Quién es Nicolás Occhiato, el ganador del Bailando 2019



El lunes 16 de diciembre se llevó a cabo la final del Súper Bailando 2019  (El Trece) y tal vez una de las más esperadas por el público, ya que el título se disputaba entre la ex pareja de novios, Flor Vigna y Nicolás Occhiato. Con un promedio de 20 puntos de rating, Marcelo Tinelli anunció que Occhiato y Florencia Jazmín Peña, su bailarina, se coronaron campeones y lograron imponerse sobre la bicampeona, quien ganó en 2016, con Pedro Alfonso, y en 2017, junto a Gonzalo Gerber. La definición fue ajustadísima en el voto telefónico: 50,08 por ciento para los campeones y 49,92 para la pareja de Vigna.

Si bien no se destacó en el concurso por su habilidad para el baile, fue su forma de ser, la participación de su abuela y sus declaraciones sobre su ex novia las que hicieron que consiguiera el apoyo del público.

Antes de su irrupción en los medios en 2014, Occhiato trabajó como camionero repartiendo pan, y después, haciendo fletes de arena y cemento, ya que su papá tenía un corralón de materiales.

Nicolás Occhiato y Florencia Jazmín Peña son los ganadores del Bailando 2019. Foto: Laflia/ Jorge Luengo.

“Estuve dos años trabajando en eso y llegó un momento que me cansé, así que empecé a estudiar Derecho y a laburar en un bingo, en la parte de legales, para tomar experiencia. Y mientras estaba estudiando, vi el casting de Combate, por mail. Mandé una foto, no esperaba nada, pero me llamaron. Y me cambió la vida”, dijo a Clarín en una entrevista anterior.

Su  primera aparición en cámara fue cuando se unió al programa que se emitía por Canal 9, algo inesperado y sorpresivo para él.

“Yo estaba en ese momento yendo mucho al gimnasio, y vi que ofrecían entrenar con Tito Esperanza (ex participante del Bailando), así que me anoté. Ya había hecho de extra en algún momento y otros castings, pero nunca había quedado en nada. Así fue como mandé unas fotos. Y me llamaron a los 15 minutos para ir al otro día al casting presencial. Fui, había un millón de personas, todos acróbatas y deportistas, y pensé: “¿Qué hago acá?”. Era un jueves, el lunes me llamaron para decirme que había quedado preseleccionado, una locura”, contó.

En ese programa logró conseguir una gran cantidad de seguidores conocidos como “occhiatistas”, que desde entonces lo apoyan en toda su carrera.

Flor Vigna y Nicolás Occhiato se conocieron en 2014 en Combate.

También conoció a Flor Vigna, quien fue su pareja durante cinco años. Juntos lograron una popularidad masiva. “Nosotros nos conocimos en Combate. A mí me garpó mucho llevarla a la casa. Como yo era de Luzuriaga y ella vivía en Floresta, iba por Juan B. Justo derecho y me quedaba de paso”.

Ambos potenciaron sus carreras haciendo campañas de publicidad, y hasta condujeron un programa llamado Tenemos wifi, pero solo duró tres meses, hasta que Vigna recibió la propuesta de protagonizar Mi hermano es un clon, que se emitió por El Trece.

En abril de este año, la pareja decidió terminar su romance, y desde entonces, siempre mantienen palabras de cariño hacía el otro. 

La carrera de Vigna creció más rápido que la de Occhiato y el pasó a ser conocido como “el novio de”, hasta este año cuando llegó a la pantalla de uno de los programas más vistos del país.

Nicolás Occhiato y Florencia Vigna, celebrando el triunfo de la bailarina en 2017.

Nicolás se sumó a mediados de año al Bailando, luego de que Dan Breitman renunciara tras el escándalo generado por la pelea con su compañera Sofía Pachano. El ex Combate tardó en aceptar la propuesta, ya que no quería incomodar a Flor Vigna, quien estuvo desde el inicio.

Antes de su paso por el certamen de baile, Occhiato empezó a consolidar su carrera como conductor. Trabajó en la radio Rock and Pop, donde actualmente tiene un programa llamado Somos muchos. También condujo Fuera de eje, un ciclo de entrevistas emitido por Fox Sports y sigue al frente de la nueva versión de Tenemos Wifi por Canal Net.

Nicolás Occhiato consolida su carrera como conductor. Foto: Néstor García.

“Cuando era chico pensé en ser periodista deportivo, pero no estudié nunca. Cuando salí de Combate y empecé con todo esto, ya me di cuenta que lo que me gustaba era la comunicación, la conducción más que nada. Empecé a estudiar periodismo, pero justo me agarró un momento que estaba con muchos trabajos, y se me empezaron a complicar los tiempos. Además, me di cuenta que estaba aprendiendo más haciendo que estudiando. Decidí meterle a pleno al laburo”.

Mirá también

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1