Roberto Moldavsky y El Turco García antes de Masterchef Celebrity: “Vamos a pelear el descenso hasta el final”



“No puedo spoilear, pero El Turco anda mejor que yo”, dice Roberto Moldavsky, quien se suma puntual al Zoom con Clarín. El Turco es Claudio García, otra de las figuras convocados por Masterchef Celebrity, el reality gastronómico que arranca este lunes 5 de octubre a las 22.30 por Telefe.

Conducido por Santiago del Moro, esta primera edición local del ciclo con famosos se emite de lunes a jueves en ese mismo horario. Tendrá 16 participantes que irán atravesando diferentes desafíos culinarios.

Los domingos a las 22 será la gala de eliminación: cada semana, un cocinero amateur deberá dejar la competencia, luego de ser evaluados por un exigente jurado conformado por Donato de Santis, Damián Betular y Germán Martitegui.

Los finalistas recibirán un año de clases en la escuela de cocina de Mausi Sebess y el ganador, un millón de pesos en efectivo. Moldavsky y el Turco García competirán a la par de Federico Bal, El Polaco, Iliana Calabró, Claudia Villafañe, Analía Franchín, Boy Olmi, Patricia Sosa, “El Mono” Fabio de Kapanga, Victoria Xipolitakis, Ignacio Sureda, Sofía Pachano, Belu Lucius, Leticia Siciliani y Rocío Marengo.

“Pasa que El Turco jugó en Francia muchos años y tiene el horario corrido”, chicanea el humorista cuando García llega a la cita virtual unos minutos más tarde de lo pautado.

El ex jugador Claudio “El Turco” García es uno de los participantes de Masterchef Celebrity, el ciclo de Telefe. Foto Prensa Telefe

“¿Qué pasa, gordito hermoso?”, le devuelve el ex delantero de Racing y Huracán. Y avisa: “Nosotros somos los que vamos a pelear el descenso hasta el final. Somos Berazategui y Yupanqui”, bromea.

Después aclara que el espíritu competitivo sigue intacto. “Cuando dicen: ‘Chefs, a cocinar’, yo me subo arriba de las islas, paso por abajo de la cámara, me tiro a los pies de los zucchinis, las papas, los huevos. Hago un quilombo bárbaro”. Moldavsky no se queda atrás: “Yo ya tengo dos cortes y una quemadura. Estoy dejando la carne”.

-¿Qué les gustó de la propuesta y qué los terminó de convencer para aceptar?

Moldavsky: Se mezclaron varios factores. Primero, soy muy fan de este tipo de programas. Segundo, me encanta la comida. Tercero, dije: ‘Si no aprendo acá, no aprendo más’. Y a veces pienso en mi vieja, que era una excelente cocinera y que ya no está viva, que me encantaría que me viera haciendo esto por ella.

El Turco García: Yo nunca estuve en la cocina. Miro mucho a mi señora, porque cocina bien y tengo una idea. Pero nunca había prendido una hornalla, nada. El primer día lo sufrí mucho, Roberto lo puede decir. Pero el programa es entretenido, no solamente es cocinar, sino que pasan cosas. Va a estar bueno.

-¿Por qué sufriste?

Moldavsky: Uy, había tensión. Porque vos te reís y todo, pero llega el momento y te tenés que poner a cocinar… y después lo tenés que mostrar, te lo van a evaluar. Ahí te viene la responsabilidad, se te acaba un poco la joda.

Roberto Moldavsky, con su delantal de cocinero, para Masterchef Celebrity. Foto Prensa Telefe

-Más allá de que es una competencia, se ve que los dos se lo están tomando como un aprendizaje.

Moldavsky: Y sí. Yo vivo solo y por ahí me cocino alguna cosa, pero me hago algo rápido, sin tanta dedicación. Acá es como que empezás a aprender las bases de muchas cosas, desde desgrasar una carne a deshuesar un pollo. Cosas que ni siquiera pensé que alguien se iba tomar el tiempo de explicármelas.

-¿A quiénes ven como candidatos?

García: No sé si candidatos. Pero Iliana (Calabró), que la vemos en su Instagram que cocina; la Marengo, que llegó a una semifinal en (Masterchef) Chile; Sofía Pachano, Belu (Lucius), (Boy) Olmi. Esos son los que sabés que cocinan. Nosotros le metemos mucho empeño.

Moldavsky: Es que vos ves un plato que presentó cualquiera de los que dijo El Turco, o Claudia (Villafañe) y ves la diferencia. Yo a veces estoy preguntando: ‘¿Esto cómo se corta? ¿Qué parte de esto se come?’. Nosotros no sabemos cómo llegamos a eso: ‘No sé, lo hice’.

-¿A qué jurado le tienen más miedo?

Moldavsky: Yo creo que todos vamos a coincidir en que, a priori, el más complicado es Martitegui. Porque es poco expresivo, no tiene ganas de transmitir cariño, no es un tipo contenedor. Es mi socio, yo lo estoy ablandando. Si armo la relación con Martitegui, ya el camino se me va a hacer un poco más fácil.

En plena tarea. Roberto Moldavsky disfruta de aprender a cocinar en Masterchef Celebrity. Foto Prensa Telefe

García: No sé, eh. Porque si es tu socio, va a ser más exigente todavía. No te confundas.

Moldavsky: Tenés razón, Turco.

García: Yo con Donato, porque es de Racing. Pero Damián tiene buena onda. Lo que pasa es que no sabés cuándo te dicen que está bueno o malo, porque las caras que ponen los tres son espectaculares.

Moldavsky: A veces te matan, te pegan duro. Pero cada uno tiene un estilo, está buena la mezcla de los tres. El tano es divertido; Martitegui juega ese papel; y Betular para mí es el que más explica lo que está mal. Yo jodo con que son como las redes sociales: Martitegui es Twitter, va al hueso; el Tano es Instagram, te la dibuja un poquito, te pega pero te pone un videito; y Betular es Facebook, tiene tiempo, te habla, te explica, te escribe todo un texto. Así lo veo.

-Dicen que la cocina suele transportar a las personas a algún lugar de su pasado. ¿Qué plato u olor los hace volver a un momento de su vida?

García: La sopa con tres fideos moñito. Nosotros éramos tres hermanos. Y mi vieja nos hacía esa sopa: ponía los tres fideos moñito, con dos litros de agua y un poquito de aceite. Caldo, ni ahí. Ahora, si me decís mi plato favorito, milanesas con huevos fritos y papas fritas, a caballo. O polenta con carne picada.

Moldavsky: Lo escucho al Turco, y un poco aprendí a conocerlo. Por supuesto que lo conocía porque soy muy futbolero. Pero esta cosa del almuerzo familiar… Si bien El Turco vivía una situación más complicada, esto que contó ahora, creo que los dos tenemos en común ese almuerzo de los tres hijos con la madre. Yo soy muy fan de las pastas, las harinas. El pan, bueno, cuando voy a un restaurant digo: ‘Dos paneras y la cuenta’. Yo paso por la panadería y me tiraría adentro.

Compinches y competidores. El Turco García y Roberto Moldavsky se verán las caras en Masterchef Celebrity. Foto Prensa Telefe

García: Pero cuando traigo las masas no las comés, eh…

Moldavsky: Alguna como, eh. El Turco tiene una filosofía muy interesante con respecto a cómo quiere vivir la vida y cómo la quiere terminar. Tiene mucha generosidad. El Turco se cae con un paquete de masas gigante cada vez que llega (a grabar). Yo trato de cuidarme un poco, pero siempre le termino entrando a algún alfajorcito, a alguna masa seca.

-Ya habiendo grabado algunos programas. ¿Les cuesta defender sus platos?

García: Rober, nosotros dos defendemos el plato como la defensa de Italia del 90′.

Moldavsky: No pasa nadie (risas). Es que hay gente que llora, gente que se quiebra ahí. Esto no es así nomás. Vos ves a tipos como el Polaco o Patricia Sosa, que han llenado estadios, gente que está acostumbrada a enfrentar… y vos los ves ahí al borde del llanto.

-García: Bueno, lo nuestro va por dentro. Pero por lo menos le hacemos el engaña pichanga. A mí lo que más me cuesta es explicar el plato. Cuando me preguntan cómo lo hiciste, no sé cómo.

Al Turco García le gusta la comida casera. Es parte de Masterchef Celebrity, el reality de cocina. Foto Prensa Telefe

-Moldavsky: (Risas). No me preguntes. Claro. Es como preguntarle al de la película Náufrago cómo se salvó. ‘Me salvé, ¡qué sé yo cómo me salvé!’. El otro día me preguntaron qué técnica usaste. No sé, puse la papa y acá está. Ponemos mucha garra, ponemos mucho amor. A mí me fue mal cuando quise innovar.

García: Lo que pasa es que vos hacés los platos como te gusta comer: abundantes, ricos, que haya de todo. Y por ahí los platos son más chiquitos. Entonces, cuesta. Por ahí ponés un poquito de cada cosa y pensás: ‘Se van a morir de hambre’.

-¿Cómo vienen llevando la cuarentena?

García: Yo ahora me estoy mudando. Estuve en Venado Tuerto cuatro meses. Y me contagié el corona(virus) allá en Venado. Pero allá estaba tranquilo, jugábamos al tenis fútbol, íbamos a la plaza con mis nietos y mi señora. Dentro de todo la pasé bien. En agosto me vine para acá y salió esto de Masterchef, así que ahora también con trabajo.

Moldavsky: Yo estuve más complicado, porque el teatro es lo último que va a volver. No tenemos idea o noción de cuándo vamos a volver. Yo, en lo personal, pienso que vamos a llegar con la vacuna. O sea, que la vacuna va a ser lo que finalmente pueda hacer volver a la gente al teatro que conocemos, uno sentado al lado del otro. Con lo cual me tuve que readaptar a una vida de hacer radio desde mi casa.

-Roberto, a vos te tocó pasarla solo.

Moldavsky: Sí. Entré en una especie de esquizofrenia: me hice una cena sorpresa a mí mismo; me fui a dormir peleado conmigo mismo; a veces salgo, toco el timbre, y me abro a mí mismo, pensando que viene alguien. Son seis meses. Es muchísimo tiempo. Todos arrancamos limpiando, ordenando, todos dijimos ‘me viene bien para un mes’. Y después, bueno, la cosa se empezó a complicar. Es complicado hasta pensar en un show que ni sabés qué día va a ser. Porque los temas van cambiando, vas reformulando, te aparece el diputado en Zoom, la cuarentena. Digamos, es muy difícil la vida para mí cuando no tenés el objetivo claro.

-¿Qué es lo que más extrañan de la vida normal?

García: Yo extraño recorrer el Interior del país como catador (cazatalentos) en Racing y embajador de la Conmebol. El contacto con los chicos, con la gente, con el campo de juego. Y por supuesto, extraño jugar a la pelota con Racing Senior y las juntadas con los amigos. Pero bueno, hay que mirar a la gente que perdió a sus seres queridos. Uno siempre tiene que mirar que el otro puede estar peor. Entonces darle para adelante y que esto pase lo más rápido posible.

-Moldavsky: Coincido. En estas situaciones, uno tiene que ver las cosas en proporción. Porque sin duda extraño esos encuentros con amigos, ir a comer, abrazarnos. Pero cuando leés los números, hay 19 mil muertos. Pensá que hay 19 mil casas donde les dijeron: ‘Murió tal’. Por más que sea gente mayor, con enfermedades preexistentes, es gente que sin el Covid no se hubiera muerto. Entonces, obvio que extraño todo eso. Pero cada número es una persona. Y yo entiendo que mucha gente perdió el trabajo. Pero si vos estás vivo, tenés chances de recuperarte de alguna manera. Las personas que se fueron ya no tienen esa revancha.

Mirá también

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1