Polémica serie documental sobre Nisman: capítulo a capítulo cuáles son los elementos que suman



Con dirección del británico Justin Webster, el 1 de enero Netflix estrenó El fiscal, la presidenta y el espía, una serie documental de seis capítulos de una hora donde se analiza la muerte del fiscal Alberto Nisman el 18 de enero de 2015. Con testimonios claves y varios datos reveladores, ya comenzó la polémica. Mirá que se muestra en cada uno de los episodios.

Capítulo 1: En el laberinto

El episodio empieza el 18 de marzo de 2015 con el llamado de Sara Garfunkel a emergencias. Sin embargo, la historia regresa a 1994, momento del atentado a la AMIA. Nisman acusa a la República Islámica de Irán como los responsables del ataque.

De regreso a 2015, el cuerpo de Nisman es encontrado por la madre dentro del baño. Sergio Berni, Viceministro de seguridad de la Nación, ya presente en el lugar, le informa lo ocurrido a la Presidenta. “Hablé varias veces. Ilógico sería que nadie hable”, sostiene Cristina Fernández de Kirchner​ sobre los llamados de esa noche. Los testimonios de periodistas como Hernán Cappiello, Raúl Kollmann y Rodis Recalt ayudan a comprender la cronología de los hechos.

En este punto habla la fiscal Viviana Fein. Su testimonio será uno de los que mayor información aporte a lo largo de los seis capítulos y aparece en reiteradas oportunidades. Ella fue quien tomó la causa de la muerte desde el día cero hasta que pasó al fuero federal.

Otro momento destacado en el capítulo ocurre con un salto en el tiempo a 1997, en medio del juicio por el atentado de la AMIA. Entre el material poco antes visto aparecen Cristina Kirchner y Antonio “Jaime” Stiuso. Años después, cuando ella fuese presidenta, ordenó una limpieza en la SIDE y le pidió la renuncia al agente.

Capítulo 2: ¿Suicidio?

Es el momento en que abren la puerta del baño. Con su testimonio, Fein busca aclarar que “se filmó todo el baño sin presencia humana” antes de ingresar y justifica que tuvieron que limpiar el arma ya que “hay que saber la numeración para que no me la cambien en el camino”.

Aparecen varios elementos claves como las fotos que integran el expediente junto a los datos de las primeras pericias. Todo se suma al material audiovisual que se conoció en el programa Periodismo para todos, que conducía Jorge Lanata

En este punto Fein sostiene que, a pesar de que “no se encontró ningún ADN que no pertenezca a Nisman ni la autopsia arrojó que habría habido participación de un tercero”, “no se descartó la inducción”.

Vale destacar también el momento del documental donde la fiscal explica que quiso decir cuando señaló que “lamentablemente” no se encontró restos de pólvora sobre la mano de Nisman. “Fue un furcio”, afirmó y señaló: “Si se hubiera encontrado pólvora desde un primer momento se hubiera dejado de cuestionar”. “No es fácil trabajar con todas las miradas puestas”, cerró.

Por último aparece el testimonio de Antonio “Jaime” Stiuso, por primera vez ante cámara. Con el correr de los capítulos irá aportando información sobre su vínculo con Nisman, su ayuda a la investigación de la causa AMIA y su relación con el gobierno de Cristina Kirchner.

Capítulo 3: El espía y el fiscal

El capítulo centrado en la relación entre Nisman y Jaime Stiuso. “Alberto fue y puso las pelotas para acusar a Irán. No pensó en él, pensó en los demás. Él no se fijo en las consecuencias tampoco”, señala el ex integrante de la SIDE.

Stiuso explica como conoció a Nisman y se repasa el primer juicio por el atentado, con el escándalo del juez Juan José Galeano y los fiscales federales José Barbaccia y Eamon Mullen.

Mirá también

“Siempre estábamos en la mira de alguien que tenía interés en jorobarnos”, sostiene Stiuso y asegura: “ahí empezamos a trabajar y la amistad se fue fortaleciendo”.

Luego, en otro momento clave, se explica cómo se llegó a identificar a Ibrahim Hussein Berro, el supuesto conductor del coche bomba del atentado, y como Nisman junto a Stiuso fueron a contactar a sus familiares.

Capítulo 4: Cinco días

¿Cómo fueron los últimos días de Alberto Nisman antes de ser encontrado sin vida? Esto es lo que se intenta responder en este capítulo. 

El testimonio de Alberto Fernández (grabado en 2017) remarca al go que es impactante: duda que Nisman se haya suicidado, aunque tras el estreno del documental, le aclaró a Clarín que cambió su postura. 

Mirá también

El regreso desde Europa de Nisman, su paso por A dos voces y la invitación de Patricia Bullrich para que se presente ante el Congreso de la Nación son algunos de los primeros hechos claves que se recuerdan.

El testimonio de Héctor Timerman es clave en este capítulo: explica que reclamaba por un juicio para “encontrar al culpable” del atentado de la AMIA y revela cómo fueron las charlas con Irán. “Establecíamos un canal e intentamos resolver una causa”, sostiene.

Luego, el ex ministro aseguraría que propuso ir al Congreso junto a Cristina Fernández para enfrentar a Nisman. “Insistíamos en participar y pasarlo en vivo por televisión”, explica.

Otro punto destacable es cuando Alberto Fernández cuenta su última charla con Nisman: el fiscal le pregunta si lo vio en TN y que piensa de su denuncia. “Si es así, es una bomba”, le responde el actual presidente, aunque le aclara que le hace ruido no saber “el sustento probatorio que tienen”.

Capítulo 5: ¿Homicidio?

El quinto episodio se centra en la hipótesis del asesinato y comienza con la declaración a la prensa de Diego Lagomarsino​. Allí, sin titubear, el técnico informático asegura que luego de enterarse lo que ocurrió con el arma que le entregó a Nisman pensó en quitarse la vida. “Si hubiera tenido un arma me hubiera matado”.

Mirá también

Lagomarsino, junto al ex espía de SIDE, Carlos “Moro” Rodríguez, luego relata cómo fue su llegada al entorno de Nisman y explica por qué ambos tenían una cuenta conjunta en el exterior. “Nisman me dijo que la madre estaba grave y que si a ella le pasaba algo el gobierno de Estados Unidos le sacaba el 50 por ciento. Por eso me pidió ser el cotitular”, relata. Luego, el técnico confirma que él le devolvía al fiscal el 50% de lo que le pagaba por trabajar en la UFI AMIA.

Un punto revelador surge al analizar la amenaza que recibió Alberto Nisman por mail en 2012. Según Stiuso, ese mensaje intimidante fue enviado por el gobierno de Cristina Kirchner o la gente que la rodeaba. Es acá cuando se le pregunta al ex agente si la ex mandataria quiere matarlo y el responde “Sí”.

Otra novedad en el testimonio de Stiuso se refiera a por qué no atendió los llamados del fiscal antes de la muerte. “Tenía el teléfono en vibrador”, sostiene y agrega que “lo iba a llamar el otro día después del Congreso”.

Mirá también

En este punto entra a escena el ex espía Allan Bogado, que por primera vez sale a aclarar su rol con la SIDE. Él es quien aparecía en las escuchas con los líderes iraníes y a quien se lo vinculó inicialmente al kirchnerismo. “No la vi nunca a Cristina Kirchner. Nunca entré a la Casa Rosada. No tengo llamadas con gente del Gobierno, pero sí tengo con gente de inteligencia”, asegura para dejar en claro que trabajaba como espía. “Mi jefe es Jaime Stiuso”, sentencia y cuenta que inventó su rol como representante del Gobierno de Cristina para infiltrarse en la comunidad islámica y ganarse la confianza.

El último elemento clave del capítulo llega de la mano de los peritos de Gendarmería. Allí, el equipo encargado de realizar un nuevo informe sobre lo que ocurrió con Nisman habla por primera vez y presenta el baño que recrearon en tamaño real para analizar lo ocurrido. Explican además que, por medio de cálculos matemáticos, obtuvieron el horario de las 2.46 del domingo 18 como momento en que se produjo la muerte; además de encontrar restos de ketamina en el cuerpo. “Usamos a un actor de la misma talla y la misma ropa para analizar todas las posibilidades de lo que ocurrió”, explican.

Capítulo 6: Mentiras poderosas

El último de los episodios y, tal vez, el más polémico. Aquí vuelve a tomar peso el suicidio como causa de muerte luego de no poder obtener las pruebas para demostrar lo que estaba denunciando. Bogado sostiene que “Nisman fue totalmente embaucado, le hicieron una cama”. “Si los elementos de prueba no se los acercaban, él quedaba solo frente a un Congreso”, se afirma en el capítulo.

Se revela en el capítulo que Stiuso nunca le dijo a Nisman que había denunciado a Bogado y él asegura que Bogado no trabajaba en la SIDE. “Se hacía pasar por agente nuestro y Alberto sabía que no era nuestro”, explica el espía.

Mirá también

Las inconsistencias en la investigación a la AMIA vuelven a cobrar peso y aseguran no tener evidencia sobre la participación de Irán en el atentado. Los últimos testimonios vuelven a barajar la posibilidad de que el fiscal se quitó la vida.

A modo de cierre se conoce que ocurrió con cada uno de los protagonistas: Diego Lagomarsino pendiente de juicio acusado de ser cómplice por el asesinato de Nisman y Cristina Kirchner por encubrimiento. Además, se deja en claro que las alertas rojas que Nisman denunció que se iban a levantar, siguen aún vigentes.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *