Se estrena la docuserie de Carlos Bilardo, un personaje que tiene mucho por descubrir

No habrá ninguno igual, no habrá ninguno. Carlos Salvador Bilardo es de esos personajes tan carismáticos como indescifrables, destinados a convertirse en leyenda. Campeón, polémico, entrañable profeta del balón, fabricante de anécdotas desopilantes con alfileres, “gatorei”, bidones y tanto más. Y así lo refleja Bilardo, el doctor del fútbol, la serie documental que HBO Max estrenará este jueves 24.

Cada uno de los cuatro episodios tiene un título: “El hombre más odiado”, “Perdón Bilardo”, “Un’ avventura in più” y “Me olvidé de vivir”, Y cada uno dura 45 minutos. Más documental que serie, fue dirigido por Ariel Rotter, con guion de Sebastián Meschengieser y Gustavo Dejtiar, y la producción ejecutiva del actor Federico D’Elía junto a Cune Molinero y Alejandro Turner.

Si nos detenemos en los detalles, no es un hecho menor la presencia de Federico D’Elía en el proyecto. Reconocido fanático de Estudiantes de La Plata, asume un rol soñado para él ya que es admirador confeso del doctor. Así nos lo cuenta en la presentación oficial realizada en “La cancha” de fútbol 5 del shopping Dot Baires.

Un sonriente Carlos Bilardo, en un entrenamiento.

Un sonriente Carlos Bilardo, en un entrenamiento.

Fanático del doctor

“Yo tenía el deseo de hacer algo con Bilardo, pero no sabía que HBO Max estaba avanzado en el proyecto, los llamé por otra cosa y cuando les comenté que tenía muchas ganas de hacer un documental de Carlos con Sebas (Meschengieser, uno de los guionistas), que es mi amigo y socio, me dijeron que ya estaban en contacto con la familia Bilardo y nos invitaron a participar.

“Más allá de que soy hincha de Estudiantes, hacer la primer docuserie sobre él para mí es un placer gigante. Lo que me interesó de un personaje como Carlos fue tratar de entenderlo un poco más. No es una persona normal y logró cosas muy importantes. Si vos a Bilardo lo descontextualizás y te ponés a charlar, decís: ¿qué hace este tipo?

“Jamás te vas a imaginar que es médico ginecólogo, que fue un técnico estudioso y laburador como pocos y sacó campeón y sub campeón del mundo a la selección argentina. Tratar de entender esa cabeza, un poco de su vida y de por qué es lo que es me llamaba la atención.

Federico D'Elía, fanático de Bilardo y productor ejecutivo de la docuserie.

Federico D’Elía, fanático de Bilardo y productor ejecutivo de la docuserie.

“Lo conozco de cuando yo era chiquito, hablé mucho con él, pero seguía siendo un enigma para mí. No soy su amigo, mi viejo (el actor Jorge D’Elía) era más amigo de él, porque conocía a toda la camada de Estudiantes de La Plata de aquellos años y convivía con ellos. Pero te digo que descubrí mucho de Carlos laburando en la serie”, dice D’Elía.

Detrás del homenaje obvio que atraviesa el documental, la misión oculta pero no tanto ha sido revelar ciertos enigmas del célebre Narigón, creador del “bilardismo” y también (como consecuencia de ello) agitador del anti-bilardismo, siempre arengando a devotos y detractores por igual.

No hay casualidades

Casualidad o no Bilardo, el doctor del fútbol se estrena justo el día que en se cumplen 39 años de la firma de su contrato como DT de la selección argentina, hecho que funciona precisamente como potente disparador del comienzo de esta historia.

El punto de partida es ante todo su propia mirada. Con un material biográfico nacido de su hasta ahora inédita producción “fatta in casa”, contiene una descomunal colección de vídeos de archivo, muchísimos filmados por él mismo y en ocasiones relatados con su voz en off. Un diferencial determinante si de documentales se trata.

Carlos Bilardo, bailando solo en México una fiesta antes del Mundial '86.

Carlos Bilardo, bailando solo en México una fiesta antes del Mundial ’86.

Para la realización se usaron seiscientos de los tres mil videos que componen esa colección privada, la mayoría en formato VHS. Y encontrarlos fue una odisea, ya que Bilardo originalmente los guardaba en un placard de su casa, hasta que un día Gloria (su mujer) lo conminó a guardarlos en la oficina y luego en distintos lugares.

Visualizarlos, pasarlos de formato y abordar todo ese material llevó ocho meses de arduo trabajo.

Esas cintas contienen desde momentos familiares, tácticas de jugadas, charlas técnicas con los jugadores de la selección argentina (sentados en la cama de una habitación), hasta Bilardo bailando el vals con su hija Daniela, bailando solo en una fiesta en México en la previa del Mundial ’86, tirándose de “palito” a una pileta o dando clases de fútbol en Japón.

Carlos Bilardo, en su rol de DT de la selección argentina.

Carlos Bilardo, en su rol de DT de la selección argentina.

Tesoros en video

El hallazgo de todos esos “tesoros”, le permitieron al director Ariel Rotter entrar en la cabeza de Bilardo.

“Los videos estaban en un garaje de la familia en Caballito, junto con diez caseteras VHS, veinte cámaras y quince televisores. Él llevaba en el baúl de su auto cámara, casetera y televisor para mostrarle a un jugador, que por ahí vivía en Necochea, cómo tiraba el centro el rival que tenía que marcar el domingo”, cuenta Rotter.

“Hablamos de un personaje con un nivel de dedicación, pasión y obsesión pocas veces visto. Su aporte a la cultura del trabajo alrededor del fútbol es determinante, es un cambio de paradigma absoluto. El tipo es una especie de genio, de científico, que protagonizó una de las transformaciones en la historia del fútbol, comenzando por los planteos tácticos de cómo parás a un equipo en la cancha.

“Yo vengo de un origen medio anti-bilardista porque soy de Independiente y nosotros venimos de la escuela “lírica” de Menotti, pero aprendí a amar a mi enemigo. Bilardo es el personaje soñado para cualquier realizador: contradictorio, conflictivo, y con una doble moral increíble, por un lado es un tipo noble y de códigos y a la vez ventajero y tramposo, pero también un tipo estudioso y dedicado.

Los 15 de Daniela Bilardo, filmada con su vestido por su papá.

Los 15 de Daniela Bilardo, filmada con su vestido por su papá.

“Un feo lindo hasta físicamente. Tiene esa cosa de ser como medio aparatoso y divertido, hermoso de ver en los videos cuando era joven. Un tipo que no duerme, insomne total, que no puede parar su cabeza pensando nuevas formas de sacar ventaja y ganar con esos pequeños detalles. Es Jean Paul Belmondo, es la nouvelle vague total”, cierra Rotter.

Valiosos testimonios

A esas grabaciones caseras se suma el gran trabajo de producción con el aporte de casi cincuenta testimonios imprescindibles y necesarios. Porque allí están los unos y los otros. Y por supuesto César Luis Menotti, su “archi rival”.

Alejandro Turner, uno de los productores ejecutivos reconoce: “De los testimonios es el más polémico por lo que significan para la gente Menotti y Bilardo. Pero no sé si es lo más polémico de la serie.

“Yo creo que Signorini (Fernando, el preparador físico de Diego Maradona que aparece como anticipo en el tráiler) es un lindo personaje para entender que no todo es tan blanco ni tan negro. Porque es más de la otra escuela, pero Carlos le abrió la puerta y estuvo adentro de la Selección. Ahí hay un mensaje que está buenísimo, porque además expresa todo su desacuerdo y también le rescata cosas”.

Bilardo, en el balcón de la Casa Rosada.

Bilardo, en el balcón de la Casa Rosada.

Los relatos van desentrañando misterios, con datos desconocidos de su vida y otros míticos: cábalas, obsesiones, métodos poco ortodoxos, técnicas. Amén de dos de sus grandes hits: el bidón a Branco (en los octavos de final de Italia ’90) y “la gatorei”.

Entonces resulta esclarecedor escuchar a su familia: Gloria (su mujer), Daniela (su hija), Micaela y Martín Salvador (sus dos nietos) y su hermano Jorge.

Tanto como las palabras de Claudia Villafañe, Karina Rodríguez (su secretaria), Humberto Grondona, los periodistas deportivos o los campeones del ‘86 Jorge Burruchaga, Nery Pumpido, Ricardo Giusti, Julio Olarticoechea, Oscar Ruggeri y Sergio Batista.

Hay dos perlitas: David Gordillo, integrante del equipo de Pueblo Nuevo de Tilcara donde la Selección Argentina se preparó antes de viajar a México y Sara Vera, la vecina de Tilcara que lo ayudó a disfrazarse de coya (delicioso su relato).

También están los que quedaron afuera de su selección. Miguel Ángel Russo o Enzo Trossero y luego Diego Simeone, que se reencontró con Bilardo en el Sevilla.

Y claro, los históricos del Estudiantes campeón con él (Metropolitano ’67, tricampeonato Copa Libertadores ’68, ’69 y ‘70, Copa Intercontinental 1968 y la Interamericana 1969.): Juan Ramón “La Bruja” Verón y Carlos Pachamé.

Sergio Goycochea evoca su relación con Bilardo (imperdible su anécdota del día que se casó) y recuerdos inolvidables del Mundial de Italia. Y hablando de ese mundial, es impactante la declaración de Armando Pérez Hoyos, el colombiano juez de línea en la final Argentina- Alemania).

Diego Maradona y Carlos Bilardo, exultantes y campeones del '86.

Diego Maradona y Carlos Bilardo, exultantes y campeones del ’86.

¿Por qué hay que ver la serie?

Esto lo explican los guionistas Sebastián Meschengieser y Gustavo Dejtiar: “Porque el personaje es fascinante y porque trae verdades y revelaciones que siempre circularon a modo de leyenda urbana, mito o chicana futbolera y que encuentra en un montón de testimonios y de archivos el origen de esas situaciones.

“Después porque hay una cantidad de anécdotas increíbles, insólitas y divertidas, y porque podemos volver a disfrutar los grandes logros de Bilardo y volver a emocionarnos con el título del ‘86, y la épica del ‘90”- coinciden los guionistas.

“Y reconstruir la relación entre Bilardo y Maradona es algo trascendente, creo que es una de las relaciones más interesantes que dio la historia argentina del deporte. Se confirma que había una cuestión casi de padre e hijo, con todo lo bueno y lo malo y eso está expresado en una multiplicidad de voces que lo hace mucho más rico aún, porque el archivo es extraordinario”, adelanta Meschengieser.

Por su estado de salud la participación de Carlos Bilardo ha sido exclusivamente de archivo. El doctor sufre el síndrome de Hakim-Adams, enfermedad neurodegenerativa que le fue diagnosticada en mayo de 2018.

Bilardo y Raúl Madero en la canch. Los dos médicos y jugadores de Estudiantes de La Plata.
o

Bilardo y Raúl Madero en la canch. Los dos médicos y jugadores de Estudiantes de La Plata.
o

“Yo lo conocí a Bilardo antes, soy periodista deportivo y tuve chances de entrevistarlo. Para mí el asunto de sus archivos privados es clave, porque él es muy organizado con todo y en definitiva es un legado”, concluye Dejtiar.

Como apuntan todos los hacedores, hay auténticas joyas. Y lo bueno es que hay para todos los gustos y de todas las épocas.

Aquí está la palabra de Bilardo según pasan los años. Y hasta sus ¿malas artes?: los pinchazos con alfileres contra sus rivales (lo cuenta Bilardo en una campaña de la Federación Argentina Diabetes del 2011 y también el periodista colombiano Oscar Rentería).

Más sus frases ya famosas, claro. ¿Una de las icónicas?, la que disparó durante el partido Argentina-Brasil del Mundial ’90 (aquel del bidón) antes de comenzar el segundo tiempo: “Si se la siguen dando a los amarillos vamos a perder”.

Y muchísimas cosas más, algunas conocidas como el affaire “Es gatorei señorita” (cancha de River, 22 de febrero de 2004) o la bandera “Perdón Bilardo Gracias” y otras insospechadas, como el programa de televisión Lo de Bilardo (con Rodolfo Ranni y Stella Maris Lanzani, por el que ganó el premio Don Segundo Sombra como peor actor del 2005). Y miles de situaciones tan bizarras como sorprendentes.

Carlos Bilardo el próximo 16 de marzo cumple 84 años. Y aunque más de una vez haya sentenciado: “Yo me olvidé de vivir. Mi vida la dediqué al fútbol y a la medicina para estar arriba, para estar arriba, para estar arriba”, está clarísimo como afirma su hija que “las vivió todas” y ha dejado una huella imborrable. Como dirían los Divididos… ¡el Narigón del siglo!

Carlos Bilardo, con su esposa Gloria.

Carlos Bilardo, con su esposa Gloria.

Un currículum asombroso

Veamos: Como futbolista Carlos Bilardo pasó por San Lorenzo de Almagro, Deportivo Español y Estudiantes de la Plata, equipo con el que fue Campeón de América y del Mundo

. Mientras jugaba fue enfermero, estudiaba Medicina en la UBA y era alumno nada menos que de Bernardo Houssay.

Se recibió de médico ginecólogo en 1966 y ejerció durante diez años.

Bilardo, con Maradona y Grondona, en la asunción de Diego como técnico de la Selección Argentina.

Bilardo, con Maradona y Grondona, en la asunción de Diego como técnico de la Selección Argentina.

Director Técnico en Estudiantes de La Plata, Deportivo Cali de Colombia, San Lorenzo, el Sevilla de España, Boca Juniors y las selecciones de Colombia, Argentina y hasta Libia. Y coordinador de la selección de Guatemala.

Además: actor-comediante, conductor de radio, comentarista deportivo, pre-candidato a presidente por el Partido de la Unidad Uno (fundado por él), Secretario de Deportes de la Provincia de Buenos Aires y Secretario de Selecciones Nacionales.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *