¿Quiénes darán el sí en el final de Pequeña Victoria?



Hay tiras que dejan huella. Más allá del rating o de la repercusión mediática, una ficción puede elegir un rumbo tradicional y contar historias sin tantos matices; o puede apelar a un relato más disruptivo, atendiendo cuestiones menos reflejadas en la televisión y que la realidad empieza a imponer.

Es probable que Pequeña Victoria (Telefe) no sea recordada por su éxito arrasador ni por haber estado en boca de todos. Pero sí por tomar el riesgo de abordar nuevos modelos de maternidad, la identidad de género, la subrogación de vientre, el feminismo, y el amor en todas sus formas.

Este miércoles a las 22.30 llega el final de la tira más rupturista del 2019. Julieta Díaz, una de las cuatro protagonistas, hace un balance de la ficción. La actriz que encarna a Jazmín -la ejecutiva que decide ser madre a partir de una gestación subrogada-, se cuida de no spoilear el esperado desenlace.

Barby (Pérez) con Victoria, Selva (Inés Estévez), Jazmín (Díaz) y Emma (Genesio). ¿Quién se casa en el final de la tira?

“Me gusta cómo termina la historia. Simbólicamente, es interesante. Es una historia en la que las protagonistas son las mujeres con ellas mismas, las personas con ellas mismas. Y está bueno que eso sea lo más importante como para estar bien con el otro”.

Los últimos episodios mostraron la lucha de Jazmín, Bárbara (Natalie Pérez) y Emma (Mariana Genesio) frente a la Justicia para conseguir ser todas mamás de Victoria. Las fotos exclusivas del backstage del último capítulo a las que accedió Clarín arrojan un veredicto unánime: Pequeña Victoria termina con un casamiento.

El canal adelantó que la boda será “dos años más adelante”. Pero al ver a las cuatro madres vestidas de blanco, la pregunta surge por defecto: ¿Cuál de las posibles duplas dará el sí?

Julieta Díaz en el backstage del final de Pequeña Victoria.

¿Jazmín aceptará la propuesta de Manuel? ¿Elegirá a Barby para priorizar la filiación compartida? ¿O acaso es Barby la que antepone su relación con Ariel (Nicolás Francella)? Ésas son las tres probabilidades del epílogo.

“El camino que recorrieron estas cuatro mujeres, con esa bebé, con todas sus familias, sus parejas, y las personas queridas alrededor, fue un camino largo, bastante difícil. A Jazmín y a las tres madres les costó encontrar una armonía. Finalmente pudieron encontrarla”, reflexiona Julieta, dando a entender que a pesar de los contratiempos, la ficción tendrá un final feliz.

-¿Qué creés que le va a quedar al público que vio la tira? ¿Pensás que generó un cambio de perspectiva o ayudó a derribar ciertos prejuicios?

Mariana Genesio cumplió en su primer papel protagónico en TV. Aquí, una postal de su producción.

-Los cambios son procesos. No somos una foto o una película. Todo el tiempo la vida está en movimiento y es dinámica. Me parece que lo que sí genera es que en esa dinámica, en esa rueda que no para nunca, mete preguntas que pueden hacer que vayan cayendo fichas y facilitando abrir la cabeza y el corazón a un montón de maneras de ver la vida, la maternidad, la paternidad, el amor, los vínculos, las nuevas familias. Lo lindo de la novela es que inserta nuevas preguntas y no juzga.

-Estuviste en muchas tiras tradicionales. ¿Cómo fue protagonizar una historia más rupturista como ésta?

-Me siento muy contenta de ser y haber sido parte. Me da mucha felicidad. Me gusta haber estado ahí haciendo esas preguntas. También me modificó y me abrió la cabeza. Es lindo encontrar una manera de contar la historia sin juzgarla. Yo me considero una persona abierta, amorosa. Pero todos pensamos un poco eso. Y yo tengo mi juicio conmigo misma, y con los demás también: es medio inevitable, es cultural. Entonces estuvo bueno tener que naturalizar un poco las cosas que van sucediendo en la vida, respetarlas y no juzgar tan pronto.

Pequeña Victoria termina con un casamiento. ¿Quiénes darán el sí?

-“Pequeña Victoria” arrancó con muy buenos números de rating. Pero de a poco fueron cayendo. ¿Cuánto creés que influyó en esa caída el vínculo sentimental entre Facundo Arana y Mariana Genesio? ¿Pensás que el televidente tradicional argentino todavía no está preparado para esa apertura?

-Entiendo el planteo. No tengo una opinión armada al respecto. Pueden ser muchos factores. La novela tuvo que sufrir algunos cambios, en cuanto a la estructura, las historias, los libros. Así que puede ser por eso o por otra cosa. Seguramente que debe haber resistencias. De todas maneras, creo que es un hito en la televisión que se cuente una historia de amor heterosexual con una chica trans, madre de familia. Y además fue contada con amor y con respeto. Me pareció que no hubo malas intenciones, ni hubo un punto de vista más especulativo con algo más de morbo.

Facundo Arana y Mariana Genesio, una historia de amor rupturista para la televisión.

-¿Y por qué pensás que bajó la audiencia?

-Siempre es un misterio saber por qué una tira funciona o no. La novela turca que en su momento fue un furor (Las Mil y una noches), yo la veía y no podía creerlo. Parecía una novela nuestra de los ’80, con una luz fría espantosa, oscura, la música era espantosa, larguísima, arrítmica, y la gente estaba enganchadísima. Todo eso y sin embargo fue un éxito tremendo. Es muy difícil sostener un rating muy alto en una telenovela. En general no sucede. Más aún hoy con las nuevas formas de ver televisión. La verdad es que dejé de chequear el rating. No estaba al tanto de que había bajado.

-¿Cómo pensás que será recordada “Pequeña Victoria”?

-Como la novela de las cuatro mamás. Y como una novela de otras maneras de amor, de maternidad y paternidad, otras maneras de familia. Es un lindo disparador para este momento de la tele.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1