Saturday Night Live: pese a la resistencia de parte del elenco, Elon Musk fue confirmado como anfitrión, con Miley Cyrus como invitada musical


Confirmado. A pesar de la disconformidad de algunos de los miembros del elenco de Saturday Night Live, Elon Musk será el anfitrión de la emisión de mañana del histórico ciclo humorístico de la señal norteamericana NBC. En tanto, Miley Cyrus regresará como invitada musical. La cantante de 28 años presentará material de su último álbum, Plastic Hearts, en la que será su sexta participación en el programa.

La integrante Cecily Strong acompañó a los protagonistas en el anuncio promocional publicado por la producción de SNL anoche, en que Cyrus y Musk se autodescribieron como “wild cards”, un término -el equivalente en castellano sería “comodín”- que implica que la persona referida provoca incertidumbre por la imprevisibilidad sobre su conducta.

A fines de abril, luego de que se diera a conocer que había sido invitado por primera vez al programa, el CEO de Tesla y Space X publicó un tuit que no fue bien recibido por parte del elenco estable. “Veamos cuán en vivo Saturday Night Live realmente es”, escribió Musk, a lo que el comediante Bowen Yang respondió: “¿Qué car… quiere decir eso?”. En tanto, Aidy Bryant replicó con un ataque más sutil, al retuitear un posteo del senador y excandidato presidencial Bernie Sanders, en que el socialdemócrata calificaba de “obscenidad moral” que “las 50 personas más ricas de Estados Unidos hoy tengan más riqueza que la mitad más pobre de [la] población”. No obstante, los mensajes de Yang y Bryant fueron borrados desde entonces.

Por otro lado, Chris Redd se burló del empresario al responder a otro tuit suyo, en que incitaba a sus seguidores a proponer ideas para “skits” de SNL. “En primer lugar, los llamaría sketches”, le contestó el humorista.

Pero ese no fue el caso de la totalidad del elenco. Pete Davidson, quien se unió al ciclo en 2014 con tan solo 20 años, expresó públicamente su incomprensión del alboroto que causó la designación de Musk como maestro de ceremonias por una noche. “No entiendo por qué todo el mundo está volviéndose loco. No paran de repetir que no entienden por qué han elegido a Elon Musk para ejercer de anfitrión. A ver, ¿estamos hablando del mismo tipo que está haciendo del mundo un lugar mejor, más o menos, y que fabrica cosas alucinantes y envía gente a Marte?”, dijo en diálogo con el conductor Seth Meyers en el talk show Late Night.

Asimismo, Michael Che se mostró a favor de la contratación del magnate en el mismo programa: “Es el hombre más rico del mundo, ¿cómo puede no emocionarte eso?”. Días más tarde, en diálogo con Ellen DeGeneres, bromeó: “Estaba entusiasmado hasta que me enteré de que, ¿sabías?, es rico. Ahora como que me opongo”. En una tercera entrevista, Che volvió a hablar del rechazo que provocó la inclusión de Musk entre algunos de sus colegas y en el público en general: “Creo que a los blancos no les gustan sus multimillonarios, por algún motivo. Si Oprah [Winfrey] o Tyler Perry viniera estaríamos todos muy emocionados. Me parece que [a los blancos] les da vergüenza darse cuenta de cuánta plata tienen realmente”.

Mientras el debate sobre su participación se asentaba como tendencia en redes sociales y en la televisión norteamericana, Musk continuó esbozando ideas de sketches y presentándoselas a sus seguidores de Twitter. El sábado pasado, propuso “Irony Man”, un segmento sobre un superhéroe que derrota a sus enemigos por medio del “poder de la ironía”, jugando con el nombre del personaje que interpretó Robert Downey Jr en el Universo Cinematográfico de Marvel, como también otro sobre una versión “progre” del agente secreto James Bond.

El excéntrico empresario desde hace tiempo divide opiniones. Conocido por sus intenciones de colonizar el planeta Marte, como también por su éxito al mando de empresas tecnológicas, de las cuales algunas -entre ellas la automotriz Tesla- contribuyen al desarrollo de soluciones innovadoras para distintos desafíos de la actualidad, tales como los problemas de tránsito y el avance del calentamiento global. El año pasado, fue criticado por su postura respecto de las cuarentenas estrictas, al advertir que estas contenían rasgos totalitarios. “Si alguien quiere quedarse en su casa, está perfecto. Deberían permitírselo y que no estén obligados a salir. Pero decir que ‘no puede’ salir de su casa y que será arrestado si lo hace, eso es fascista”, declaró en una entrevista.

No cabe duda de que la contratación de Musk, si bien riesgosa -no demostró demasiado talento como actor cómico en su cameo en The Big Bang Theory-, puede resultarle muy exitosa a NBC. En los últimos años, la señal alcanzó niveles altos de rating con ese tipo de apuestas. Tal fue el caso de la incorporación de Donald Trump en 2015, cuando el por entonces -controversial- candidato a la nominación presidencial del Partido Republicano ofició de anfitrión y el show atrajo a cerca de 10 millones de espectadores, su mejor índice de audiencia desde 2012. Fue también una oportunidad para Trump, quien tomó una decisión audaz que posiblemente haya contribuido a su victoria en la interna republicana.

Esa noche, el magnate inmobiliario se mostró confiado desde el monólogo inicial, durante el cual dos imitadores se burlaron de él y el humorista Larry David (Seinfeld, Curb your enthusiasm) se sumó, acusándolo de racista y luego diciendo que le habían pagado 5000 dólares para hacerlo. Teniendo en cuenta la personalidad de Trump y su larga trayectoria en televisión, restará ver si el lacónico emprendedor tech logrará desenvolverse con la misma soltura al aire o si, en cambio, una ejecución torpe del guion impedirá que se disipe la tensión que comenzó a acumularse desde que fue anunciada su sorpresiva aparición en el programa.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *