Rosalía protagoniza un fenómeno musical con su nuevo álbum “Motomami”

Con su flamante álbum MotomamiRosalía no para de batir récords y ya se convirtió en la artista española con más streams de la historia a sólo 48 horas del lanzamiento. Es su gran regreso, cuatro años después del disco que la encumbró internacionalmente, El mal querer, ganador de un premio Grammy, con un trabajo aún más experimental que supone un golpe de timón defendido frente a viento y marea.

Con 5,79 millones de streams en las primeras 24 horas, este tercer disco de estudio de Rosalía es el segundo mejor debut de la historia de Spotify en España, solo superado por El mejor tour del mundo de Bad Bunny, que rozó los 10 millones.

Rosalía en el programa de Jimmy Fallon. Foto: Captura Youtube

Rosalía en el programa de Jimmy Fallon. Foto: Captura Youtube

También es el mejor debut español de la historia en esta plataforma, superando a C Tangana y su álbum El Madrileño, que hasta este momento tenía el récord con 5,17 millones; y el mejor debut, asimismo, para una artista femenina que canta en español, imponiéndose a la colombiana Karol G y su disco KG0516.

Por otro lado, ya se puede disfrutar en Youtube del Tik Tok Live con el que el pasado jueves presentó todas las canciones de Motomami, un día antes de la publicación del disco, un show de cerca de 30 minutos.

La tapa de "Motomami", el disco de Rosalía que salió el 18 de marzo.

La tapa de “Motomami”, el disco de Rosalía que salió el 18 de marzo.

Un disco fascinante

Rosalía describió el disco de 16 canciones, que incluye los sencillos Chicken Teriyaki, La combi Versace con Tokischa y La fama con The Weeknd, como “una energía”.

En las redes hubo quienes la criticaron cuando lanzó singles como Hentai porque no se entienden bien algunas palabras de sus letras, pero ella le ha achacado las críticas al machismo persistente.

“Björk dijo una vez algo así como que a los hombres se les permite ser tantas cosas y de las mujeres solo se espera que seamos femeninas; quince segundos de Hentai fueron suficientes para juzgar una canción, sin que salga el disco que le da contexto. Yo pensaba que ya habíamos superado esto, pero claramente me dan más ganas aún de seguir escribiendo por ahí”, reafirmó.

Sobre Hentai dijo que, que en japonés es una palabra para describir animes y mangas sexuales. “Eso para mí pone más en evidencia que se sigue esperando que las mujeres seamos femeninas y ya. Y, en cambio, yo me niego a eso. Yo soy muchas más cosas y entre ellas femenina”.

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

En cuanto al título, explicó que “Motomami” es una dualidad compuesta por “‘Moto”, que en japonés significa más duro, y “Mami”, por la figura de la madre como poder de creación.

Han pasado cuatro años desde El mal querer, que también fue objeto de polémica por supuesto apropiacionismo cultural, pero la autora de Malamente en vez de responder a cada crítica ha dedicado este tiempo a escribir y a cantar sus verdades en 16 cortes que, según ha contado, beben de “material autobiográfico, cosa que en otros proyectos nunca había hecho”.

“Vestida con F de Fendy / bailando en plan vela de candy / Así tu te prendiste de mí, el día que yo te conocí”, apenas susurra en Candy, una referencia demasiado concreta como para no referirse a un episodio personal.

“Siento que, de alguna manera, estaba pensando cómo un director hace una película sobre cómo hacer una película; al final pensaba cómo puedo hacer un disco que refleje lo que estoy viviendo, cómo me estoy sintiendo y quién soy ahora en este preciso instante. Era la intención de hacer un autorretrato”, declaró en su gira promocional.

Aplicado también al plano artístico, resultan ilustrativos los versos de uno de los temas, Diablo, cuando una voz deformada por el “autotune” canta “La que sale por TV no es la que yo conocí”, a lo que ella responde: “De la noche a la mañana no es que yo cambié”.

“Siempre siento que cada momento será diferente al anterior y que al final mi carrera va a ser una carta de amor a todos los géneros musicales que admiro y quiero; no quiero pensar en que nunca haré algo, pienso en estar abierta”, ha alegado ante las variaciones por ejemplo en su estilo.

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

La diversidad de géneros es palpable desde el primer momento. Se entrecruzan el jazz que aprendió en la escuela en Barcelona, pero también el reguetón clásico que bailaba en las ferias de niña, clásicos de la música latina como Héctor Lavoe, así como “Jimi Hendrix, Bob Marley, Lola Flores o Camarón”.

Porque sí, entre toda esa amalgama el flamenco sigue ahí, como reivindica en Bulería, que sorprende por un impresionante sonido de palmas: “Para mantenerme en pie / Yo me maté 24-7 / es lo que tuve que hacer / Soy igual de cantaora / Igual de cantaora / Con un chándal de Versace que vestidita de bailaora”.

Cambiar y crecer

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

En la portada de Motomami, Rosalía aparece desnuda con un casco de motocicleta y el título del álbum escrito a modo de grafiti. Como en El nacimiento de Venus de Botticelli, que citó como inspiración, se cubre los senos con un brazo y la zona genital con el otro.

La necesidad de mutación está representada en el álbum a través de la mariposa, una evolución que defiende en Genis frente a quienes ansían que regrese la artista de su anterior álbum: “Y me tocaste ahí / donde no quiero estar / Esto no es el mal querer / Es el mal desear”.

Ese cambio se aprecia igualmente en sus letras y no le duelen prendas el riesgo. “Si me muero, que me muera por la boca como muere el pez'”, advierte en Saoko, en la que también subraya: “Sé quién soy y a dónde voy, ya nunca se me olvida”.

“Para mí El mal querer tiene sentido esforzándome en escribir cuartetas octosílabas que son clásicas en el flamenco, pero este proyecto tenía que ver con inspirarme en cómo se hace la escritura automática o en letras más abstractas, de golpe súper crudas e inspirarme en cómo escribe Lil Kim”, dijo acerca del cambio en su manera de componer sus letras.

Pero, aún con todo, Rosalía deja claro que su empeño es por otro tipo de ambición, la artística, independientemente del precio a pagar: “La que sabe sabe que si estoy en esto es para romper / Y si me rompo con esto, pues me romperé / Solo hay riesgo si hay algo que perder”. 

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

Rosalía. Foto gentileza Sony Music Argentina

Un álbum arriesgado y variado

Reggaetón clásico, flamenco, bolero, el verbo rápido de las raperas estadounidenses, interludios jazzísticos… todo entra en Motomami, y ahora Rosalía recibe al fin los elogios de crítica y público por su tercer álbum de estudio pese a la radicalidad de su propuesta.

“Si tomo una decisión, lo hago sin medias tintas”, defiende orgullosa pero modesta Rosalía.  “Fueron tres años de trabajo, de dedicación. No ha sido nada fácil estando casi dos años lejos de mi familia. Estuve también lejos del lugar en el que vivo, que son pilares de mi vida, pero estoy muy satisfecha de haber podido compartirlo por fin”.

“Tiene un tono -describió- muy de diario, de material autobiográfico, cosa que nunca había hecho en otros proyectos. Son mis vivencias de estos tres años, mis reflexiones y mis emociones, el contraste entre ellas. Mis artistas favoritos son radicales en sus propuestas y he aprendido de esas inspiraciones. Es como yo entro al estudio, desde la experimentación, la libertad y la espontaneidad”.

“No ha sido fácil, ha sido el disco hasta la fecha que más me he tenido que pelear, de sangre, sudor y lágrimas, de mucha dedicación”, admitió. “Estoy contenta de no haber tirado la toalla”.

MFB

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *