Qué prototipo de heroína propone Fuerza de mujer, la nueva novela turca de Telefe



Acaba de estrenarse una telenovela turca en la TV argentina, una más de las tantas que ya son legión en la grilla local. Y con la ficción, Fuerza de mujer, en el prime time de Telefe, llegó una nueva heroína, bien al estilo de estos culebrones rendidores.

Bahar, interpretada por la actriz Özge Özpirinçci, responde creces al estereotipo de los personajes novelescos femeninos. Madre joven, viuda y sacrificada, el personaje se encolumna en esa larga lista de heroínas femeninas a las que les pasa de todo. Y se la bancan.

Fuerza de mujer arrancó muy bien en cuanto a los números, promediando por encima de los 12 puntos, el lunes y el martes, ubicándose así entre los tres programas más visto de cada día. 

La producción turca está en la línea del melodrama más puro que caracteriza a todas las telenovelas de ese país y que se expanden exitosamente por todo el mundo.

Como ocurre con otras historias, ésta también está basada en un drama japonés, Woman: my life for my children (Mujer, mi vida por mis hijos). De ahí su nombre original en turco: Kadin (Mujer).

Fuerza de mujer. La heroína de la telenovela turca es protagonizada por la actriz Özge Özpirinçci.

Bahar es una mujer joven, pero ya vivió varias tragedias en su vida. Luego del abandono de su madre, creció sin referencias, acostumbrada a la soledad.

El amor le dio una oportunidad cuando conoció a Sarp, con quien tuvo dos hijos, Nisan y Doruk, y con quien había formado una familia ideal.

Sin embargo, en ese punto de felicidad quebrado es cuando comienza el verdadero derrotero de la heroína. Sarp muere en un accidente y Bahar debe enfrentar sola toda la responsabilidad de sacar adelante a sus hijos pequeños. Sumergida en la precariedad, voluntad es todo lo que tiene para el día a día.

Las dificultades económicas son sólo uno de los problemas con los que debe lidiar esta mujer. A Bahar, además, le toca enfrentar cotidianamente a personajes inescrupulosos, violentos, con situaciones lindantes con discriminación y la delincuencia en el barrio donde vive.

Como si esto fuera poco, su pasado familiar está lleno de secretos, venganzas, traiciones y otras situaciones que le suman amargura a su vida.

El estereotipo de heroína a la que las novelas turcas nos tienen acostumbrados tiene otro ingrediente fundamental: el orgullo. Siempre se trata de mujeres que no aceptan fácilmente la ayuda.

En la tradición de las telenovelas latinoamericanas que tuvieron su auge en los ’70 y ’80, las heroínas también debían atravesar situaciones de maltrato de toda índole, pero siempre había cerca una figura masculina que salía al rescate.

En el caso de los culebrones turcos, que son los que parecen liderar el mercado mundial en la actualidad, estas mujeres casi no tienen tiempo para dedicarse al amor.

Fuerza de mujer giene todos los elementos del culebrón.

Claro que hay una historia romántica siempre lista para condimentar la trama en estos casos, pero en general, el amor no alcanza para compensar tanto sufrimiento, que tiene algo de tragedia griega, marcada por el destino.

Aún en este contexto, el personaje de Bahar se las rebusca para edulcorarle la realidad cotidiana a sus dos hijos, inventándoles situaciones o disfrazando momentos tremendos con algo de fantasía. Un esfuerzo casi sobrehumano al estilo de la recordada película La vida es bella.

La historia de Fuerza de mujer está llena de flashbacks, donde se ve a Bahar en los momentos en que compartía su felicidad con Sarp (interpretado por Caner Cindoruk), y sus dos hijos, Nisan (Kübra Süzgün) y Doruk (Ali Semi Sefil).

En ese ida y vuelta al pasado, aparecen atisbos de los que pudo haber sido y cómo la felicidad se le volvió esquiva.

El espectador, seguramente, se pregunta ¿cuándo habrá un poco de aire para aliviar el sufrido día a día de esta mujer?

Veinte años después de su abandono, Bahar se reencuentra con una madre, ¿arrepentida?, una hermana menor ¿culpable de su desgracia? ¿Podrá encontrar un nuevo amor?

Producida en 2017, Fuerza de mujer arrasó en muchos países, al igual que muchas de sus antecesoras. Y en la pantalla argentina parece tener la misma perspectiva. 

Con 34 años, Özge Özpirinçci, la actriz que da vida a esta heroína, cosechó premios en todo el mundo por este personaje. Y, en la ficción, todo el mundo espera que, aunque sea una vez, algo le salga bien.

Mirá también

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1