Premios Oscar 2021: final abierto en la carrera por la mejor canción


Las cinco canciones originales nominadas al Oscar 2021 llegan a la ceremonia de este domingo como protagonistas de una de las competencias más abiertas e inciertas en cuanto al veredicto final que la categoría registra en los últimos años. Al menos tres de las candidatas enfrentan el momento decisivo con chances parejas de llevarse el premio, algo bien distinto a lo que viene ocurriendo al menos desde 2016, con temas que recibieron la estatuilla envueltos en un amplio favoritismo previo. En las últimas cuatro ceremonias, pocos dudaban en los días previos de que “City of Stars” (de La La Land), “Recuérdame” (de Coco), “Shallow” (de Nace una estrella) y “(I’m Gonna) Love Me Again” (de Rocketman) iban a llevarse el Oscar a la mejor canción. Eran amplios favoritos.

Ahora ocurre algo bien distinto. Los expertos en pronósticos están lejos de ponerse de acuerdo. Algunos dicen que el Oscar será para “Speak Now”, la canción original principal de Una noche en Miami (disponible en Amazon Prime Video). Otros vaticinan el triunfo de “Io sí (Seen)”, de La vida por delante (Netflix). Y algunos más se juegan por “Húsavik”, el tema central de Festival de la Canción de Eurovisión: la historia de Fire Saga (también de Netflix). No parecen sacarse ventajas y todo indica que la incógnita alrededor del ganador seguirá hasta el último minuto.

Si nos dejamos llevar por cierta lógica impuesta en los últimos años, “Húsavik” debería ser la ganadora. En una comedia tan festiva, llena de una poderosa energía que se contagia de inmediato a un espectador dispuesto a acercarse a ella libre de prejuicios, y que tiene a la música como gran protagonista, esta canción sin dudas es la más pegadiza de todas las candidatas. Y cuanto más fácil llega al público (incluiremos aquí por supuesto a los votantes de la Academia de Hollywood) más cerca aparece la posibilidad de ganar.

Sobran las experiencias históricas en el Oscar de la coronación de canciones originales que figurarían en la categoría de “una que sabemos todos”, traducida en este caso como “una que recordamos todos y podemos tararear en cualquier momento”, algo que no ocurre con los otros temas. Compuesta por Savan Kotecha y Richard Göransson, “Húsavik” aparece interpretada en la película por sus dos protagonistas, Rachel McAdams y Will Ferrell. Pero la verdadera voz que se escucha en la película es la de la estrella pop sueca Molly Sandén, a quien Ferrell se une en los coros. Así aparecen en los créditos finales.

Un eventual triunfo de “Húsavik” dirá también si funcionó la entusiasta campaña que llevaron adelante los propios habitantes de esa pequeña ciudad del norte de Islandia (apenas 2000 habitantes) en la que transcurre buena parte de la acción y de la que son oriundos sus personajes centrales.

Con todo, la identificación inmediata de una canción, que por esa razón se queda en el oído y la memoria del público, no es el único elemento que puede llevarla al triunfo en el Oscar. Otro factor, cada vez más decisivo, es el sentido de la oportunidad. Las otras cuatro nominadas parecen responder a ese criterio. Son canciones que aluden a personajes e historias fuertes, marcadas por la diversidad, la resiliencia o la superación. Son canciones que convocan a participar de conversaciones abiertas alrededor del fuerte compromiso artístico-político que tiñe este tiempo.

Entre ellas sobresale “Speak Now”, compuesta e interpretada por Leslie Odom Jr., el actor y cantante surgido del mundo musical de Broadway que interpreta a Sam Cooke en Una noche en Miami. En esta canción, Odom parece estar buscando en su propia identidad las reminiscencias del estilo de Cooke para adaptarlas a una voz y un estilo bien contemporáneo.

“Speak Now” es un cruce muy preciso entre las raíces del soul y los ecos del pop actual, enriquecido por la muy bella voz de Odom, que se apoya en su carisma, el gran momento actual de su ascendente carrera y el recuerdo todavía muy fresco de su excelente participación en el musical Hamilton para fortalecer sus chances. En el video original de la canción no aparecen imágenes de la película, como si su autor quisiera tomar una cierta distancia de ella y de los tiempos en los que transcurre la acción (un supuesto encuentro durante la década del 60 entre cuatro referentes afroamericanos como Cooke, Cassius Clay, Malcolm X y el actor Jim Brown) para darle al tema un sentido más actual. De paso, la canción reivindica a Cooke, un excepcional cantante y figura muy activa en la lucha por los derechos civiles que murió trágicamente en 1964, asesinado en un episodio que hasta hoy todavía tiene puntos oscuros e irresueltos.

“Io sí (Seen)” es la canción más internacional de todas las nominadas al Oscar de este año. Se llevó el Globo de Oro, pero desde entonces no pudo despegar en su condición de temprana favorita frente a competidoras muy fuertes. Su intérprete es la italiana Laura Pausini, la voz más familiar para el público globalizado del Oscar musical en su versión 2021. Fue grabada en italiano, inglés, castellano y portugués, y esa condición podría funcionar a favor de sus posibilidades si tenemos en cuenta que el Oscar tiende cada vez más a adquirir un perfil internacional.

Pero lo más importante de este tema tiene que ver con su autora, Diane Warren. Muchísimo menos conocida que Pausini para el público argentino, Warren en cambio es un nombre más que familiar en la vida reciente del Oscar. De hecho, integra el club de las figuras que vienen acumulando con los años muchas nominaciones (en su caso nada menos que 12) sin haber ganado ningún premio hasta ahora.

Son muchos los que esperan que el domingo llegue la reivindicación para Warren y que el Oscar a la mejor canción se convierta en una suerte de reconocimiento a su trayectoria. Warren obtuvo su primera nominación en 1987 por la canción de Mannequin y fue sumando las restantes gracias a los temas principales de Algo muy personal (1996), Con Air: riesgo en el aire (1997), Armageddon (1998), Música del corazón (1999), Pearl Harbor (2002), Beyond The Lights (2015), The Hunting Ground (2016), Marshall (2018), RBG (el documental sobre Ruth Bader Ginsberg en 2019) y Breakthrough (2020). Esto quiere decir que Warren acumula sendas nominaciones consecutivas en las últimas cinco entregas del Oscar, incluida la del próximo domingo.

Quedan dos títulos en la competencia, por ahora los menos mencionados en cuanto a posibilidades de triunfo, tal vez porque tienen entre ellos más de una semejanza, factor que puede terminar anulándolas. Son dos canciones atractivas y poderosas en cuanto a su impacto inmediato en el público, cargadas de sentido (o de “mensaje”) y están interpretadas por excelentes voces femeninas, dueñas cada una desde su lugar de un futuro notable.

“Hear My Voice”, la canción central de El juicio de los 7 de Chicago (disponible en Netflix), está interpretada por Celeste, nombre artístico de Celeste Waite, cantante nacida en los Estados Unidos, pero que desarrolló toda su carrera en el Reino Unido. Escucharla es viajar en el tiempo y reconectarse con las voces de Aretha Franklin y Billie Holiday, cuyos ecos y cadencias Celeste toma y acerca a este tiempo. Curiosamente, una de las nominadas a mejor actriz, Andra Day, personifica a Holiday, pero ninguna de sus participaciones vocales fue reconocida por la Academia.

Al igual que “Fight For You”, de Judas y el Mesías negro, “Hear My Voice” trata de recuperar detrás del compromiso político y social muy activo de su letra buena parte del espíritu musical más genuino de la música afroamericana de los años 60 y 70. En “Fight for You” predominan las influencias del soul y en “Hear My Voice”, la cantante H. E. R. aporta un toque mucho más funky.

Alguna de las mencionadas en una noche de claro protagonismo femenino en la categoría de mejor canción subirá en un momento de la ceremonia a recibir el Oscar. Queda por saber si en la Argentina ese premio se limitará a ese instante fugaz de consagración o si en cambio podremos ver la interpretación de cada uno de esos temas en vivo, como es tradición en cada noche del Oscar.

Este año, los organizadores de la velada decidieron sacar de la ceremonia principal las interpretaciones de las cinco canciones originales y llevarlas a un preshow que comenzará 90 minutos antes. Todas esas canciones, según se anticipó, no se escucharán en vivo sino pregrabadas. Cuatro de ellas se van a registrar en la terraza del flamante Museo de la Academia de Hollywood y en el caso de “Húsavik” las imágenes llegarán desde Islandia. Molly Sandén enviará desde allá su versión del tema. Todavía no sabemos si la transmisión local del Oscar a cargo de la señal TNT incluirá ese segmento. A la hora programada del adelanto oficial que la Academia tituló Oscar: Into the Spotlight, TNT anuncia la emisión de su propio preshow, Punto de encuentro.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *