Premios Oscar 2021: films en streaming que “dialogan” con las nominadas a mejor película


“El tema (a la vez metafísico y policial, a la vez psicológico y alegórico) es la investigación del alma secreta de un hombre, a través de las obras que ha construido, de las palabras que ha pronunciado, de los muchos destinos que ha roto”. Esa descripción es de la autoría de Jorge Luis Borges; la crítica describía a El ciudadano, la película que para el autor de El libro de arena era “genial en el sentido más nocturno y más alemán” de esa “mala palabra”, pero la descripción también sirve para describir Mank: otra exploración laberíntica en pasillos palaciegos de San Simeón donde se manifiestan las más cínicas formas de dominación y poder. El film de David Fincher no es el único que “dialoga” con películas que lo precedieron. Aquí un repaso por algunas historias que sirven como algo más que “piezas de compañía” para ver junto a las principales candidatas al Oscar.

Una historia sobre la música, los relojes y árboles que pierden sus hojas. Uno podría argumentar que El padre, a partir de la edición y el diseño de producción que busca desorientar visualmente al espectador, tiene hasta puntos en común con El origen, la fábula sobre un hombre perdido entre la realidad y la fantasía. Pero el título seleccionado es aquel que logró que Michael Haneke ganara el Oscar: Amour, donde una pareja octogenaria se enfrenta al inexorable paso del tiempo. En El Padre los protagonistas son dos de los mejores talentos del Reino Unido: Anthony Hopkins y Olivia Colman. En Amour son Emmanuelle Riva (Hiroshima mon amour) y Jean-Louis Trintignant (Rouge y El conformista), dos leyendas del cine francés. En Amour, cuando la demencia ataca a su esposa (y ella se siente una carga), Georges le pregunta: “Ponete en mi lugar, ¿no pesaste que podía pasarme a mí también?”. La respuesta es contundente: “Claro que sí, pero la realidad y la imaginación tienen poco en común”.

Amour, de Michael Haneke, está disponible en QubitTV

Trailer Judas and the Black Messiah

“Yo acuso al hombre blanco. Acuso al hombre blanco de ser el mayor asesino sobre la Tierra. Lo acuso por ser el mayor secuestrador sobre la Tierra. No hay lugar sobre este mundo al que el hombre blanco pueda ir y decir ha creado paz y armonía”. Las palabras de Malcolm X las pronuncia Denzel Washington en el provocador e incendiario prólogo de la épica de cuatro horas dirigida por Spike Lee. Shaka King, que fue su exalumno en la Universidad de cine de New York, hizo otra película sobre otro revolucionario: Fred Hampton. Pero el protagonista es Lakeith Stanfield como un infiltrado grisáceo que ejemplifica el Tema del traidor y del héroe que había escrito Borges. Stanfield es un actor interpretando a un personaje que, a su manera, es otro actor. Aunque Judas y el Mesías negro transcurre en 1968, también toma como referencia a muchos thrillers de la segunda época de oro de Hollywood como Shaft, Sérpico y Calles salvajes, donde el relato policial se entremezcla con la política en escenarios urbanos sucios y traicioneros.

Malcolm X, de Spike Lee, está disponible en Mubi, Google Play y Amazon Prime Video

Nomadland, de Chloé Zhao – Trailer oficial

John Ford, en la cúspide de la época dorada de Hollywood, dirigió una película sobre la dignidad, la angustia, la desesperación, la pobreza y el hambre de una familia que recorre kilómetros para poder sobrevivir a la primera gran crisis económica estadounidense. No es muy distinto al panorama que enfrenta Fern, la protagonista de Nomadland que encarna Frances McDormand. En Viñas de ira, la dirección de fotografía le corresponde a Gregg Toland (el talento detrás de las imágenes de El ciudadano), que recorta la silueta de Henry Fonda para hacerla diminuta frente a los paisajes naturales de California: la naturaleza y el hombre que intenta conquistar el espacio natural para ser parte de él. No es muy distinto lo que sucede con Fern, que mientras viaja por el desierto conoce a otros nómades, descubre piedras prehistóricas y fábricas abandonadas que parecen los esqueletos de lo que alguna vez fueron dinosaurios gigantes deambulando por el páramo de esa promesa de otra vida: la del sueño americano.

Viñas de ira, de John Ford, está disponible en QubitTV y Google Play

Trailer El sonido del metal

El elemento común que une ambas historias es el más obvio: los dos protagonistas son jóvenes que tocan la batería. En Whiplash, sin embargo, el aprendizaje del protagonista se da bajo la cruel tutela de un maestro tan obsesionado con alcanzar la grandeza como su alumno. Y si en ese film J.K. Simmons eclipsa a Miles Teller, no se puede decir que ocurra lo mismo en El sonido del metal, donde de Paul Raci —que interpreta al líder de la comunidad de sordos— está a la altura del trabajo que hace Riz Ahmed. El sonido del metal plantea la posibilidad del trabajo diario para aceptar que ciertas condiciones, en apariencia más adversas y trágicas, pueden no serlo del todo. En Whiplash, por el contrario, el trabajo implica sangre, sudor y lágrimas para dos personajes que no aceptan lo que son y apuntan a lo que ellos creen que deberían ser. Hasta el uso del sonido y el montaje es distinto en ambas películas: El sonido del metal juega con el silencio prolongado para demostrar que, a veces, es mejor que el ruido constante y frenético.

