Porumboiu: De Rumania, con humor



El de Corneliu Porumboiu es un caso atípico dentro del infrecuente fenómeno que fue la Nueva Ola del cine rumano, surgida hace quince años. Nacido en Vaslui hace 44 años, Porumboiu suele estrenar sus películas en el Festival de Cannes, y su cine tiene un humor que no suele estar presente en las películas de sus colegas y coterráneos Mungiu o Puiu.

La Gomera es su nueva película, que compitió por mayo por la Palma de Oro en Cannes. El director dialogó con Clarín ahora, a pocos días de su estreno en la Argentina, que fue este jueves 26 de diciembre. E hizo gala de su consabido humor.

-En tus propias palabras, ¿de qué trata “La Gomera”? ¿Qué temas aborda la película?

-La Gomera es una película sobre un policía corrupto que va a una isla para aprender un lenguaje ancestral de silbidos, utilizado por los lugareños. Al aprender este idioma, espera poder seguir comunicándose con los mafiosos para los que trabaja, sin que los policías lo persigan.

-¿Dónde encontrás inspiración para tus películas?

– A mi alrededor: diarios, amigos, mis experiencias.

-¿Y en particular en ésta?

-Vi un informe de televisión desde la isla de La Gomera. Desde el primer momento me fascinó el lenguaje silbante que usan los locutores de la isla para comunicarse a largas distancias.

Es la primera vez que le director de “Policía, adjetivo” filma fuera de su país.

-Aceptemos que el sistema de comunicación con silbidos es muy original.

-Parecía poético e irónico al mismo tiempo usar este lenguaje ancestral en un mundo como el nuestro, donde la tecnología se usa cada vez más para la vigilancia.

-¿Y cómo se te ocurrió el concepto de este motel “Opera”?

-Cuando estaba escribiendo el guión, tuve esta situación: alguien esconde mucho dinero en un motel y quiere ahuyentar a todos los clientes. ¿Qué puede hacer él? Pensé que pondría a escuchar ópera…

Fue hace 13 años. Porumboiu posa tras ganar la Cámara de Oro a la mejor opera prima en Cannes, por “Bucarest 12:08”. AFP

-Esta película es totalmente diferente a tus trabajos anteriores. ¿Qué aprendiste de esta experiencia?

-Fue la primera película en la que trabajé con dobles de riesgo, es la primera película que filmé fuera de Rumania, y trabajé con actores extranjeros, así que aprendí muchas cosas nuevas.

-Utilizás muy bien el humor en tus personajes, ¿sos una persona divertida en tu vida diaria? ¿Qué tan importante es el humor en tu vida?

-Mi esposa me dice que hablo muy en serio. Ella no entiende cómo mis películas tienen tanto humor. Creo que tengo mucho humor, pero no lo expreso todo el tiempo.

Mirá también

-¿Tomaste como referencia algunas películas de espías para escribir el guión?

-Cuando decidí hacer una película sobre algunos personajes que se persiguen y están detrás de 30 millones de euros, para los cuales el lenguaje es sólo una herramienta de poder y que siempre ocultará sus verdaderas intenciones, quise volver a ver películas de cine negro clásico. Para mí, La Gomera es un neo-noir. Algunas de las películas que me inspiraron son The Big Sleep (Al borde del abismo), Gilda, El tercer hombre, Tuyo es mi corazón, La ventana indiscreta.

-¿Cuáles son tus directores favoritos? A Alfred Hitchcock lo descuento.

-Sí. Buster Keaton, Eric Rohmer, Lucian Pintilie y los hermanos Coen son los primeros nombres que se me ocurren. Hay muchos otros directores que me gustan.

Catrinel Marlon, la ex atleta y modelo convertida en actriz, y femme fatal de la película estrenada este jueves.

-¿Qué tan importante es para vos mostrar tus películas en el Festival de Cannes?

-Vengo de un país con una cultura pequeña y mis películas están en rumano, lo que las hizo muy difíciles de vender en el mercado internacional. Para mí, Cannes es una oportunidad para mostrar mi trabajo y encontrar distribuidores en todo el mundo.

-¿Y los premios?

-Los premios también son importantes en la distribución. Una película con un gran premio en Cannes se venderá mejor. Y también, eso podría ayudarte para el próximo proyecto.

-¿La retroalimentación recibida de los críticos es más importante que la recibida del público?

-Es muy difícil tener una respuesta clara de la audiencia. Desde mi experiencia, las personas a las que les gustó mi película me dijeron eso, y las personas a quienes no les gustó mi película me dijeron que no la habían visto. Por supuesto, la retroalimentación de algunos amigos que tengo es muy importante para mí. Y también los comentarios de algunos críticos que suelo leer constantemente.

-¿Qué opinás sobre el streaming?

-Las compañías de streaming necesitan más y más contenido. Así que creo que es una buena oportunidad para que los cineastas hagan trabajos más diversos, diferentes. Probablemente El irlandés nunca se hubiera hecho si una compañía de streaming no hubiera estado involucrada en su producción. Y fue mezquino.

-¿Y del futuro del cine en los cines?

-Las salas de cine seguirán existiendo. Será más difícil para las películas más pequeñas que no están en inglés en este mercado, pero para las grandes películas de Hollywood o las películas de habla inglesa, no creo que sea un problema. Hasta donde yo sé, el mayor éxito de taquilla en toda la historia del cine ha sido en los últimos años.

-¿Te gusta el fútbol? Aquí en la Argentina tu documental “Infinite Football” sólo se vio en el Festival de Mar del Plata, el año pasado.

-Solía jugar al fútbol cuando era niño y adolescente, y mi padre era árbitro de fútbol. El fútbol es una gran parte de mi infancia.

-Nos visitaste hace ya varios años, en una edición del BAFICI. ¿Qué recuerdos tenés de tu visita?

-Sí, estuve en un jurado en el BAFICI hace mucho tiempo, en 2007. Tengo algunos amigos en Buenos Aires e intenté visitar todo lo que pude. He estado en Palermo, La Boca, San Telmo. Amaba mucho la ciudad. Espero volver pronto. Incluso, hoy lamento no haber visto un parido de Boca Juniors vs. River Plate.

-¿Por qué sos cineasta?

-El cine es la mejor manera de expresarme.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *