Qué fue de la vida de Nek, el cantante de Laura no está



“Laura no está, Laura se fue, Laura se escapa de mi vida”… En 1997 el italiano Nek lanzó aquel tema que repetía el nombre Laura y se hizo popular en el mundo. Con ese hit llegó a la Argentina, pero de a poco su presencia se fue borrando de los medios.

Filippo Neviani, su verdadero nombre, tiene 48 años y más de un millón de seguidores en Instagram. Nunca dejó de cantar y a pesar de que mucho lo señalaban como “el hombre de un solo hit”, en Italia tiene decenas.

Para la época en que Laura no está sonaba a toda hora en las radios de nuestro país, otros compatriotas de él tenían sus hits girando en la Argentina, como Eros Ramazzotti y Laura Pausini.

Nek, el cantante italiano (Instagram)

La canción se incluyó en la reedición del cuarto álbum de Nek en Italia, titulado Lei, gli amici e tutto il resto (1997). De ese álbum se grabó una versión en español de la que se extrajo como primer sencillo Laura no está. Fue su debut en España y en América Latina y marcó un punto de inflexión en su carrera a nivel internacional.

¿Quién era la famosa Laura? “Existió, pero naturalmente no se llamaba Laura, era una de tantas historias que un chico de veinte años, como yo, tuvo. Fue un amor pasajero, pero intenso. De los que recuerdas y que no quieres que termine”, contó Nek.

En 1998, por ejemplo, Nek visitó a Susana Giménez en su programa. Y en 1999 hizo estallar el Gran Rex. Épocas en que en VideoMatch Pablo Granados hacía una parodia del italiano. Por entonces, Nek se mostraba como un veinteañero no tan simpático. Hoy, a casi medio siglo de su nacimiento, su vida es “más disciplinada”. Hace unos meses, por ejemplo, se puso al hombro la campaña para frenar el coronavirus y rogó a sus fans el uso de tapabocas, distancia social y cuarentena estricta.

Padre de Beatrice (10 años), esposo de Patrizia, con Sting como “guía musical eterna”, lleva ya 15 álbumes de estudio. Hace unos días volvió a cantar con público en el Arena di Verona.

El cantante italiano Nek y su pareja (Instagram)

Durante el confinamiento, Nek dio recitales al aire libre y sin público, que pudieron disfrutarse por streaming, como su presentación en mayo en Sassuolo: “Nunca como en esta ocasión he sentido tan fuerte la falta de la gente… Esa gente que está ahí para devolverte las emociones con sus aplausos, miradas, gritos y sonrisas. Fue un concierto surrealista, pero al mismo tiempo lleno de profundas sensaciones. Los imaginé frente a mí, conmigo”, escribió en sus redes y acompañó el mensaje con una foto con su barbijo.

Nacido el 6 de enero de 1972 en Sassuolo, Módena, empezó a tocar la batería y la guitarra a los 9 años. Después de pasar por varias bandas (Winchester, White Lady), se lanzó como solista en 1992.

Como no le gustaba cómo sonaba su nombre real, Filippo, se inclinó por un apodo corto “parecido al sonido es de la batería”, explicó luego. En 2017, finalmente, reivindicó su nombre y apellido real cuando llamó Filippo Neviani a su undécimo álbum de estudio.

Casado en 2006 (“la familia primero, siempre juntos”, escribió hace unas semanas en una declaración de amor pública a su pareja), admirador del Papa Francisco (a quien considera un icono de “desprendimiento y humildad”), harto de que le pregunten por Laura, el músico declaró ante el grabador de El mundo, de España: “¡La gente me pregunta ahora si Laura sigue viva!”.

Tres décadas en la música. Nek, a los 48 años.

Nek detesta cierta posición europea xenófoba: “El problema es la falta de solidaridad en Europa. Cada país tiene sus propias preocupaciones, pero la solución no llega mirando hacia otro lado. Muchos de los que alcanzan nuestras costas son hijos de guerras y si yo hubiera nacido en ese contexto intentaría hacer lo mismo. Si me encontrara con un muro pensaría que los europeos no son civilizados. Tenemos la obligación de ayudarnos entre todos para solucionar esta tragedia”, declaró al diario ABC.

“He visto cómo prostitutas o drogadictos se transforman solo con la fuerza del amor y de la amistad. Esto ha cambiado mi forma de ver la vida y ha influido en mi repertorio con los años”, admitió luego a La Vanguardia de España.

Nek hace más de una década. Hoy se harta cuando le preguntan por el tema “Laura no está” (EFE)

¿Su forma de demostrar solidaridad más allá de las palabras? “Colaboro con la ONG Nuevos Horizontes y ofrezco mi música en conciertos solidarios. He podido ver a muchas personas cerca de la muerte que han revivido al encontrar su identidad. Después de todo este tiempo, he llegado a la conclusión de que si estamos atentos a lo que pasa a nuestro alrededor, mágicamente cambia todo. Si poco a poco conseguimos que el amor se expanda, podemos conseguir una revolución”.

“Reinventado”, Filippo dice que la clave para la permanencia es entender que “lo que hoy es moda mañana no sirve. En mis comienzos todo era el disco. Hoy todo se hace con el móvil, todo está en la nube y los artistas deben seguir cada paso de la evolución tecnológica sin renegar”.

Preocupado como siempre por su estética, deportista, amante de la poesía de Pablo Neruda y de Martha Medeiros y fanático de la novela Seda de Alessandro Baricco, el cantante se declara “anti-Berlusconi”: “Fue un pésimo presidente”.

¿El secreto de sus tres décadas de permanencia en la industria musical italiana? “Para crear una canción que permanezca el único secreto es la sencillez”, contó en una entrevista en La Repubblica. “Mi regla y eslogan: no sentarse a hacer una canción exitosa, que sea una sorpresa. Tú cantas Laura no está ahí y ahí te darás cuenta de que en realidad son tres notas. Entonces el arreglo y la melodía completan la obra, claro. Pero ese par de acordes cuentan. Tan simple que se queda en tu cabeza. Con la melodía adecuada se podría incluso cantar la guía telefónica”.

“Los frutos de una carrera vienen a largo plazo. Mientras tanto, cosecho”, remató.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1