Ric Ocasek, cantante de The Cars, desheredó a su esposa, que lo cuidó hasta su muerte



El 15 de septiembre de 2019, Ric Ocasek, el cantante de la banda estadounidense The Cars, murió como consecuencia de una enfermedad cardiovascular hipertensiva en su departamento de Nueva York, días después de ser intervenido quirúrgicamente. Paulina Porizkova, su esposa por casi 30 años y con quien convivía, fue quien lo acompañó hasta el final. Sin embargo, el músico escribió un testamento en el que expresó que ella no merecía recibir ni un centavo de su herencia y tuvo que abandonar su casa.

En 2018, poco antes de que The Cars se suba a un escenario por última vez, la pareja de Rick Ocasek y Paulina Porizkova anunció que se separaba. Pero fue sólo un distanciamiento emocional, ya que siguieron compartiendo techo. Y según la versión de la modelo, fue para cuidarlo.

“No he hecho ninguna provisión para mi esposa, ya que estamos en proceso de divorcio. Incluso si muero antes de que nuestro divorcio sea definitivo, Paulina no tiene derecho a ninguna parte… porque me ha abandonado”, dice el documento firmado por Ocasek.

Ric Ocasek acusó a Paulina Porizkova de abandono y le quito la posibilidad de ser su heredera. Foto: AFP

Según ABC, fue un empresario discográfico el que insinuó que Porizkova no dejaba la casa porque ya no tenía trabajo en el mundo de la moda por su edad. “A medida que Paulina crecía y trabajaba menos parecía más dependiente de Ocasek”, dijo el ejecutivo.

La herencia estaría valuada en cinco millones de dólares. Todo fue destinado a cuatro de los seis hijos que tuvo el músico en sus tres matrimonios. Los que tuvo junto a Porizkova sí recibieron su parte. Los dos de su segunda esposa quedaron afuera.

En estos días, la modelo se vio obligada a abandonar la casa que compartió con el artista durante años. A través de Instagram expresó su tristeza: “Los últimos dos días en mi casa. Está vacío, frío y sucio. Nunca lloré tanto como en el último año. Nunca lloré”, escribió junto a una imagen en la que se la puede arrodillada en un cuarto sin muebles. “De hecho, todo lo contrario. Me cuidé mucho de que nunca me vieran llorar. Este año me ha demostrado que tenía lágrimas de sobra”, agregó.

Ric Ocasek durante su último show en Ohio en 2018. Foto: Reuters/Aaron Josefczyk/File Photo.

Este lunes, la modelo se sinceró sobre lo difícil que fue transitar la enfermedad de su esposo, acompañarlo y luego descubrir que tenía que abandonar su casa. En Instagram habló con sinceridad sobre trastornos de salud mental que está padeciendo.

“La depresión y la ansiedad nos son familiares a muchos de nosotros. Tiendo a estar en el espectro de la ansiedad, que, curiosamente, de alguna manera te da energía y te impulsa, si aprendes a usar esos nervios. La depresión es una bestia diferente, aunque siempre se agrupan. La depresión es una falta total de cualquier tipo de energía”.

Porizkova confesó que desde el viernes 24 de octubre pasado está llorando, siente pesadez física, ganas de estar todo el día en cama, falta de apetito y ninguna intención de desarmar las cajas de la mudanza.

La pareja se conoció en 1984, cuando The Cars grabó un videoclip de su hit Drive. La modelo fue parte de ese rodaje y con tan solo 19 años enamoró al líder de la banda. Cinco años después estaban casados.

En ese momento el éxito de The Cars empezó a ir en picada. Y en el mismo año de la boda entre Rick y Paulina, 1989, el grupo se separó definitivamente. En cambio ella estaba en el mejor momento de su carrera. Unos meses antes de casarse firmó con Estee Lauder el contrato mejor pagado en el mundo de la moda, seis millones de dólares, y después de dar el si con Ocasek fue portada de Vogue, Elle o Harper’s Bazaar, y protagonizó campañas publicitarias para marcas como Chanel, Christian Dior, Versace o Revlon.

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *