Premios Oscar 2021: Chadwick Boseman podría sumarse a otros artistas que recibieron la estatuilla póstumamente


Casi todos los especialistas en pronósticos del Oscar dan por segura este domingo la consagración póstuma de Chadwick Boseman con el premio al mejor actor protagónico. El actor, fallecido el 28 de agosto de 2020, con apenas 43 años, era antes de su prematura desaparición una figura admirada en todos los terrenos artísticos, sobre todo gracias a una presencia de altísimo perfil en el Universo Cinematográfico de Marvel (como T’Challa en Pantera Negra y los films de Los Vengadores), y por su compromiso con las reivindicaciones raciales y sociales de los afroamericanos. Al momento de su muerte, Boseman había adquirido para todos los afroamericanos una dimensión de verdadero héroe que trascendía a la pantalla.

Como la lucha en favor de la diversidad ocupa hoy un lugar central en la vida de quienes forman parte de la industria del entretenimiento en los Estados Unidos, el recuerdo del actor y la reivindicación de su figura y de su carrera ocuparán un lugar central en la ceremonia del próximo domingo. Toda la temporada de premios en Hollywood estuvo teñida por esa evocación. Está muy cercano el recuerdo de la emoción de su viuda cuando se anunció en la ceremonia virtual de los premios Globo de Oro 2021 que Boseman había sido el ganador como mejor actor protagónico. Una expectativa parecida se espera para este domingo. Boseman es el favorito casi unánime para ganar el Oscar al mejor actor protagónico por su labor en La madre del blues, disponible en Netflix.

Pero más allá de esta circunstancia, lo que todos imaginan como un gran reconocimiento póstumo nos lleva de nuevo al recuerdo de otras personalidades cuyo nombre quedó inscripto en la historia del Oscar sin que pudieran disfrutar en vida de ese reconocimiento. La lista incluye nombres ilustres y desconocidos, con más de una historia reveladora detrás. Aquí están las más destacadas.

Sidney Howard. El primer ganador de un Oscar póstumo fue el guionista a quien David O. Selznick le encargó la titánica tarea de adaptar para el cine la novela de Margaret Mitchell Lo que el viento se llevó. La historia cuenta que la primera versión escrita por Howard correspondía a una película que debía durar seis horas y cuyo rodaje se convirtió en uno de los más complejos y problemáticos de toda la historia del cine de Hollywood. Sucesivas reescrituras y correcciones redujeron el metraje final a tres horas y 58 minutos, pero los distintos encargados de esos ajustes en el guion (entre ellos el ilustre Ben Hecht) no aparecieron en los créditos. En este sentido, Selznick respetó sus intenciones originales y el único guionista incluido en los títulos de la película fue Howard, que murió el 23 de agosto de 1939 aplastado por un tractor mientras trabajaba en su granja de Massachussets. A fines de ese año (el 15 de diciembre) la película tuvo su estreno mundial en Atlanta (Georgia). Lo que el viento se llevó está disponible para alquiler en Google Play y Apple TV

Victor Young. En ese mismo año, 1939, Victor Young obtenía sus dos primeras nominaciones al Oscar como autor de la música original por La chica del batallón (Army Girl) y Rompiendo el hielo (Breaking the Ice). Conseguiría a partir de allí y hasta 1956 otras veinte candidaturas al premio, una cantidad extraordinaria de reconocimientos para tan poco tiempo. Young fue uno de los más afamados compositores musicales de la época de oro de Hollywood, mundo al que llegó después de haber adquirido fama como niño prodigio y gran concertista de violín. Su único Oscar le fue otorgado por la banda sonora de La vuelta al mundo en 80 días tras su fallecimiento, víctima de un ACV, el 10 de noviembre de 1956, con apenas 57 años. Después de esa película (disponible para alquilar en Google Play y Apple TV) se conoció su último trabajo para el cine, el western El vuelo de la flecha.

William A. Horning. Desconocido para el gran público de hoy, Horning es la única personalidad de la industria del cine en toda la historia que ganó dos Oscar consecutivos después de su muerte, ocurrida el 2 de marzo de 1959, a los 54 años. Casi un mes después, el 6 de abril, la Academia de Hollywood le otorgó el premio a la mejor dirección de arte por el musical Gigi, de Vincente Minnelli. Y en 1960 le fue adjudicado el mismo reconocimiento por Ben Hur, de William Wyler (que además recibió un segundo Oscar póstumo para el productor Sam Zimbalist). Horning tuvo en total dos nominaciones al Oscar en 1960, la segunda por Intriga Internacional, de Alfred Hitchcock. En ese tiempo se entregaban dos Oscar por año a la mejor dirección de arte, una a las películas en blanco y negro y otras a las filmadas en color. Ben Hur está disponible en Movistar Play.

Walt Disney. El máximo nominado al Oscar de la historia, con una cifra jamás igualada de 59 candidaturas y 26 triunfos (22 en competencia y cuatro más de carácter honorífico) ganó su última estatuilla después de fallecer, a los 65 años, el 15 de diciembre de 1966. Dos años después le llegó su último Oscar como productor del cortometraje Winnie the Pooh en el bosque encantado, uno de cuyos directores, Wolfgang Reitherman, aceptó el premio en nombre de Disney. En ese corto, uno de los más populares del osito Winnie the Pooh, aparecieron por primera vez sus amigos Piglet y Tigger.

Raymond Rasch y Larry Russell. Rasch y Russell fueron dos músicos que trabajaron en 1952 como estrechos colaboradores de Charles Chaplin en la banda sonora de Candilejas (Limelight), disponible en Mubi y Qubit TV. La última producción de Chaplin en los Estados Unidos tuvo que esperar dos décadas hasta que logró ser estrenada comercialmente en Los Angeles y su área de influencia. Por esa razón, la Academia otorgó la autorización para que participe en la competencia del Oscar y logró el triunfo como mejor música original en 1973. Para entonces Russell y Rasch ya habían fallecido en 1954 y 1964, respectivamente.

Peter Finch. El aplaudido actor británico estaba en enero de 1977 en Beverly Hills trabajando a pleno en la campaña promocional previa al Oscar de la película Poder que mata (Network), disponible en Apple TV, que acumulaba diez nominaciones y se había convertido en una de las grandes protagonistas de esa temporada de premios. Entre elas aparecían sus dos actores principales, Finch y William Holden, ambos candidatos a mejor actor protagónico. El 14 de enero, Finch sufrió un ataque cardíaco que le provocó la muerte. El 28 de marzo, la Academia lo convirtió en el primer actor en ganar un Oscar póstumo, en este caso por su interpretación de un periodista de TV enfrentado al ocaso profesional.

Geoffrey Unsworth. De 2001: Odisea del espacio a Cabaret y de Un puente demasiado lejos a Superman, la obra del británico Unsworth figuró entre las más meritorias jamás alcanzadas en la historia del cine por un director de fotografía. Fue un cultor del clasicismo y a la vez un protagonista de grandes innovaciones técnicas en su especialidad. El 28 de octubre de 1978 falleció de un infarto en Francia mientras filmaba Tess a las órdenes de Roman Polanski. Por ese trabajo (completado por el francés Ghislain Croquet), Unsworth obtuvo de manera póstuma su segundo Oscar. El primero lo había ganado por Cabaret.

Howard Ashman. En 1989 fue uno de los responsables de la resurrección de los estudios Disney. Junto al compositor musical Alan Menken logró con La sirenita un éxito que le dio nuevo impulso a las por entonces alicaídas producciones animadas del ratón Mickey. Con su sensibilidad de letrista y dramaturgo, Ashman prosiguió su fecunda alianza artística con Menken creando las extraordinarias canciones de La bella y la bestia y Aladdin, que le dieron cuatro nominaciones y dos Oscar. No pudo disfrutar de ese gran reconocimiento, porque falleció poco después de completar en 1991 su trabajo para esas producciones. Fue uno de los primeros nombres destacados en el mundo artístico y del espectáculo que murió víctima del sida y la primera víctima de esa enfermedad a la que Hollywood le concedió su premio más importante. Todas las películas mencionadas están disponibles en Disney+

Heath Ledger. Seguramente el actor del que más se habló a propósito del Oscar póstumo que obtuvo por el colosal Guasón que encarnó en Batman: el caballero de la noche (2008), disponible en Netflix y Movistar Play. Todo lo que se dijo en el momento de su trágica muerte (ocurrida el 22 de enero de ese año) sobre el modo en que había decidido interpretar al archirrival del Hombre Murciélago se quedó corto frente a esa imponente aparición final, que parecía consumir toda su energía vital. La estadística dirá que por primera vez, gracias a su nominación primero y al premio póstumo como actor de reparto después, un personaje surgido de la historieta llegaba al Oscar. El Guasón de Ledger, fallecido con apenas 28 años, fue mucho más y su presencia magnética regresa a la memoria ahora que todo el mundo del Oscar se prepara para honrar a Chadwick Boseman.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *