Reapertura de cines: primer aval oficial al protocolo presentado



Belgrano Multiplex Fuente: Archivo – Crédito: Santiago Filipuzzi

Con la presentación formal de un protocolo que ya cuenta con el aval de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, las entidades representativas de la exhibición cinematográfica dieron un paso más para la reapertura completa de las salas y los complejos de cine de la Argentina, que permanecen cerrados desde hace casi 10 meses.

Con esta normativa, el sector espera primero la aprobación de las autoridades sanitarias nacionales y, una vez lograda, diseñar y poner en práctica el regreso a la actividad con provincias y municipios a partir de la situación epidemiológica de cada distrito. Casi toda la expectativa está puesta en la Ciudad y en la Provincia de Buenos Aires, que concentran la gran mayoría de las salas y complejos, y cuya actividad tracciona al resto del país. En los últimos días se reabrieron algunos cines en varias provincias (Entre Ríos, Chubut, Jujuy, Santiago del Estero) y la tendencia se empezó a notar más fuerte en Córdoba, donde volvió la actividad en los complejos locales de dos de las principales cadenas multipantalla de la Argentina: Cinemark Hoyts y Showcase.

El protocolo parte del reconocimiento de que cada función “no podrá superar el 50% de la capacidad de cada sala o lo que determine cada autoridad jurisdiccional”. Por cada butaca ocupada se dejarán dos butacas fijas libres tanto a ambos costados como en los mismos lugares de las filas de adelante y de atrás.

Reapertura de cines: primer aval oficial al protocolo presentado Fuente: Archivo – Crédito: Santiago Filipuzzi

El criterio de ocupación de los asientos estará determinado también por las llamadas “burbujas sociales de recreación”, que son aquellos espacios de proximidad entre personas unidas por algún vínculo que acuden juntas al cine. Esas burbujas no podrán superar las seis personas y podrán ver la película en butacas contiguas. Será posible entonces ver, una vez reabiertos los cines, que el público podrá seguir una función en soledad o como parte de esas “burbujas sociales” a partir del vínculo. La separación entre personas o entre esas “burbujas sociales” y el resto deberá ser de 1,5 metros a 2 metros.

El uso de barbijo será obligatorio en todo momento, salvo cuando se ingieran alimentos o bebidas. Los espectadores deberán luego volver a colocárselo. Las funciones tendrán un cronograma destinado a reducir al máximo los riesgos de congestionamiento o acumulación de público entre función y función, así como permitir la desinfección de las salas. Las puertas se mantendrán abiertas entre función y función durante 10 minutos por lo menos. También están contemplados los criterios expresos para garantizar la correcta ventilación de las salas.

Los empleados de los complejos serán capacitados para hacer cumplir las normas de prevención y deberán completar una declaración jurada de salud.

El protocolo está firmado por todo el circuito de exhibición cinematográfica de la Argentina (las cadenas Hoyts-Cinemark, Showcase, Cinépolis, Multiplex, Cinemacenter, del Paseo, Paseo Aldrey, Atlas, Cinema City, Cinema Adrogué, Cinema La Plata, Cinema Devoto) y el Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo y Afines (Sutep).

Desde las cámaras del sector se afirmó ayer que se encuentra “muy avanzada” la situación en la Ciudad de Buenos Aires y que existe una “excelente predisposición” de las autoridades bonaerenses con vistas a la aprobación final del protocolo. En Santa Fe, Neuquén y Mendoza también hay contactos avanzados, mientras Entre Ríos y Jujuy ya cuentan con la actividad habilitada.

Los empresarios también destacaron el impulso que tuvo la iniciativa desde la Secretaría de Desarrollo Cultural de la Nación, a partir del cual se llegó a un primer consenso entre autoridades, cámaras y entidades gremiales.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *