Seis series o películas para pensar las redes sociales



“¿Crees que el marketing no debería cruzar los límites éticos?” le pregunta la jefa de una agencia de relaciones públicas a Tomek (Maciej Musiałowski), el protagonista sin escrúpulos de Hater. Ella sabe muy bien la respuesta pero no dimensiona lo que es capaz de hacer su discípulo.

Aquí una guía de series y/o películas que abordan el tema de las redes sociales, sus implicancias y cómo tratarlas.

Hater (Netflix)

La película polaca de Jan Komasa (Corpus Christi) pone el foco en la manipulación social, las fake news y el poder de las audiencias en las redes sociales. Hater está disponible en Netflix.

El resultado es un retrato sobre el manejo siniestro de la política en la era digital. Una radiografía, quizás extrema pero efectiva e inquietante, muy aplaudida por la crítica en todo el mundo, que se llevó el premio a la Mejor Película Internacional en el Festival de Tribeca.

La nueva realidad digital, muy anterior a esta “nueva normalidad” y potenciada obligadamente en tiempos de pandemia, fue un tema abordado por varias series, documentales y películas. En registro de comedia, thriller o drama, algunas producciones se dedicaron a contar historias sobre su fuerza incuestionable. Otras le dedicaron algunos episodios aislados en un futuro distópico, que cada vez resulta más cercano.

Hater, la película de Jan Comasa.

Pepper, todo por un like (Flow)

El afiche de Pepper, con Martin Slipak.

“Un millón de suscriptores. Un millón de picantes. Soy el rey”, grita Pepper a todo el barrio mientras agita la placa que suele dar YouTube a los creadores de contenidos que llegan a esa cifra. El personaje, protagonizado por Martín Slipak, es una celebridad en las redes. Tiene canje con numerosas marcas y lo paran por la calle para pedirle selfies. Pero un día sufre la peor pesadilla de un influencer: el público le da la espalda. Comienza a perder seguidores de forma sostenida y hace lo imposible por volver a ser el rey. La serie puede verse por Flow.

La nueva miniserie, de ocho episodios de 20 minutos, elige el humor para contar las obsesiones, los patetismos y la fuerte dependencia de la mirada del otro.

Escrita y dirigida por Jonathan Barg, ganó el “Concurso de producción de series webs sobre redes sociales e influencers”, realizado por el INCAA y TEC TV. Además de Slipak, actúan Andrea Bonelli, Andrés Granier, Emiliano Carrazzone y Julieta Goncalves. Los youtubers Merakio y Nicolás Dalli Bortolt tienen una participación especial.

Nada es privado (Netflix)

Aunque se estrenó hace poco más de un año, Nada es privado, el documental de Karim Amer y Jehane Nouhaim tiene plena vigencia y puede, en su costado político, emparentarse con Hater. El foco está puesto en la desaparecida compañía Cambridge Analytica, acusada de haber obtenido datos de más de 80 millones de usuarios de Facebook sin su autorización. Esa información fue utilizada para las campañas políticas de Donald Trump y “Leave EU” (salida del Reino Unido de la Unión Europea) en 2016.

A partir de seguir la historia de un denunciante, los directores hacen un extenso análisis sobre la violación de datos y las “interferencias” en nuestro libre albedrío, a partir de anuncios y desinformación.

Nada es privado, la serie de Netflix.

Quizás la venta del documental con la frase “el lado oscuro de las redes” es un poco exagerada, pero sirve para tomar conciencia sobre los delitos en las redes sociales y nuestra identidad digital. “La conducta en redes es predecible casi con exactitud”, dice en un momento del documental David Carroll, el docente que destapó el escándalo de Cambridge Analytica, a partir de de una denuncia por la recuperación de sus datos personales.

Ingrid Goes West (Netflix)

Matt Spicer es el director de Ingrid Goes West, esta comedia, que con el correr de las escenas se va poniendo cada vez más negra. Ingrid (Aubrey Plaza) está algo perdida en la vida después de la muerte de su madre.

Dedica buena parte de sus horas a las redes sociales, en especial a Instagram. Su actividad favorita es seguir la vida -y darle likes y corazones- de una celebridad de mediana fama llamada Taylor.

Como ella vive en Los Ángeles, Ingrid decide mudarse y “formar parte” de la vida de su ídola. Puede verse en Netflix.

Ingrid Go West puede verse por Netflix.

Estrenada en 2018 en Argentina, la película ofrece una mirada inteligente sobre la adicción y la subcultura de las redes sociales.

No ofrece una redención de los personajes y resulta atrevida en su desarrollo. Pese a algunos giros obvios y a la exageración con toques de thriller, el guión se preocupa por esquivar los caminos trillados.

Posverdad: la desinformación y el costo de las fake news (HBO GO)

En el mundo de la información, las noticias falsas se convirtieron en un fenómeno muy difícil de controlar. La velocidad de su difusión es alarmante y la “carne podrida” permanece como una verdad en las redes sociales incluso luego de ser desmentida por los mismos protagonistas.

Hace algunos días, por mencionar sólo un ejemplo, los expertos en salud alertaron en Europa sobre el peligro de las noticias falsas para la futura vacunación, a raíz de la pandemia. Posverdad: la desinformación y el costo de las fake news, producción de HBO, hace un análisis minucioso del peligro de la desinformación a partir de la humanización de los casos.

A lo largo de poco más de una hora y media, el documental dirigido por Andrew Rossi presenta distintos casos y el perjuicio que produjo la mentira en la vida de esas personas en los Estados Unidos. También le da voz a los periodistas y expertos.

Posverdad: la desinformación y el costo de las fake news puede verse por HBO.

Una de las teorías conspirativas desarrolladas en el trabajo es el “Pizzagate”, que se hizo viral durante en la campaña presidencial de 2016 y vinculaba -falsamente- a Hillary Clinton con una supuesta red de tráfico de personas y abuso sexual infantil. Por supuesto, la campaña fue largamente difundida por la extrema derecha y opositores a la campaña presidencial de Clinton.

Black Mirror (Netflix)

Black Mirror, la ficción seriada británica fue objeto de estudio en varios libros y en facultades, que analizan la sociedad de la información. Las sociedades de control y la identidad digital -junto a sus dimensiones desconocidas- están presentes en casi todos los episodios de las cinco temporadas de la serie de Netflix (la sexta aún no tiene fecha de estreno).

Pero hay dos episodios que reflejan especialmente el exceso y los límites de la vida digital. Uno es Nosedive (“Caída en picada”), el primero de la tercera temporada. La protagonista es Lacie (Bryce Dallas Howard), una joven que quiere entrar en ciertos círculos de élite de su sociedad después de una separación. ¿Cómo se logra eso en este mundo distópico? A partir de una serie de puntuaciones que cada persona le da a todo aquel con el que se cruza, sea o no conocido. Con buenas valoraciones, se podrá acceder a un crédito hipotecario o a un mejor posicionamiento en una aplicación de citas.

Aunque el desarrollo es predecible, no deja de ser una mirada mordaz a las redes sociales y su idea prefabricada de felicidad. De hecho, todo el episodio está filmado con colores pasteles, muy propios de los filtros que propone Instagram.

Black Mirror tiene cinco temporadas y planean grabar una sexta.

El segundo punto alto es Be Right Back (“Vuelvo enseguida”), el primer episodio de la segunda temporada. Si la serie fue acusada de fría y algo deprimente, éste se propone romper con ese estereotipo. Una mujer pierde a su novio en un accidente. Y decide afrontar el duelo mediante una novedosa tecnología, que le permite seguir conectada con su novio. ¿Cómo? A través de un programa que genera nuevas conversaciones, a partir de los registros de las redes sociales y correos de ambos. ¿La información que existe en nuestras redes nos refleja? ¿Puede una máquina crear a alguien a nuestra imagen y semejanza? Ésas son algunas de las preguntas que deja flotando uno de los episodios más aplaudidos de la serie creada por Charlie Brooker.

Con documentales, series y películas, la industria pone el ojo en nuestra vida digital. Las producciones son cada vez son más punzantes y ya no apuntan a la trillada idea de demonizar a las redes ni otras formas de comunicación. ¿Acaso tenemos alternativas mejores en tiempos de pandemia?

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2