Whiplash, de Damien Chazelle, está disponible en Apple TV+, Claro Video, Movistar Play y Google Play

El juicio de los 7 de Chicago

Aaron Sorkin se especializa en dramas judiciales. Ganó el Oscar por el guion de Red social, donde el destino de una empresa (y el del mundo por venir) se dirimía en oficinas marrones y mediaciones entre abogados. El creador de The West Wing sabe cómo representar para la pantalla el espectáculo que puede ser una Corte: lo hizo con Apuesta maestra y Cuestión de honor, la primera adaptación para cine de una de sus obras teatrales. Tom Cruise, en la película de Rob Reiner, es un abogado cuyo primer caso es defender a dos marines, acusados de homicidio, que alegan haber actuado bajo las órdenes de sus superiores en la cadena de mando. Como en . Donde Sorkin más se destaca es en la creación de diálogos punzantes y personajes memorables. Eso explica la ya clásica frase de Jack Nicholson que, desaforado, le advierte al jurista novato: “¡Tú no puedes con la verdad!”.

Cuestión de honor, de Rob Reiner, está disponible en Apple TV+, Google Play, Claro Video y Movistar Play

Si se la encasilla como una de las películas del subgénero de venganza de mujeres contra hombres que ejercieron violencia contra ellas, la lista podría incluir a Kill Bill, A prueba de muerte o La chica del dragón tatuado. Pero Cassie, el personaje de Carey Mulligan, no es solo una versión femenina de Charles Bronson en El vengador anónimo. El vínculo que la une con su amiga de la infancia, Nina, trasciende lugar y tiempo. Algo como lo que sucedía con el espíritu de camaradería entre Thelma y Louise, amigas embarcadas en una road movie sobre mujeres emancipadas que escapan de intento de control de los hombres. La guionista de la película dirigida por Ridley Scott fue Callie Khouri: una escritora texana que ganó el Oscar a Mejor guión original. Emerald Fennell la autora de Hermosa venganza, nominada en la misma categoría, ¿conseguirá alzar la misma estatuilla?

Trailer de la película Thelma and Louise

Thelma y Louise, de Ridley Scott, está disponible en Google Play

La película producida por Brad Pitt sobre una familia coreana/estadounidense en Arkansas, durante el gobierno de Ronald Reagan, no es la primera historia sobre lo difícil que es “echar raíces” en un nuevo territorio. Los emigrantes, con Max von Sydow y Liv Ullmann, mostraba cómo una familia sueca a mitad del siglo XIX buscaba la tierra prometida, en un relato a la vez épico e intimista. Hay ejemplos más modernos de inmigrantes que intentan “hacerse la América” como Por eso lo llaman amor (The Big Sick), con Kumail Nanjiani como un comediante paquistaní enfrentando una crisis de identidad cultural, y Brooklyn, el exquisito melodrama con Saroise Ronan como una joven que abandona Irlanda en 1950 y comprende que ninguna migración es sencilla. Gran Torino —la película de y con Clint Eastwood— no es un relato sobre el desarraigo de pertenecer a dos mundos distintos, sino sobre la posibilidad de formar una nueva comunión entre distintas culturas. En la historia del director de Million Dollar Baby, el estadounidense veterano de la guerra contra Corea, a diferencia de Minari, sí es un racista: el punto de vista del relato es el suyo. Pero Eastwood aprovecha la situación para deconstruir (y repensar) el arquetipo del mítico héroe americano.

Gran Torino, de Clint Eastwood, está disponible en Amazon Prime Video, Google Play, Apple TV+ y Movistar Play

Orson Welles produjo, dirigió, escribió y protagonizó El ciudadano con apenas 24 años. La que es considerada como la mejor película de todos los tiempos parece la prueba indefectible de la teoría que supone que una sola persona puede ser el autor de un film. David Fincher, con Mank, tiene otra idea: las películas son un trabajo colaborativo, no el resultado de la visión de una sola persona. El mito del “genio joven” no queda sepultado sino más bien reinterpretado: la grandeza es posible cuando se combina la genialidad de varios individuos talentosos. En este caso es la experiencia del escritor alcohólico Herman Mankiewicz, figura menospreciada por todos los libros de historia del cine, la que es capaz de darle estructura al guion de Citizen Kane. Mank, como advertía Borges en su crítica, también comprende que “una fiesta, un palacio, una gran empresa, un almuerzo de escritores o periodistas, un ambiente cordial de franca y espontánea camaradería, son esencialmente horrorosos”, todos escenarios que el diseño de producción retrata con espeluznante detalle. Pero las formas de la inconexión y la multiplicidad fragmentada de los laberintos sin centro que suponen los relatos sobre Kane y Mank ofrecen también un retrato sobre otro mundo oscuro al que sus personaje no son ajenos: el de la política.

Trailer 70º aniversario de El ciudadano

El ciudadano, de Orson Welles, está disponible en QubitTV, Google Play y Apple TV+

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *