Secretos de guerra, la docuserie que se estrena a 75 años del final de la Segunda Guerra Mundial



El 2 de septiembre de 1945 se terminó la Segunda Guerra Mundial con la firma del acta de rendición de Japón a bordo del buque norteamericano USS Missuri, en aguas de la bahía de Tokio. Este sábado 5 de septiembre a las 22.35, en la semana en que se cumplen 75 años de ese acontecimiento que marcó el final del conflicto bélico, History estrena la serie documental Secretos de guerra.

Durante los cuatro sábados de este mes, esta docuserie original del canal expone historias desconocidas sobre la participación de los países de América Latina en la guerra.

Presentada y narrada por el actor mexicano Juan Pablo Medina, cada capítulo cuenta con material histórico de época, recreaciones ficcionales y testimonios tutelados por el reconocido historiador mexicano Alejandro Rosas, quien ayudará a descubrir -y a entender- el rol que tuvieron los países latinoamericanos en la guerra más devastadora del siglo XX.

Los cuatro episodios incluyen entrevistas con sobrevivientes de la guerra y con destacados expertos como analistas políticos, periodistas e historiadores de nuestra región.

El actor mexicano Juan Pablo Medina le puso su voz a la docuserie “Secretos de guerra”.

“Creo que siempre nos quedamos con la idea de que la Segunda Guerra Mundial sucedió en Europa, en el Pacífico, en la Union Soviética y en Africa. Pero la intervención de los Estados Unidos está atada a la participación de América Latina. A partir de la idea de consolidar un bloque de seguridad continental, encontramos una serie de historias maravillosas que incluyen espías, batallas, migración”, explicó Rosas en un encuentro virtual vía Zoom que organizó History y del que participó Clarín.

“Lo que mostramos en estos cuatro episodios son esas historias que vale la pena recuperar, además de celebrar el aniversario en que terminó una terrible guerra, celebrar la paz. En estos 75 años vale la pena reivindicar el papel de nuestros países en este conflicto”, agregó.

Medina, actor mexicano que muchos reconocerán por la serie de Netflix La casa de las Flores, le puso la voz a esta coproducción de History con Nativa. “Estoy muy emocionado. El plan era ir a la Argentina a presentar la docuserie, pero con la pandemia se complicaron las cosas”, confiesa.

“Participar en un contenido original y hablar de la influencia latinoamericana en la Segunda Guerra me pareció brutal. De verdad que hay unas anécdotas que no se cuentan mucho. A mí me llamaron mucho la atención las historias de Cantinflas, Walt Disney, Orson Welles y la del Dr. Mengele. Espero que a la gente le encante como me gustó hacerlo a mí”, agregó el actor mexicano nacido en los Estados Unidos.

Los misterios de Secretos de guerra fueron tutelados por el reconocido historiador mexicano Alejandro Rosas.

“Para contar la historia, la señal siempre busca un ancla emocional. Por eso queríamos que el narrador se pueda conectar emocionalmente con la región”, explicó Miguel Braivlosky, Vicepresidente Senior de Contenido del canal, sobre la elección de Juan Pablo Medina.

Las historias que presenta Secretos de guerra exponen la participación de países como la Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Cuba, Guatemala, México, Perú, Uruguay y Venezuela, a través de cuatro ejes temáticos: espionaje, diplomacia, economía y acción en el frente de batalla.

Cada capítulo subraya los hitos más relevantes de la historia de estos países en este período bélico, a través de una narración en la que los acontecimientos son clasificados con piezas cortas de una atrapante dinámica y puesta. Información clasificada e historias nunca contadas hasta hoy permitirán comprender cómo los países latinos vivieron los años del conflicto armado.

Algunos secretos de guerra incluyen a Hilde Krüger, la espía alemana que coquetea con Cantinflas en México; los mapas falsos encontrados en la Argentina en plena Guerra Fría; los experimentos genéticos que Joseph Mengele realizó en Brasil (al igual que en Auschwitz); o la invasión de japoneses que recibe Perú luego del ataque de Pearl Harbor.

Braceros mexicanos trabajando en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

También se revelan tramas secretas detrás de la venta de petróleo de México al Tercer Reich; la red de espías que comandó el escritor Ernest Hemingway en Cuba; la filmación de propagandas de Orson Welles en Brasil; o el rol de Walt Disney como embajador del Departamento de Estado norteamericano, entre otros.

Consultado sobre cuánto de mito y cuánto de realidad esconden éstos misterios, Rosas aseguró: “La divulgación no es ficción, sino tratar de llevar los hechos históricos de ciertos momentos al mayor público posible. Utilizamos mucha bibliografía ya analizada y estudiada por autores de distintos países. Cada una de las historias tienen su sustento historigráfico”.

“Creo que tenemos que cuestionar la historia y reinterpretarla, para poder conocer los errores del pasado y saber hacia dónde vamos, de dónde venimos. Hay cosas que parecen de novela, pero son reales”, sentenció.

Los cuatro especiales que conforman la docuserie se apoyan en testimonios de sobrevivientes latinos, como los del piloto Maximiliano Gutiérrez Marin, parte del Escuadrón 201 -las llamadas “Aguilas Aztecas”- que se sumaron a la fuerzas aéreas aliada y pelearon en más de 95 misiones en el Pacífico; o los del bracero Felipe Muñoz, uno de los tantos campesinos mexicanos que en plena guerra emigraron a EE.UU para cultivar y cosechar azúcar.

El Escuadrón 201, llamadas las “Águilas Aztecas”, integrado por pilotos mexicanos que pelearon en el Pacífico.

También participan en esta revisión histórica analistas políticos, investigadores e historiadores como Rosendo Fraga, Luis Fernandes, Julio Mutti, Gabriel Levinas, Christian Lynch, Juan Miguel Zunzunegui o el veterano oficial militar argentino Martin Balza, entre otros.

“Les voy a dar unas perlitas para dejarlos picados”, anticipó Alejandro Rosas en el encuentro a distancia con periodistas de Latinoamérica. La cabeza experta de la docuserie adelantó algunas de las cuatro o cinco historias que tendrá cada capítulo de Secretos de guerra.

Perlitas como la historia de la “Fuerza Expedicionaria Brasileña”, un contingente de 25 mil soldados de ese país que después del ataque a Pearl Harbor viajaron a pelear a Italia; o la del acorazado nazi Graf Spee, que al momento de su hundimiento merodeaba las aguas del Atlántico Sur, a la altura de Buenos Aires. 

Jorge Sanjinez, voluntario peruano, el único soldado latino que participó del “Día D”.

“Otra gran historia es la Jorge Sanjinez Lens, un voluntario peruano que decide irse con los soldados aliados. Llegó a las filas belgas, participó del desembarco en Normandía y luego fue parte de la liberación de varias ciudades francesas. Lamentablemente, falleció el pasado 24 de agosto a los 103 años. Es el único soldado latino que participó del Día D”, contó el historiador.

El rol de Argentina: el enigma de los submarinos alemanes y la visita de Walt Disney 

Entre los tantos misterios del papel que jugó nuestro país en la Segunda Guerra Mundial está la “Operación Ultramar Sur”. Se presume que consistió en la fuga en submarinos de más de 50 jerarcas nazis a la Argentina.

Organizada desde el alto mando del Tercer Reich, al finalizar la guerra en Europa, un nutrido convoy de U-Boot partió desde Noruega hacia el archipiélago de Cabo Verde, y de allí puso la proa hacia el litoral marítimo argentino.

Mussolini y Hitler. La docuserie revela la fuga en submarinos de más de 50 jerarcas nazis a la Argentina.

El 10 de Julio de 1945 se entregó en la base de submarinos de Mar del Plata el sumergible nazi U-530, al mando de Otto Wermuth; y el 17 de agosto, el U-977, al mando de Heinz Schäffer.

A pesar de que sus tripulantes y comandantes son interrogados, llamaba la atención que hicieran ese recorrido para entregarse. ¿Es posible que hayan desembarcado muchos alemanes en otra parte de la Argentina, como la despoblada Patagonia?

En 1996, exactamente a los 41 grados 3 minutos de Latitud Sur y a los 64 grados 3 minutos de longitud Oeste, se detectaron las siluetas de los presuntos submarinos. Dicha noticia empujó a la Armada Argentina a que al año siguiente emprendiera la “Operación Calypso”, destinada a la búsqueda de los sumergibles.

Sin embargo, la operación fue abortada por la rotura del radar, según fuentes oficiales. El informe de la operación Calypso se encuentra caratulado como Secreto de Estado.

Otro hecho poco conocido es la visita de Walt Disney a la región en 1941. Como parte de su “Política del buen vecino”, el presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, designó al dibujante como embajador diplomático itinerante para conseguir apoyo político y militar de los países latinoamericanos. Es así como Disney visitó la Argentina, Chile, Perú y Brasil.

En 1941, Walt Disney visitó Argentina, Chile, Perú y Brasil, como parte de la “Política del Buen Vecino”, de F. D. Roosevelt.

Ya en México, el dibujante crea un personaje llamado “Panchito Pistolas”, un loro fumador alegre y gritón que dispara sus armas a la menor ocasión. El dibujo fue elegido por el Escuadrón 201 para identificar los aviones de las “Águilas Aztecas”. Panchito Pistolas realizó 785 acciones ofensivas aéreas en la Segunda Guerra Mundial.

Walt también realizó algunos productos interesantes como la película Los tres caballeros, con tres personajes protagonistas: el “Pato Donald”, norteamericano; el propio “Pancho Pistolas” y “Pepe Carioca”, un perico que representaba a Brasil.

Los tres recorrían América Latina entre bailes, canciones, utilizando los clichés típicos de cada uno de los países pero que desde luego se convertían en una gran fiesta de color y de bailes. En la Argentina, Disney creó al “Goofy Gaucho”.

Una leyenda urbana es si La República de los Niños -iniciativa del gobernador de Buenos Aires Domingo Mercante-, inaugurada en 1951, y el primer parque temático de Disney en Los Angeles en 1955, fue una mera coincidencia.

La gira de Disney en pleno desarrollo del proyecto forjó el mito. En La República de los Niños se construyeron 35 edificios hechos a escala de un niño de 10 años, con un Centro Cívico que representaba “La comunicad organizada”: la Casa de Gobierno de estilo gótico, la Legislatura inspirada en el Parlamento inglés y el Palacio de Justicia.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2