Renunció Miguel Galperín en el Teatro Colón

Con las resonancias todavía vigentes de la renuncia de Paloma Herrera al Ballet Estable del Teatro Colón, ahora se suma la renuncia de Miguel Galperín, director del prestigioso Centro de Experimentación, uno de los pocos espacios donde se crea y se divulga la experimentación en Argentina.

En el 2020 se celebraron 30 años de la institución que se dedicó a impulsar no solo el vasto universo de posibilidades musicales, también su vinculación con las artes escénicas, plásticas, performáticas y coreográficas. Lo fundó Sergio Renán, bajo el nombre de Centro de Experimentación en Ópera y Ballet del Teatro Colón y el compositor Gerardo Gandini fue su director. Luego adoptó el nombre Centro de Experimentación (CETC).

Desde el comienzo se produjo una suerte de diálogo implícito entre la programación de la sala principal, con la gran tradición, y la sala del sótano del Teatro Colón donde se albergó la creación contemporánea en el terreno de las artes escénico musicales, se desarrolló una camada nueva de autores, intérpretes y público.

Galperín asumió en 2011 y su gestión contribuyó a continuar la tradición de una institución que construyó su lugar en el mapa cultural de la Ciudad. En los últimos años la desidia de la dirección general del teatro hacia el repertorio actual comenzó a asfixiar la gestión de Galperín.

Teatro Colón, sede del CETC. Foto Alejandro Leveratto.

Teatro Colón, sede del CETC. Foto Alejandro Leveratto.

Sin embargo, el director logró atraer inversiones privadas, entre ellas la Fundación Williams, pudo armar y sostener el Festival Nueva Ópera de Buenos Aires (FNOBA), con carácter internacional, que comenzó en 2016.

El Festival contaba con Escuela de invierno, con becas de formación en ópera contemporánea, cuyos autores luego formaban parte de la programación del Festival junto a invitados internacionales. Se convocaron reconocidos profesores y profesionales del género como Heiner Goebbels, David Rosenboom, Oscar Strasnoy, Fernando Fiszbein, Pablo Maritano, Pablo Ortíz, entre otros.

Según Galperín, en dialogo con Clarín, “el debate sobre el Colón no debería reducirse a la calamitosa situación burocrática de la oficina pública promedio”, y apuntó a la falta de interés sobre el “problema de tener un museo errático a valor dólar”.

“La solución –agregó- tendría que salir de un liderazgo artístico, ya que no se puede validar un régimen especial para cada sub especialidad”. Y concluyó: “Hay que madurar los debates sobre el Estado en lugar de escandalizarse. Gremios hay, habrá siempre, en todos lados. El asunto es incentivar diálogos sanos. Y eso no sucederá si desde la dirección artística general del Teatro no se presentan objetivos claros”.

Miguel Galperin, Festival Nueva Ópera. Foto Gisela Peláez.

Miguel Galperin, Festival Nueva Ópera. Foto Gisela Peláez.

Sobre el futuro funcionamiento del Teatro, Galperín propone concursos artísticos, proyectos con objetivos claros y presupuestos plurianuales para poder encargar obras, actualmente imposible de concretar.

Como declaró en una oportunidad el director y dramaturgo Fernando Rubio, Miguel Galperín es un gran hombre con el corazón puesto en su época. Desde ese lugar defendió con convicción una producción del siglo XX y XXI que todavía cuesta integrar a lo que se considera la gran música.

Hasta el momento no hay novedades sobre nuevo nombramiento, tampoco sobre la continuidad de la programación.

MFB

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *