Radiografía de Borgen, la flamante joyita danesa de Netflix



El 23 de junio avisamos, el 28 de agosto la recomendamos y hoy vamos con la crítica, sin ánimo de spoilear y con la única intención de hacer un primerísimo primer plano, como se decía antiguamente en nuestra bendita TV argentina, de una serie excelente. Tardó 10 años en llegar a la Argentina. Si pueden, no se pierdan Borgen.

Hace casi tres meses, Clarín publicó una nota cuyo título era “Cinco series fenomenales que no están en la Argentina… por ahora”. De ese top five, la primera en conseguir fecha de estreno fue la inmensa Normal People, exquisita ficción irlandesa que se puede ver a través de StarzPlay o Apple TV.

Luego fue el turno de la danesa Borgen, estrenada en Europa en 2010, que brilla en la abarrotada sala de exposiciones del streaming con un fresco sin piedad sobre la rivalidad entre la construcción del poder y la destrucción de la armonía familiar.

Disponible en Netflix desde el 4 de septiembre, la serie consta de tres temporadas de 10 capítulos cada una, que conviene ser vistos de a poco. El consumo maratónico le jugaría en contra, porque cada episodio invita a la reflexión, a ir más allá de las fronteras danesas, para hacer de las amenazas del poder y del peligroso juego de las ambiciones un universo en sí mismo, amén de las culturas y las geografías.

Sidse Babett Knudsen se formó en una prestigiosa de París, se perfeccionó en Nueva York y luego volvió a su país.

La ficción creada por Adam Price sigue la vida de Birgitte Nyborg, un personaje magnético, por su inteligencia, su amorosidad, su convicción en la defensa de sus valores (luego, con tiempo, se verá si gana o pierde esa batalla), su capacidad inicial para construir un muro simbólico entre la Birgitte funcionaria y la Birgitte madre y esposa.

Convertida en Primera Ministra de Dinamarca, Birgitte deja al descubierto dos cosas de entrada: que lo suyo es pura vocación política y que detrás de su personaje hay una actriz que sabe de sutileza, que sabe en qué momento hay que ir soltando las capas de su deliciosa criatura de ficción.

Sidse nació en Copenhague, hace 51 años, pero de adolescente se mudó a Francia, donde empezó a sacarle punta su don artístico: se formó en la prestigiosa L’Ecole Jacques Lecoq, de París. Tuvo un paso fugaz por los Estados Unidos, pero resolvió volver a las raíces. Y fue en el cine y la TV danesas donde pudo desplegar su oficio.

El equipo de “Borgen”, la serie que tardó diez años en llegar y vale la pena verla.

Estrenada el 26 de septiembre de 2010, en la cadena Danmarks Radio, Borgen rápidamente supo cosechar buena audiencia en los países nórdicos, para luego llegar a las pantallas de gran parte del mundo. Compradas las tres primeras, Netflix tiene intención de producir la cuarta, para el 2022.

Si bien la primera es la mejor de las tres, el relato no tiene fisuras, ni cae en la tentación de exagerar la mugre política para fijar la idea. Sólo la barre y la deja ahí, a veces en el medio del ambiente, a veces en un rincón. Ese vaivén de prioridades, de acuerdo a los antojos (más racionalizados que caprichosos) del guión, permite ver cómo la figura de Birgitte va soltando distintos matices de acuerdo a sus vínculos.

Nunca deja de ser ella, pero la Birgitte que, como integrante del Partido Moderado, se niega a usar una información secreta para ensuciar a otro, no es exactamente igual a la que, con el correr de los capítulos, se la ve negociando ya como la primera mujer en haber llegado al cargo del Primer Ministro de Dinamarca.

Ni la Birgitte que se acurruca en el abrazo de su marido, Philip Christensen (Mikael Birkkjaer), sintiéndose a salvo, es idéntica a la que luego percibe el desmoronamiento de su vida conyugal. Ni se acerca a la que, más adelante, siente que empieza a decepcionar a sus hijos, Laura y Magnus.

En la primera temporada se verá un juego de traiciones y lealtades alrededor de Birgitte, en su campaña como candidata.

Sería injusto etiquetarla solamente como una serie política, porque si bien gira en torno a esa arena movediza, Borgen es mucho más que una mujer empoderada.en un puesto clave del gobierno danés. Borgen es la pintura de una mujer que quiere cambiar el mundo, y lo que se le termina modificando es su propia vida.

Ficha

Calificación: Excelente.

Drama Protagonistas: Sidse Babett Knudsen y Mikael Birkkjaer, entre otros Creador: Adam Price Emisión: tres temporadas en Netflix.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2