Qué es de la vida de The Rembrandts, la banda de la canción de Friends


Si de series se trata, la sitcom estadounidense Friends ocupa un lugar de privilegio en el podio por su altísimo nivel de popularidad e influencia. Pasó de todo en un período de 10 temporadas llenas de historias y giros pero algunas cosas no cambiaron: la identificación con la ciudad de Nueva York, la amistad de los seis protagonistas (de memoria: Ross, Rachel, Monica, Chandler, Joey y Phoebe), y su leit motiv, “I’ll be There for You” (“Ahí estaré para vos”), del dúo californiano de pop rock The Rembrandts.

Es imposible disociar la serie de su canción principal, y viceversa. El riff inicial, las palmas en el estribillo y esa melodía tan pegajosa conforman una pieza de pop puro. La letra, además, es una declaración de amor a la amistad: “Ahí estaré para vos/ (cuando empiece a llover a cántaros)/ Ahí estaré para vos/ (como estuve ahí antes)/ ahí estaré para vos/ (porque vos también estás ahí para mí)”, cantan Danny Wilde y Phil Solem, y sus voces armonizan a la perfección.

El dúo se formó en 1989 en Los Ángeles, California, aunque ya habían trabajado juntos en Great Buildings, una banda de aire ochentoso que editó un solo disco -Apart From the Crowd (1981)- y sentó las bases de esta unión que, si bien todavía ni se lo imaginaban, iba a ser muy rentable. Pero si queremos rastrear el pop empalagoso de The Rembrandts tenemos que irnos una década más atrás, al grupo que Danny Wilde tuvo antes de Great Buildings, The Quick, inspirado en la invasión británica de los 60.

En aquella época, el power pop y las armonías vocales se apoderaron de Wilde y según los críticos, la propuesta de su banda terminó de darle forma al incipiente punk rock californiano. De hecho, en 1976, año en que sacaron su disco Mondo Deco, abrieron un show de The Ramones en Starwood, un sitio rockero muy popular de West Hollywood, Los Ángeles. Para muestra basta con darle play a su cover de “It Won’t be Long”, de The Beatles.

The Rembrandts: Phil Solem y ‎Danny Wilde siguen activosThe Rembrandts Instagram

The Rembrandts, que se llama así por el famoso pintor barroco de los Países Bajos, tuvo su primer pico de popularidad en 1990 gracias a la canción “Just The Way It Is, Baby”. Esta balada que forma parte de su álbum debut, el homónimo The Rembrandts, conquistó los Estados Unidos, cruzó la frontera a Canadá y después el atlántico para meterse en los charts de Francia, Alemania y Austria. Una canción de amor -para ser más precisos, de desamor- que sirvió como carta de presentación de este dúo. Pero todavía faltaba lo mejor.

El productor ejecutivo de Friends, Kevin Bright, que junto a Marta Kauffman y David Crane conformó la triada creadora de la serie, era fanático de The Rembrandts. Por eso podríamos deducir que no dudó a la hora de elegir a los músicos que se encargarían de grabar la canción de apertura. Sin embargo, la idea original había sido otra.

El tema de arranque de Friends iba a ser “Shiny Happy People”, de R.E.M. O algo que se le pareciera. El cantante de la banda, Michael Stipe, reveló en una entrevista con la revista NME que Warner Bros., la productora de la serie, los contactó en 1991 para hacerles la propuesta, pero como no llegaron a un acuerdo, los creadores de la serie decidieron hacer una canción que suene similar. Como The Rembrandts había editado sus primeros discos en sellos de Warner, era el grupo que más se ajustaba al proyecto.

“Se pusieron en contacto con nosotros. ‘¿Están interesados? Vamos a ver el piloto’. Pusimos el VHS. Phil y yo dijimos ‘está bastante bueno, es divertido’. Eso fue un miércoles. El jueves conocimos a Michael Skloff, el director musical del programa. Y le dijimos que estábamos adentro”, recordó Danny Wilde en una entrevista con Forbes.

The Rembrandts y el elenco de Friends, en mayo de 1995, en la filmación del video clipKevin Mazur – WireImage

La letra de la canción fue escrita a varias manos: Skloff, Crane, Kauffman, el compositor Allee Willis, y Solem y Wilde, claro. ¿La música? Lo dicho: algo que suene lo más parecido posible al hit con el que R.E.M. por fin había saltado a la fama en los Estados Unidos. ¿Y el resultado? Inesperadamente arrollador.

A bordo de la “Friendsmanía”, The Rembrandts superó con creces la expansión que había alcanzando con su primer éxito. Cuando lanzaron “I’ll be There for You”, en 1995, estuvo ocho semanas seguidas en lo más alto del chart de Billboard “Hot 100 Airplay”. También explotó en Canadá, llegó al puesto tres en el UK Singles Chart del Reino Unido y en el de Irlanda. Fue un éxito en Francia, Países Bajos, Noruega, Suecia e incluso en Australia. Además de editarla como single, la incluyeron como hidden track en su tercer álbum, L.P., su disco más exitoso hasta la fecha.

Phil Solem y ‎Danny Wilde en la actualidadThe Rembrandts Oficial

Más allá de la famosa intro de la serie, en la que los seis protagonistas lucen jóvenes y divertidos en una fuente de agua mientras suena de fondo una versión recortada de la canción, existe un videoclip oficial que se puede ver en YouTube. En él, unos impecables Wilde y Solem tocan junto a su banda en un estudio mientras las actrices y los actores que interpretan a los seis amigos se dedican a interrumpirlos. Tanto que terminan adueñándose de los instrumentos, de las cámaras y hasta de sus noventosos lentes de sol. En el plano final, el dúo aparece en el control, como si fuesen los directores del videoclip, y se estrechan las manos en señal de aprobación de su trabajo. Y no es para menos.

The Rembrandts continuó su camino con algunas interrupciones y las mejores intenciones pero nunca consiguió alcanzar siquiera una pizca de lo que logró con “I’ll be There for You”. En 1997, el dúo se separó y al año siguiente apareció Spin This, un disco acreditado a Danny Wilde + The Rembrandts, aunque en realidad se trata de obra prácticamente solista del cantante. Sin demasiada repercusión, entregó otro buen puñado de canciones pop con el sello de calidad de Wilde.

Se volvieron a juntar en el 2000 y al año siguiente lanzaron Lost Together, un disco a la altura de la reunión pero, de nuevo, sin el éxito esperado. En 2005 recurrieron a la regrabación de sus hits y editaron Choice Picks. Por supuesto que incluyeron la canción de apertura de Friends. Al igual que lo hicieron en el grandes éxitos que lanzaron al año siguiente, aunque para ese álbum usaron las canciones originales, no las regrabadas del disco anterior. Incluso aprovecharon para desempolvar e incluir en la lista “Hold on to Something” y “Maybe it’s You”, sin dudas los dos mejores temas del único disco de Great Buildings, la banda que Wilde y Solem compartieron a principios de los ochenta.

Pero eso no es todo. En agosto de 2019, luego de 18 años sin lanzar canciones nuevas, editaron Via Satellite, un disco que habla de la distancia que los separa desde hace años (Solem vive en Minneapolis y Wilde en Los Ángeles), y de la unión musical que siguen sosteniendo luego de todo este tiempo. ¿Cómo suena? Como un buen disco de The Rembrandts, con melodías al frente, guitarras estridentes y estribillos a prueba de balas. En otras palabras, power pop a cargo de maestros de la materia. Alcanza con escuchar “How Far Would You Go”, “Broken Toy” y “Me And Fate”, el poderoso tridente que abre el álbum, para convencerse de inmediato.

Al año siguiente de la salida del disco llegó la pandemia y con ella el aumento del consumo de todo producto cultural que sirva para distraerse un rato. Así se volvió a maratonear Friends, aunque una mirada contemporánea lo descubrió más racista, misógino y discriminatorio de lo que recordábamos. Sin embargo, polémicas aparte, “I’ll be There for You” volvió a escena con reinterpretaciones como la del director musical de la serie, Michael Skloff, que adaptó la letra a los tiempos de cuarentena, y que provocó decenas de parodias en YouTube. Lo que comprueba que un cuarto de siglo después, esa canción que Danny Wilde y Phil Solem grabaron casi por accidente se sigue resignificando.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *