Quién es Magui Olave, la cuartetera prima de Rodrigo y esposa de un crack de River, que pide pista



Cuando canta tiene un arranque tipo Bardhal que se mete sin permiso en su profunda garganta tropical. Podemos escucharla –y por suerte verla- en su nuevo single, un tema que se llama La Foto y es el corte con el que pensaba desembarcar en Buenos Aires .tenía una fecha programada en La Trastienda para este viernes 10 de abril- hasta que la pandemia del coronavirus lo impidió (todo).

¿De quién hablamos? Buena pregunta: de Magui Olave, generación espontánea de sangre musical fluyendo por sus venas abiertas y cordobesas.

Anoten: nacida y criada en una familia ciento por ciento cuartetera, prima hermana de Ulises Bueno -con quien inició su carrera haciendo coros- y del célebre Rodrigo, El Potro.

Además, esposa de Matías Suárez, ex ídolo de Belgrano y actual jugadorazo de River. Hablando de Magui, y de River, la chica -muy bonita ella- se abre paso con un escote monumental. Googleen. Magui dice un montón de cosas, pero sobre todo expresa su deseo infinito de encontrar un lugar propio, “con un estilo personal”.

A los 31 años, Magui Olave cuenta que del deporte y la gimnasia rítmica la vida la fue llevando hacia el terreno de la música. (Foto: Prensa)

Por estos días está lanzando Aprender a volar, su segundo disco de estudio. “Mi sueño es ser un referente del cuarteto a nivel nacional. Eso e ir cruzando fronteras hasta donde Dios y la vida lo tengan previsto”.

Al teléfono, vía Córdoba, Magui.

-Qué linda sos.

-Está bueno, gracias, pero si me vieras sin pestañas, de entrecasa, no pensarías lo mismo…

-¿A quién se le ocurrió eso de tu belleza?

-La verdad es que canto de muy chica. Antes me inclinaba por el deporte, gimnasia rítmica, y la vida me fue llevando a lo que hago, más allá de que mi papá era el baterista de Rodrigo y me la pasé yendo a giras.

-Soñás vivir de la música. ¿Hasta ahora cómo te las arreglás?

-Tengo mi propio producto; yo me produzco musicalmente, yo me vendo, yo voy a eventos. Me las arreglo bastante bien.

-El cuarteto es más cordobés que el fernet con cola. ¿Hay manera de nacionalizarlo?

-Es muy cordobés, cierto. Va de la mano con el fernet, es parte de nuestra cultura provincial. Un símbolo. Yo creo que hay que ser un poco audaz en la vida y tratar de buscar otros caminos. Son pocos los miedos que tengo. Voy para adelante y mi desafío actual es ir hacia lo desconocido.

-No te estoy entendiendo…

-Imponer el cuarteto en lugares como Buenos Aires. Ese es el desafío.

-Sos la esposa de Matías Suárez, con quien tenés dos hijos. Una pregunta: ¿en Belgrano lo tienen por traidor, como pasa acá con los hinchas de Vélez y Zárate?

-Cada persona tendrá su comentario al respecto. Es respetable y es muy triste cuando se habla de lo que no se conoce. Matías nunca se refirió al tema. El día que decida hacerlo, mucha gente va a pensar de otra manera. Acordate.

Su infancia, la de Magui Olave, transcurrió entre los estudios y las giras, acompañando a su papá Alberto Campos, que era baterista de “El Potro”.

Mirá también

-O sea, ¿Rodrigo te tuvo a upa?

-Sí, hemos viajado mucho. Cuando la escuela me lo permitía, yo giraba con mi papá y con él. Ya más de grandecita, bah, con 10 u 11 años, me quedaba cuidando a Ramiro, el hijo de Rodrigo. Creo que mi carrera es una consecuencia de todas esas vivencias. Después del accidente, yo dejé de ir a la escuela. Tenía 14 años y no soportaba la presión de lo que se vivía en ese momento. Todo el día estaban con Rodrigo en la tele, me preguntaban en el colegio, querían saber… Me senté con mi mamá y le dije que no quería ir más a la escuela. Ella lo permitió. A los 15 me incorporé a la banda de Ulises Bueno. Ulises era vergonzoso y a mí tía (Beatriz Olave, mamá de Rodrigo) le parecía buena idea que yo estuviera con él. Eramos como hermanos y, en el escenario, haciendo coros y cantando, resulté un buen apoyo.

-¿Si a tu marido lo venden de nuevo al exterior, te separarías para priorizar tu carrera?

-Mientras haya apoyo y compresión, no me parece buena solución andar separándose. Ni mi carrera ni la de mi marido son un tema de separación. Esto es una familia y me interesa mucho mantenerla.

-Declaraste: “Mi marido me ayuda mucho en la música”.

-Es el productor, Matías. El sabe mucho de cuarteto y cuando me agobio en todo lo que me pasa, me ayuda a decidir qué tema sí, qué tema no, qué repertorio…

-A las mujeres de los futbolistas les dicen “botineras”. ¿Te molesta?

-No me hago cargo porque no me siento que tenga que calificar como tal para ser quien soy. Yo trato de tener mi carrera, además de ser ama de casa, mamá. Y esposa de un jugador.

-En Instagram acumulás casi 100 mil seguidores y fotos muy tranqui. ¿Cómo te llevás con el escándalo?

-Jajajajá, tengo un perfil bastante bajo. Le esquivo a la discordia. Puede ser un trampolín eso, lo sé, pero yo no soporto el escándalo. Me hacen propuestas por el estilo, cuando me quieren sacar el tema de mi marido, por ejemplo, o cuando pretendían que hablara mal de la película de Rodrigo. De mi marido jugador, no hablo. Y de la película de Rodrigo, tampoco. Ni la vi.

-¿Estás de acuerdo con la ley de cupo femenino en la música?

-Es una buena opción. Más allá de que pienso que todo se puede ir dando solo, que las mujeres somos muy capaces y no necesariamente estamos precisando una ley para que nos tengan en cuenta.

-¿Te gustan Los Beatles?

-Sí, escucho de todo. No son de mi época Los Beatles, pero en casa suena David Bisbal, Leo Mattioli, Bruno Mars…

-¿Quiénes son las mujeres referentes del cuarteto?

-Principalmente Leonor Marzano, la fundadora del cuarteto; la creadora, la madre.

Mirá también

-¿Qué es de la vida de ella?

-Está muerta hace años, pero el cuarteto le agradece principalmente a una mujer. Mirá el dato que te tiro…

-La Mona Jiménez es como los Rolling Stones para ustedes, ¿no?

-La Mona es el referente más importante. Es el más antiguo del género. Pero la imagen femenina que me identifica es la de Leonor. Ella no cantaba, era la pianista. Es la creadora del “tunga tunga”. El Cuarteto Leo es por ella.

-Leemos que tenés más de “15 años” de trayectoria. Son muchos…

-Arrancó a los 15 con Ulises, y en 2006 me fui a Bélgica con mi marido, que jugó en el Anderlecht de Bruselas. Allí seguí estudiando música. Ocho años y medio viviendo en Bélgica. Hablo tres idiomas: francés, español y… Cordobés básico.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *