento en la Sonata Nº 3, Op. 45, de Grieg. Con su flexibilidad rítmica en el segundo y tercer movimiento, con su sonido generoso y expresivo -aunque a veces inseguro en la afinación- sabe manejar con inteligencia los contrastes. Los tres músicos se despidieron con una de las Cinco piezas de Shostakovich.

La agrupación Estación Buenos Aires, en la Semana Musical Llao Llao. Foto: gentileza Florencia Nijensohn

La noche del jueves tuvo un cierre un tanto deslucido con el Concierto para piano Nº1 de Chopin, seguido por el Sexteto de cuerdas “Souvenir de Florence”, Op. 70, de Chaikovski, a cargo de Martha Noguera y el Ensamble Estación Buenos Aires. Es cierto que el arreglo para quinteto de cuerdas del Concierto de Chopin tiene no pocos problemas. Con la textura más delgada, el solista debe adaptarse a la nueva sonoridad camarística, pero no fue el caso de esta versión donde se escuchó exacerbada la desproporción dinámica entre solista y ensamble, y resintió el diálogo entre ellos. Con todo, se pudo apreciar el tono expresivo que consiguió Noguera en la enunciación del tema central -expresividad que no se alteró, incluso cuando debió parar y retomar un pasaje en la zona central del primer movimiento-, o en el precioso tema del segundo, una vez que la pianista consiguió flexibilizar el sonido. Las cosas no cambiaron en el tercer movimiento entre solista y ensamble, pero el impulso rítmico de Noguera fue notable. La solista ofreció como bis la Polonesa Nº6 Heroica de Chopin Aunque el Sexteto de Chaikovski comenzó con la energía algo dispersa, el grupo logró un sonido sumamente expresivo bajo la dirección de Rafael Gintoli, y una interpretación vibrante de la obra, con destacada actuación de los solistas.

Mirá también

Ficha

Semana Musical Llao Llao

Calificación: Muy bueno

Sala: Bustillo

Miércoles: Opus Trío Repertorio: Beethoven, Trío para piano, violín y violonchelo Nº7, Op. 97 y Trío Nº1, Op. 8, de Brahms.

Jueves: Mediodía, Ciclo “Jóvenes maravillosos” ,Paula Gelpi, piano: Eric Hasenclever, violin; Lucas Brass, violonchelo Repertorio: Sonata para violín y piano, versión para violonchelo y piano de César Franck Sonata para violín y piano Nº 3, Op. 45, de Edvard Grieg.

Concierto nocturno: Concierto para piano y orquesta Nº1, F. Chopin Rafael Gintoli, director Ensamble Estación Buenos Aires Solista: Martha Noguera Sexteto de cuerdas “Souvenir de Florence” Repertorio: Op. 70, P. Chaikovski Ensamble Estación Buenos Aires.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *